Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 19 4 2006 ABC Nacional ETA recupera a dos de los batasunos más duros para controlar la negociación política Landa y Etxeberria, como comisarios de la banda, intentarán evitar una negociación a la baja b Jone Goirizelaia, con la colabora- ción de Íñigo Iruín, hará labor de cocina para asesorar a los interlocutores Arnaldo Otegi, Pernando Barrena y Joseba Permach J. PAGOLA MADRID. Batasuna ha asignado a Rufino Etxeberría, Carmelo Landa, Íñigo Iruín y Jone Goirizelaia un papel clave en un hipotético proceso de negociación que gire en torno a la modificación del actual marco jurídico político del País Vasco, aunque Arnaldo Otegi, Pernando Barrena y Joseba Permach serían sus cabezas visibles. En la actual coyuntura política, ETABatasuna quiere conjugar la supuesta moderación -de puertas afuera realiza gestos para regresar a la legalidad y facilitar un proceso de conversaciones políticas- -con la ortodoxia tradicional- -de puertas adentro se está dotando de mecanismos para garantizar que su discurso más duro llegue no contaminado por posturas desviacionistas a una hipotética mesa de partidos- Por un lado, en las últimas semanas la coalición ha plegado velas Ha acatado las prohibiciones de algunos de sus actos y se ha resignado a la ausencia de Otegi en el mitin celebrado en Pamplona con motivo del Aberri Eguna. Por otro lado, ETA ha encomendado a dos históricos de Herri Batasuna, Rufino Etxeberria y Karmelo Landa, el papel de comisarios políticos Pretende que garanticen que en el supuesto proceso de negociaciones políticas la coalición defienda las reivindicaciones tradicionales del denominado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) cuya vanguardia es la propia ETA- -unidad territorial del País Vasco, Navarra y País Vasco francés y su derecho a la autodeterminación- La banda quiere también que sus comisarios políticos depuren cualquier tentación liquidacionista de los sectores más pragmáticos de la izquierda abertzale- -cada vez más- partidarios de ceder algo con tal de resolver el conflicto y encontrar una salida airosa Etxeberria y Landa, vinculados desde siempre con el sector más duro entre los duros, han constituido la gran novedad en la nueva mesa nacional que ETA ha designado para afrontar el proceso de negociación. Es una mesa nacional continuista- -el diseño de la negociación ha sido elaborado por Josu Ternera a lo largo de los tres últimos años- pero a la hora de acometer su composición se le ha querido dar un mayor calado político, para así aparentar cierta autonomía con respecto a la banda, lo que facilitaría la inclusión de Batasuna en la negociación con el resto de partidos políticos para afrontar el cambio del actual marco legal en el País Vasco. De pistolero a comisario De ahí la incorporación de elementos que tradicionalmente han tenido peso en la izquierda abertzale, como Rufino Etxeberria y Karmelo Landa. El primero de ellos procede de la ETA de los comandos En concreto, formó parte de un grupo que asesinó en la década de los ochenta al propietario de un bar de San Sebastián, entre otros hechos delictivos. Landa, profesor de periodismo en la Universidad del País Vasco, hizo currículum abertzale en las Gestoras pro Amnistía. Los expertos antiterroristas han atribuido desde hace años a Etxeberria un papel de comisario político de ETA, encargado de mantener la línea más ortodoxa en la coalición abertzale. Estas fuentes advierten de que la inclusión de Etxeberria y Landa confirma que va a ser un proceso de negociación largo y, sobre todo, duro. Y, Rodríguez Zapatero recibió ayer al portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka además, con una Batasuna controlada al cien por cien por la banda terrorista. Una cosa es que ETA- Batasuna haya rebajado los términos de sus reivindicaciones en sus últimos pronunciamientos, para facilitar la constitución de la mesa de partidos, y otra cosa que vaya a renunciar a sus exigencias tradicionales. Cuando tenga asegurado el proceso, ETA- Batasuna tensará de nuevo, hasta el extremo, la cuerda auguran los expertos antiterroristas. Zapatero prima a Imaz y le citará en Moncloa en unos días M. M. MADRID. El presidente del Gobierno confirmó ayer personalmente al PNV que las cartas amenazantes de ETA a empresarios navarros no contradicen la declaración de alto el fuego por parte de la banda porque, según informes policiales, fueron enviadas antes de tal declaración. Zapatero se reunió en Moncloa con el portavoz parlamentario del PNV, Josu Erkoreka, aunque ya lo hizo hace dos semanas con el lendakari Ibarretxe y, como gesto especial con este partido para realzar su relevancia en el proceso de paz citará también a Moncloa en los próximos días a Josu Jon Imaz. Tanto Zapatero como Erkoreka constataron -en el lenguaje de ambos- -que las cartas de extorsión no revisten gravedad ni peligro alguno para romper el alto el fuego porque son previas a esa declaración y que, además, la detección de cualquier tipo de extorsión, por mínima que fuese, invalidaría el proceso iniciado. Pero la entrevista entre Zapatero y Erkoreka no se saldó sólo con algo con lo que el jefe del Ejecutivo ya contaba: el respaldo del PNV cuando tenga que pedir autorización formal al Congreso para negociar con ETA. También hubo una discrepancia: mientras el PNV insiste por todos los medios en liderar la segunda fase del proceso, la fase política una vez verificada la paz Moncloa no quiere ni oír hablar de ella... al menos por el momento. Primero la paz y luego la política insistió Fernando Moraleda, portavoz de Zapatero. Erkoreka avanzó que serán necesarias varias reformas legislativas, especialmente en el ámbito penitenciario, y una modificación amplia del sistema de seguridad en el País Vasco- -por la previsible desaparición de los escoltas- -y que para afrontarlas el PNV exigirá su protagonismo. Pero el Gobierno dejó claro que no es momento de precipitar las cosas.