Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 4 2006 Madrid 41 NORMAN FOSTER Arquitecto Mi idea es proyectar un recinto accesible, humano y único La premura del tiempo, el uso y consumo de las energías, funcionalidad y belleza, principales retos del proyecto TEXTO: CARLOS HIDALGO FOTO: JAIME GARCÍA Norman Foster, en el acto de ayer en la Presidencia de la Comunidad Todo ello es lo que está en el corazón de este proyecto, que es, además, muy serio. Algo similar ocurrió cuando hicimos la cúpula del Reichstag de Alemania: trabajamos con políticos para crear los vínculos del proceso democrático y los usos públicos del edificio. Se ha convertido en un símbolo de Berlín. ¿Qué reto añadido supone una propuesta de este calado? -Este tipo de proyectos hay que realizarlos de manera muy responsable: y así será el uso de la energía y su consumo durante la construcción. Hay establecida una agenda ecológica muy clara que también comparte la Comunidad de Madrid. ¿Cuáles serán finalmente los plazos? -El reto del tiempo es también muy importante. Hay un deseo muy claro de llevar a cabo los proyectos, y hacerlo con rapidez. La idea es empezar las obras en la primavera del año que viene. -Una vez más, se trata de un proyecto pionero... -La emoción que representa este diseño es que es el primero de este tipo en España, y quizá en todo el mundo. Con esta idea no sólo se agiliza la justicia, sino que también tiene una carga de humanidad. Algo totalmente equivalente a lo que vamos a hacer ahora no lo hemos hecho nunca. MADRID. Norman Foster (Manchester, Reino Unido, 1935) no habla de arquitectura: la dice Eso sí, en un perfecto inglés británico, pues parece que, pese a llevar diez años casado con la psicóloga española Elena Ochoa, aún no se ha animado con la lengua de Cervantes. La charla debe ser breve, apenas 15 minutos, pues la agenda del arquitecto en Madrid es corta, pero intensa. Pese a ello, no escatima palabras para describir el que será, sin duda, el proyecto que le ocupará más tiempo del próximo año, el diseño de los dos primeros edificios del futuro Campus de la Justicia: la Audiencia Provincial y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. ¿Cómo recibió la noticia de que sería el encargado de diseñar los dos primeros edificios del Campus de la Justicia madrileño? -Verdaderamente encantado. Por varias razones: sobre todo, por el reto que supone hacer edificios públicos como éstos, radicales en su carga de realismo social. ¿Cuáles serán las características principales de los dos edificios? -Ante todo, se trata de proyectos cargados de optimismo. La idea es situar la justicia en un lugar único, accesible, de dimensiones humanas, con la finalidad de agilizar los procesos judiciales. Queremos reflejar también la apertura que supone la democracia.