Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MIÉRCOLES 19 4 2006 ABC Hillary reúne las donaciones suficientes como para aspirar a la Casa Blanca b Desde su salto a la política acti- Entre crecientes ansiedades bilaterales, el presidente de China, Hu Jintao, comienza su primera visita oficial a EE. UU. donde será el invitado de honor del presidente de Microsoft, Bill Gates, quien le dará una cena en su futurista mansión de las afueras de Seattle Adivina quién viene a cenar PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL va como postulante a senadora en 2001, la esposa de Bill Clinton ha recaudado más de 39 millones de dólares de sus partidarios P. RODRÍGUEZ. WASHINGTON. En un sistema como el de EE. UU. que aspira a la mayor transparencia posible sobre la no siempre clara financiación política, los últimos datos sobre las donaciones electorales acumuladas por la senadora Hillary Clinton para renovar su escaño apuntan a un volumen de dinero más propio de un aspirante a la Casa Blanca. Fruto de una continua y exitosa recaudación de donaciones privadas por todo el país, la ex primera dama dispone de casi veinte millones de dólares en metálico. Cantidad que llama la atención porque la senadora por el Estado de Nueva York no se va a enfrentar a ningún rival de talla que ponga en peligro su presencia en la colina del Capitolio durante otros seis años. Pero, como todos los análisis de estas abultadas cuentas se han apresurado a recordar, la ley electoral de Estados Unidos permite que un candidato con ambiciones presidenciales utilice para ello todo el dinero sobrante de sus anteriores aventuras políticas. A tenor de los más recientes datos suministrados a la Comisión Federal de Elecciones, la senadora Clinton ha reunido durante el primer trimestre de este año seis millones de dólares, el equivalente a unos 55.000 euros diarios. WASHINGTON. En un clima de crecientes tensiones, alimentadas por fricciones comerciales, militares, energéticas y, en definitiva, la emergencia de una formidable rivalidad a la hegemonía lograda por el gigante norteamericano tras la Guerra Fría, el presidente de China, Hu Jintao, ha iniciado ayer su primera visita oficial a Estados Unidos encaminada a aliviar en lo posible esos recelos con ayuda de contratos multimillonarios, promesas y declaraciones tranquilizadoras. Como símbolo de una cultivada imagen de nueva China, que juega según las reglas del libre mercado y la globalización, Jintao ha comenzado su periplo de cuatro días por el Estado de Washington, una monumental puerta giratoria por donde entran y salen parte de los bienes y servicios que conectan a dos países hiperbólicos en las antípodas de la política pero íntimamente vinculados económicamente. Y nada más simbólico que sentarse a cenar con Bill Gates, en la futurista mansión que el hombre más rico del mundo tiene a las afueras de Seattle. Precisamente bajo presión de compañías como Microsoft, respaldadas por la Administración Bush, Pekín ha empezado a tomar las primeras medidas contra la piratería dentro de un mercado tan prometedor como elusivo es el respeto a la propiedad intelectual. Lenovo, el principal fabricante de ordenadores en China que ha entrado en EE. UU. a través de IBM, se ha comprometido a adquirir durante los próximos doce meses el equivalente a 1.200 millones de dólares en sistemas operativos Windows para conjurar la popular alternativa de la copia ilegal. En busca de un buen clima De acuerdo con la tradición de realizar grandes compras en Estados Unidos para aliviar tensiones bilaterales, la semana pasada la viceprimera ministra Wu Yi cerraba una serie de contratos por valor de 16.200 millones de dólares para la adquisición de toda clase de productos, incluidos sistemas de telecomunicación, toneladas de soja y 80 aviones Boeing. Operaciones encaminadas a facilitar un clima positivo en la cumbre Bush- Jintao, cancelada en septiembre por el fiasco del Katrina Hu Jintao intenta aliviar los recelos con contratos, promesas y declaraciones tranquilizadoras pero prevista para este jueves en la Casa Blanca. Pero a pesar de estas compras y relaciones públicas, sectores empresariales y gubernamentales de EE. UU. no dejan de reprochar que China opere con una moneda deliberadamente infravalorada que otorga a sus exportaciones una ventaja ilegítima. Hasta el punto de que el año pasado, EE. UU. llegó a acumular un déficit comercial con China de 202.000 millones de dólares. Según las críticas de Washington, Pekín actúa con agónica lentitud para reformar ese cuantioso problema. Bush también ha indicado su interés por debatir las ambiciones nucleares de Irán y llegar a una posición común con China, reticente a respaldar las inquietudes de Washington en materia de proliferación. En este capítulo de seguridad, otra queja del Pentágono es la opacidad y amenazas planteadas por el programa de rearme acometido por las Fuerzas Armadas chinas. La delegación china, además de insistir en el derecho a avanzar a su peculiar ritmo, no ha ocultado su deseo de relaciones estables con EE. UU. Especialmente de cara al decisivo congreso del Partido Comunista anticipado para el año que viene y los Juegos Olímpicos de Pekín previstos para el 2008. Aportaciones por internet En total, desde su desembarco senatorial en 2001, la esposa de Bill Clinton ha acumulado un total de donaciones electorales por valor de 39 millones de dólares, presumiendo de haber juntado ese dinero en aportaciones pequeñas canalizadas por internet. Pero es que la senadora ha invertido generosamente su tiempo y dinero para hacer posible este respaldo financiero. Cifras incomparables con el resto de los otros 32 senadores federales en búsqueda de reelección, y con el dinero acumulado por los casi desconocidos candidatos que se disputan la nominación del Partido Republicano para competir contra Hillary en las elecciones legislativas previstas para noviembre. Los dos principales son John Spencer, ex alcalde de la localidad de Yonkers, y Kathleen Troia KT McFarland, ex alto cargo del Pentágono durante la Administración Reagan, con unos fondos electorales combinados que no llegan al millón de dólares. AP Mueren 63 personas en un accidente de autobús en México MALTRATA (MÉXICO) Sesenta y tres muertos fue el saldo que dejó el accidente de tráfico ocurrido el lunes en una pequeña localidad del Estado de Veracruz, en México, cuando un viejo autobús se despeñó en la autopista Puebla- Orizaba. La tragedia sucedió en el paraje conocido como Cumbres de Maltrata, cuando el autocar con capacidad para 45 pasajeros cayó en un barranco de 150 metros de profundidad, probablemente por exceso de velocidad y un fallo en el sistema de frenos. La mayoría de los muertos eran habitantes del sureño estado de Tabasco. En la imagen, un camarógrafo filma los ataúdes de algunas de las víctimas.