Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid TRAGEDIA EN EL AIRE MIÉRCOLES 19 4 2006 ABC Otro susto en el mismo aeródromo poco después Tres horas después del primer siniestro se produjo un segundo accidente aéreo en el mismo aeródromo de Casarrubios del Monte donde practicaban las dos avionetas, aunque en esta ocasión no hubo que lamentar heridos de consideración. Una avioneta Cessna ocupada por dos hombres de unos 50 años tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia nada más despegar al detectar un problema mecánico, informa Efe. En la maniobra de aterrizaje la aeronave se estrelló en la pista y, aunque la avioneta quedó destrozada, sus ocupantes resultaron ilesos. Hasta allí se dirigió otra ambulancia cuyo personal atendió a uno de los ocupantes tras sufrir un golpe en la espalda explicaron fuentes de Emergencias 112. Mientras, en el aeródromo restaron importancia a lo ocurrido. La segunda avioneta logró completar un aterrizaje de emergencia y sus ocupantes, aunque heridos, sobrevivieron mico Forense, hoy está previsto que se les practique la autopsia. JAIME GARCÍA Instructores inexpertos El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) insta al Ministerio de Fomento a analizar los problemas que afectan al sector de las escuelas aeronáuticas El sector se ve mermado en los últimos años por la reducción de costes, que lleva asociado un efecto en cuanto a los niveles de siniestralidad Se prescinde de instructores con experiencia, sustituyéndolos por personal más joven y con menos horas de vuelo según el sindicato. Los aeropuertos se ven afectados por una congestión creciente, adoleciendo además de graves carencias en materia de control de tráfico aéreo (Viene de la página anterior) per Seneca II, Cessna 172- -como los accidentados- -y Cessna 172 RG. Según informa su página web la escuela, en 1999 superó con éxito la inspección preceptiva por parte de la Autoridad Aeronáutica Española y obtuvo la acreditación como FTO (Flight Training Organization) Cuando el grupo de vecinos de El Álamo que fue testigo del accidente alertó al 112, este servicio de Emergencias ya había recibido un aviso a través de otro testigo y ya estaba en camino. El primer aviso entró a las 12.20 horas y mandamos un helicóptero sanitario que llegó el primero, aunque lo único que pudieron hacer fue confirmar la muerte de los dos ocupantes de la avioneta estrellada explican fuentes de Emergencias 112. Después, al lugar del siniestro se desplazaron varias unidades más del Servicio de Urgencia Médica de Madrid (SUMMA) de los Bomberos de la Comunidad- -tanto de Villaviciosa de Odón como de Parla, tres en total- -y de agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de El Álamo. Cuando llegaron, al menos, los cuerpos de los dos aficionados a la aviación ya estaban cubiertos con mantas. Aterrizaje de emergencia Mientras, a un kilómetro, los ocupantes de la segunda avioneta lograban salir por su propio pie tras aterrizar en una tierra de arado a duras penas, como demuestra el tremendo golpe en el morro de la aeronave y el lamentable estado en el que quedó, boca abajo. Sobre las 12.15 dos hombres me hcieron una señal en el camino y les recogí: me contaron que se habían estrellado explicaba Desiderio Rudilla, el guarda de la finca Los Pinos, donde cayó esta aeronave tras el aterrizaje de emergencia, a unos 400 metros de la R- 5, en el término de Navalcarnero. Desiderio también avisó al 112 y, tras divisar la avioneta de los heridos, les montó en su coche y les llevó al centro de salud de Navalcarnero. Aunque se encontraban heridos iban caminando, uno de ellos sangraba por una brecha en la cabeza y tenían golpes. Los dos estaban nerviosos, uno más que otro, y algo desorientados El guarda no recuerda si le dijeron en el trayecto cómo se había producido la colisión, pero sí que los heridos hablaban por sus teléfonos móviles. Tras reconocerles en el centro médico y certificar que sus heridas eran leves, fueron trasladados al hospital de Alcorcón. Ellos se llevaron la mejor parte de un siniestro que acabó con sus dos compañeros de vuelo. Los accidentes de avionetas dejan un centenar de víctimas mortales en España en 10 años ABC MADRID. El accidente ocurrido ayer en El Álamo no es tan infrecuente como podría pensarse. Los accidentes de avionetas y ultraligeros han causado más de un centenar de muertos en España desde el año 1995. Entre los casos más recientes, el pasado 8 de marzo se registraban dos muertos al estrellarse en Navarra una avioneta con seis ocupantes. El aparato, que había partido de Torrejón de Ardoz, estaba a punto de aterrizar en Noáin. El 14 de febrero dos hombres perdieron la vida en un accidente de ultraligero en Camarenilla (Toledo) Uno de los sucesos más trágicos ocurrió en octubre del pasado año, cuando cuatro personas perecieron al estrellarse su avioneta contra una grúa en Barcelona. Se trataba también de una Cess- Doce bomberos rescataron los cuerpos Hemos tenido que emplearnos a fondo una docena de bomberos con técnicas de separación y corte para poder sacar los cuerpos. Hemos tenido que deshacer toda la parte del habitáculo de la avioneta, se deshizo todo el fuselaje explicaba Francisco Vaquero, el jefe de equipo de los Bomberos allí desplazados. Tras llegar sobre las 12.30, se emplearon a fondo hasta pasadas las 16.00 horas. Sobre las 17.00 la juez autorizó el levantamiento de los dos cadáveres. Tras ser trasladados al Instituto Anató- na 172 y se desplomó envuelta en llamas, sobre el forjado de la tercera planta de un edificio en construcción. Un mes antes, también en Barcelona, el sacrificio del piloto de una avioneta que, al ver que iba a morir, pensó más en los demás que en él mismo, evitó una tragedia mayor. Su avioneta se estrelló en una plaza que colinda con dos bloques de viviendas de Badia del Vallés. En noviembre de 2004, se produjo un caso parecido al de ayer. En aquella ocasión, cuatro personas fallecieron después de que chocaran en pleno vuelo una avioneta y un ultraligero cuando sobrevolaban una localidad cántabra. Los dos aparatos volaban muy juntos hasta que, en un determinado momento, se tocaron y cayeron. En Madrid se han vivido sucesos similares en los últimos años. El que tuvo lugar el 10 de marzo de 2000 guarda numerosos paralelismos con el de ayer. Un instructor y su alumna murieron al estrellarse en El Álamo, después de partir del aeródromo de Casarrubios del Monte. El 12 de julio de 2004, un hombre murió tras estrellarse a 200 metros de una urbanización de Alcorcón. En febrero de ese mismo año, dos militares murieron al estrellarse en Parla su avioneta, tras evitar caer en un área comercial. La aeronave se precipitó a 70 metros de las vías del tren cuando pasaba un convoy de Cercanías. Las dos víctimas contaban con una amplia experiencia- -más de 6.200 horas de vuelo entre los dos- pero no pudieron enderezar la máquina que pilotaban, una Beechcraft C- 90, que se precipitó súbitamente sobre la ladera de un cerro. El 26 de febrero de 2001 dos jóvenes de 31 y 26 años, procedentes del madrileño aeródromo de Cuatro Vientos, perdieron la vida al estrellarse entre Yepes y Ciruelos (Toledo)