Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 4 2006 47 Sociedad La tragedia de Chernobil deja nueve mil muertes y cinco mil enfermos de cáncer en veinte años Dos de cada tres hospitales públicos no tienen asistencia especializada a ancianos Los geriatras denuncian que la población de más de 80 años crece un 8 y los recursos sólo un 4 son desiguales entre comunidades autónomas. Dos de ellas, Cantabria y País Vasco, no tienen asistencia especializada en sus hospitales públicos G. ZANZA MADRID. De los 217 hospitales públicos que existen en España con más de cien camas, en 139 (64 del total) no existe ningún tipo de asistencia geriátrica especializada. Sólo 25 centros (12 cuentan con asistencia completa, es decir, con unidades geriátricas de agudos de carácter especializado y 53 (24 tienen equipos de evaluación, es decir, grupos médicos que sí tienen entre sus competencias y protocolos la atención a ancianos aunque no tengan un espacio físico y medios tecnológicos asignados. De este cálculo están excluidos los hospitales con menos de cien camas y centros sanitarios dedicados a enfermos crónicos y de larga estancia. Este es uno de los resultados de una investigación que seis geriatras acaban de publicar en el último número de la Revista Española de Geriatría y Gerontología. Los autores, entre los que se incluyen el presidente y el secretario de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) Isidoro Ruipérez Cantera y Francisco Javier Gómez Pavón, así como dos vocales de su junta directiva, aseguran como conclusión que en España, la atención geriátrica especializada es un derecho básico, al que todavía hoy la mayoría de los ancianos sigue sin tener acceso cuando lo necesita. Esto puede suponer un riesgo para la atención a las personas más frágiles Para la SEGG, los datos muestran que España no tiene garantizada una adecuada asistencia geriátrica especializada en la fase aguda de la enfermedad en la mayoría de los hospitales generales b Los recursos Una enfermera da de comer a un paciente ingresado en un geriátrico ALVARO RIVERO Comunidad a comunidad Las de mayor cobertura: Hay unidades geriátricas de agudos en 25 hospitales. Las comunidades con mayor cobertura son Castilla- La Mancha (en el 30 de sus hospitales) Madrid (28 Cataluña (23 y Aragón (22 Las de menor: Cantabria y País Vasco no disponen de ningún recurso específico de geriatría en sus hospitales públicos. La Comunidad Valenciana, Asturias, Navarra, Baleares, Canarias, Extremadura y Andalucía presentan porcentajes inferiores al 25 Sin unidades específicas pero con algún tipo de atención geriátrica especializada figuran el 89 de los hospitales de Cataluña, el 60 de los de Castilla y León y Castilla- La Mancha y el 57 de los de Madrid. Desigualdades cada vez mayores Su afirmación está respaldada por un estudio que comparaba los recursos existentes antes de 2003 y los que existen ahora. Los autores encontraron datos que demuestran como el ritmo inversor es inferior al que marca el crecimiento de la población: mientras la población de más de 80 años había pasado de 1.756.844 personas en 2003 a 1.903.756 en 2005 (un 8,3 más) los recursos destinados a la asistencia geriátrica especializada en los hospitales públicos españoles sólo había crecido, en el mismo tiempo, un 4 Los autores consideran que la asistencia sigue siendo insuficiente y, además, presenta desigualdades cada vez mayores entre las comunidades autónomas. Por ejemplo, dos de las autonomías más envejecidas Cantabría y País Vasco, a las que se suman las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, siguen sin cobertura geriátrica especializada en sus hospitales de agudos Las comunidades autónomas que cuentan con más unidades geriátricas de agudos son Castilla- La Mancha, Madrid, Cataluña y Aragón, mientras que en seis autonomías no hay ningún hospital con unidades geriátricas aunque sí pueden tener en sus grandes centros sanitarios personal especializado pero que no está incluido en un servicio específico para la atención a ancianos. De las 17 comunidades, en seis siguen con un crecimiento lento pero paulatino (Cataluña, Castilla- La Mancha, Castilla y León, Madrid, Ara- gón y Asturias) mientras que en el resto el panorama no se ha modificado advierten los geriatras. Negligencia asistencial La Sociedad Española de Geriatría considera que la no implantación de unidades geriátricas de agudos apunta a una negligencia asistencial, al igual que lo sería la no existencia de otras especialidades Por ello, los expertos creen que es necesario que todos los hospitales generales cuenten con asistencia geriátrica especializada. Así, apuestan por la implantación de forma progresiva de unidades geriátricas de agudos en todos los hospitales de España. El cumplimiento del objetivo garantizaría, según la SEGG, el derecho de los ancianos a recibir una asistencia especializada de calidad por igual en todo el territorio español Entre sus recomendaciones también figura el desarrollo de los equipos geriátricos interconsultores en los hospitales generales que no dispongan de unidades especializadas, es decir, de comités médicos que tengan como competencias la ordenación de los recursos asistenciales del centro de cara a que puedan ser utilizados para el tratamiento de los ancianos. Estos equipos- -señala la Sociedad Española de Geriatría- -deberán estar dotados del personal necesario para ser eficientes e ir desarrollándose hasta su complementación con las unidades geriátricas de agudos El 31 de la población en 20 años El envejecimiento de la población española no lo está frenando ni el incremento del número de emigrantes. El Instituto Nacional de Estadística (INE) prevé que los mayores de 65 años de edad, que son ahora el 21,2 de la población, se conviertan en el 31 en 2025. El INE considera que la estructura envejecida de la población española no haga sino consolidarse en las próximas décadas El aumento de la población de mayor edad traerá consigo un déficit de las infraestructuras hospitalarias, si éstas no se preparan. Y parece que no lo están haciendo, según la Sociedad Española de Geriatría, que observó como en tres años la población octagenaria ha aumentado un 8,3 mientras que los recursos en geriatría en los hospitales sólo lo hacían un 4