Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional JUICIO POR EL CASO BONO MIÉRCOLES 19 4 2006 ABC Ruiz afirma que no dijo si el ministro dice que le han pegado, es que le han pegado sino otra frase más suave La acusación adujo que sí hay impresos para las imputaciones, distintos de los de detención que se utilizaron cuando más adelante se decidió el traslado de Barrios y De la Cruz a la comisaría, se negó a leerles sus derechos según corroboró ayer el inspector jefe acusado de detención ilegal. A raíz de ello, el policía discrepante (primer instructor) fue relevado de sus funciones por el comisario Ruiz. J. F. tomó las riendas del caso y asumió la instrucción. Tras ese cambio de titularidad de las actuaciones se agregó la declaración de uno de los escoltas, que sí atestiguó un intento de agresión. La acusación particular insistió en un punto: ¿Por qué si, como afirmaron los tres policías, los militantes no estaban detenidos, sino meramente imputados, tuvieron que firmar el impreso específico de las detenciones y posteriormente otro de puesta en libertad En este punto el comisario Rodolfo Ruiz explicó que no existen documentos para las imputaciones y, en su defecto, se utilizó el de las detenciones. Este extremo fue desmontado por la acusación, que acreditó que sí está regulada una modalidad de impreso para esos casos, a lo que Ruiz replicó que, si es así, la Dirección General de la Policía no lo ha comunicado ni les ha facilitado nunca esa clase de papeles. Imagen del juicio tomada del circuito cerrado de televisión del juzgado EFE Los policías admiten que nunca tuvieron constancia de que Bono sufriera agresiones La acusación trató de demostrar la manipulación del atestado policial b Los tres agentes acusados tras el traslado a Comisaría de dos militantes del PP insisten en que nunca los detuvieron sino que comparecieron como imputados B. T. MADRID. Ayer arrancó en la Audiencia Provincial de Madrid el juicio del caso Bono en el que tres policías se enfrentan a penas de entre cuatro y diez años de cárcel por los presuntos delitos de detención ilegal (hecho por el que sólo se imputa a dos de ellos) y de falsedad de documento, tras los incidentes registrados en la manifestación convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo en la capital el 22 de enero de 2005. En esa convocatoria el entonces ministro de Defensa, José Bono, fue increpado y hostigado por un sector de los asistentes. Los tres policías (el comisario Rodolfo Ruiz, jefe de la Brigada de Información de Madrid, el inspector jefe J. F. y otro funcionario del Cuerpo) coincidieron en que en ningún momento tuvieron constancia de una agresión a Bono, por lo que negaron ayer ante el juez haber detenido formalmente a Isidoro Barrios y María Antonia de la Cruz, ambos militantes del PP. Según dijeron, estas personas fueron trasladadas a las dependencias policiales en calidad de imputadas por otras posibles figuras delictivas diferentes de la agresión y derivadas de los zarandeos e insultos en la manifestación. El comisario Ruiz insistió en que el anuncio hecho el mismo lunes 24 por el delegado del Gobierno Constantino Méndez referido a que va a haber detenciones inmediatas (cuando aún ningún manifestante había sido identificado) fuera consecuencia de una información transmitida por él. El exhaustivo interrogatorio de las acusaciones puso de manifiesto explicaciones contradictorias o insuficientes de los aspectos más turbios: así, el inspector jefe J. F. de guardia aquel fin de semana, explicó que el primer informe de lo acontecido (denominado nota informativa elaborado el mismo sábado de la manifestación por otro inspector que había estado de servicio en el lugar de los hechos y por uno de sus subordinados, no apreciaba conductas delictivas entre los manifestantes, por lo que ese mismo agente, Una contradicción Igualmente, el policía que ejerció como secretario en esa primera nota informativa del sábado fue relevado y reemplazado por el tercero de los agentes ahora juzgados. Este funcionario incurrió en una de las contradicciones del día: aseguró que a él se le habían atribuido las funciones de secretario desde el primer momento (el sábado) cuando el inspector jefe había admitido previamente en su declaración que el lunes hubo un relevo en estos cometidos. El comisario Ruiz argumentó ayer que la decisión de abrir diligencias no derivó de una orden de la Delegación del Gobierno, sino que fue una decisión autónoma de los policías responsables. También negó haber pronunciado la frase de si el ministro dice que le han pegado, es que le han pegado y matizó que sólo había dicho ante sus subordinados que en principio había que dar crédito a lo que Bono manifestó. En su defensa, los agentes insistieron en que las personas llamadas a declarar y supuestamente detenidas no estuvieron incomunicadas (se les permitió conservar sus teléfonos móviles, circunstancia que no se consiente en una detención) y moverse libremente por las dependencias policiales. Identificados por una fotografía de portada de ABC ¿Por qué Barrios y De la Cruz? El visionado de seis cintas de vídeo practicado ayer en el juicio no aportó luz hasta que en la quinta de ellas se aprecia brevemente una especie de manotazo y algún mástil de bandera blandido cerca del ministro, indicios que, complementados con el análisis efectuado por la Policía de esta portada de ABC y de otras imágenes de prensa, condujo a estas personas. Sin embargo, ayer quedó de manifiesto que los agentes sólo fueron capaces de identificarlos después de que sus nombres fueran publicados por El país Portada de ABC del 23 de enero de 2005