Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional MIÉRCOLES 19 4 2006 ABC Las encuestas dan a la extrema derecha en el Reino Unido hasta un 30 por ciento de los votos en barrios obreros, y aunque el Partido Nacional Británico no llegue a superar el 1 por ciento en las generales, se teme un importante auge tras el 7- J Cuando ruge la islamofobia EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La proximidad de las elecciones municipales del 4 de mayo, que se celebrarán en la mayor parte de las entidades locales del Reino Unido, ha levantado la liebre del avance que la extrema derecha parece registrar en determinados barrios obreros de ciudades como Birmingham, Leeds o Londres, donde la población blanca ha visto en la última década un incremento de la inmigración y el empeoramiento de sus condiciones sociales. La explotación del miedo tras los atentados del islamismo radical está centrando ahora los mensajes de la extrema derecha. Desde comienzos de los años noventa, el racista y xenófobo Partido Nacional Británico (BNP) ha conocido un particular crecimiento. Aunque nunca ha llegado al 1 por ciento de los votos- -algo que tampoco conviene perder de vista- las cifras de apoyo que va sumando de elección en elección han comenzado a alarmar. En las elecciones generales de 1992 sólo obtuvo 7.631 votos, pero a partir de aquí su ascenso se disparó: 35.832 votos en 1997, 47.129 en 2001, y 192.746 en 2005 (un 0,7 por ciento de las papeletas emitidas, pero un 4,2 en el conjunto de las circunscripciones en las que se presentó) También en las elecciones del año pasado otros grupos de extrema derecha rompieron sus últimos techos: el Partido Nacional Demócrata (ND) obtuvo 14.506 votos y 8.079 el Frente Nacional (NF) Las tres formaciones citadas parten de varias escisiones que se produjeron en el NF a partir de los años ochenta. Miles de inmigrantes asiáticos se manifestaban en Bradford contra las provocaciones del Frente Nacional condiciones de vida está siendo un caldo de cultivo para el BNP ha declarado Hodge en una crítica tanto a su Gobierno como a las autoridades municipales. La ministra de Empleo indicó que en sus conversaciones con las gentes de su circunscripción ha observado que ocho de cada diez familias admitieron que podrían votar al BNP, ...y EPA Suavizado de imagen Con la llegada de Nick Griffin al frente del BNP en 1999, esta formación ha modernizado sus estrategias y ha moderado engañosamente algunos mensajes con el fin de que un electorado más amplio baje la guardia. Su avance ha ido a la par que el crecimiento de la inmigración y ha coincidido con los mandatos de Tony Blair: el votante histórico del laborismo tiene en el voto al BNP una manera de expresar su castigo al Gobierno por la merma de sus condiciones de vida en los suburbios de las grandes ciudades. Así lo acaba de advertir la secretaria de Estado de Empleo, Margaret Hodge, quien ha denunciado que muchos habitantes tradicionales de su circunscripción en el este de Londres han visto cómo las escasas viviendas disponibles han ido a parar a demandantes de asilo, mientras ellos no pueden conseguir una casa para sus hijos Cuando llegué al barrio en 1994 era una zona de predominante clase trabajadora blanca. Ahora está llena de otros grupos étnicos y la falta de una política adecuada en la mejora de las También en las elecciones del año pasado otros grupos de extrema derecha rompieron sus últimos techos esto es algo que no se había visto nunca antes. Desde el partido tenemos que trabajar duro para que los ciudadanos no se sientan decepcionados y voten al BNP, ya que eso no ayudaría en absoluto a que mejoraran sus vidas Terrorismo árabe Desde los atentados del 7 de julio, cuando el BNP utilizó el lema Quizás ahora es tiempo de comenzar a escuchar al BNP este partido está virando su campaña racista hacia la islamofobia. Así ocurre por ejemplo en Birmingham, que cuenta con un alto índice de población musulmana. Birmingham se convertirá en una ciudad islámica en diez o veinte años, y mucha gente está alarmada de que una ciudad del centro de Inglaterra pueda pasarse a la ley islámica asegura Simon Darby, líder local del partido. Las elecciones locales se prestan como ninguna otra a la campaña de la extrema derecha, pues pueden focalizar sus esfuerzos en los barrios más problemáticos. El BNP presenta en esta ocasión 365 candidatos y podría pasar de sus actuales 24 concejales a unos 70. Se trata de una cifra muy pequeña comparada con las decenas de miles de puestos en juego, pero en el fondo, supone triplicar sus cargos electos (no cuenta con diputados en ningún Parlamento británico ni en Estrasburgo) Una fe perversa y viciosa E. J. BLASCO LONDRES. El BNP pide la marcha de los inmigrantes del Reino Unido, pero estratégicamente ha modificado su exigencia de expatriación forzosa por una política de reasentamiento voluntario para parecer menos racista. El líder del partido, Nick Griffin, fue condenado en 1998 por incitación al odio racial. El pasado febrero, él y otro dirigente fueron declarados culpables de parte de los cargos imputa- dos tras un documental de la BBC realizado por un periodista infiltrado en las filas del BNP, en el que Griffin decía que el islam es una fe perversa y viciosa En mayo serán juzgados del resto de cargos. El BNP fue fundado en 1982 tras una escisión del NF. Cuenta con 7.916 militantes y mantiene estrechas alianzas con el Frente Nacional francés y con el NPD alemán. Ha puesto en marcha varias organizaciones autónomas, como el Club Trafalgar o el Consejo Cristiano Británico, y está relacionado con los cabezas rapadas Sangre y Honor. La creación del Partido Independencia del Reino Unido (UKIP) para las últimas elecciones europeas restó apoyos en esos comicios al BNP. Aunque el UKIP también pide la salida de la UE y propaga mensajes en la frontera del racismo, no es considerada propiamente una formación de extrema derecha.