Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 4 2006 Nacional 19 La Policía ha detenido a un centenar de personas en varias provincias que dirigían una red dedicada a introducir mujeres rusas en España para la prostitución. Las bailarinas de ballet en origen acababan en clubes cedidas a sus nuevos dueños Venta de rusas a plazos TEXTO: C. MORCILLO MADRID. Casi un año le ha llevado a la Policía poder desenmascarar a los proxenetas de una red de prostitución con origen e infraestructura en Rusia. Sus miembos habían echado raíces y ya tenían clubes y chicas en Almería, Córdoba, Santa Cruz de Tenerife, Granada y Zaragoza. Las mujeres que eran captadas con la promesa de trabajar como bailarinas de ballet acababan convertidas en prostitutas y semiesclavas, con una deuda creciente engordada a base de pueriles castigos. Las investigaciones se iniciaron hace casi un año tras una denuncia en Almería presentada por una de las víctimas. Antes, a finales de 2004, la policía alemana había detectado en el aeropuerto de Dusseldorf a ocho mujeres rusas que viajaban a España con visados Schengen expedidos por la representación consular de Francia en Moscú. Su destino eran locales de alterne, controlados por una rede de compatriotas, que facilitaba visados y billetes de avión por 700 euros. En la cuenta bancaria destinada a comprar los pasajes de las chicas se detectó en ocho meses un movimiento de unos 35.000 euros. El grupo estaba formado por rusos, encargados de la captación de las mujeres, y españoles, que regentan los prostíbulos. Según la Policía, estos últimos compraban a los traficantes la deuda contraída por la víctima, pasando desde ese momento a ser de su propiedad o bien pagaban al explotador ruso en distintos plazos, repartiéndose ambos los beneficios obtenidos por la mujer. Algunas los tenían muy cuantiosos, dado que entre los servicios figuraba uno como el Champán grande que equivalía a una hora de sueños orientales por 90 euros. El principal implicado en estas acti- vidades es un ciudadano ruso, domiciliado en Almería, propietario de varias agencias de viaje en su país, que utilizaba para gestionar la documentación. Las mujeres abonaban trescientos euros y desde ese momento estaban ligadas a la organización al contraer una deuda de 1.200 euros. Una vez en España (llegaban a Almería) eran trasladadas hasta Granada y desde ahí a otros puntos, como una vivienda unifamiliar en Córdoba. Era en realidad una casa de citas regentada con mano dura por una española de 65 años. La madame se dedicaba a encarecer la deuda de las jóvenes mediante un sistema de multas económicas ante quejas de los clientes o por dejarse la luz encendida. El joven que mató a su ex novia de 100 puñaladas dice que oyó voces ABC CÓRDOBA. R. C. F. de 23 años, para quien el fiscal pide 22 años de cárcel por el asesinato en Córdoba de su ex novia, una joven de 19 años a la que propinó más de cien puñaladas con un cuchillo jamonero y con una catana, dijo durante el juicio que unos ruidos raros y voces en su cabeza le incitaron a matar. El acusado relató ante el tribunal popular que lo juzga que el día de los hechos, el 16 de mayo de 2004, escuchó unas voces en su cabeza que le insultaban y que le animaban a matar a todo el mundo, no sólo a ella Añadió que no era consciente de estar apuñalando a su novia, Beatriz García, a la que sería incapaz de hacer daño R. C. F. explicó que había mantenido una relación sentimental con la víctima entre agosto de 2003 y febrero de 2004, rompieron de mutuo acuerdo y se llevaban bien hasta el punto de que seguían manteniendo encuentros sexuales.