Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 4 2006 Madrid 37 Aguirre, junto a una de las monitoras del programa Enforma y varios alumnos que acuden al Retiro los lunes y miércoles para hacer gimnasia Encaramada en sus tacones y sin americana para estar más cómoda, la presidenta regional se lanzó ayer al estiramiento de bíceps y gemelos en su visita a las clases de gimnasia que la Comunidad imparte de forma gratuita en el Retiro. Su objetivo, promocionar el deporte, tratar de fomentarlo y recordar que este año se invertirán más de 16 millones de euros en este asunto Aguirre, de puesta a punto TEXTO: SARAH ALLER FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. Un, dos, un, dos... Y arriba esos brazos Una multitud de jubilados embutidos en chándal vencían ayer a la pereza y al reuma a golpe de clase de gimnasia en pleno Paseo de Coches del parque del Retiro. La estampa se repite cada lunes y miércoles, siempre a media mañana. Es una forma de practicar un poquito de deporte y además hacerlo gratis, con la ayuda de varios monitores pagados por la Comunidad de Madrid. Ayer, fieles a su cita, decenas de mayores hicieron corro para empezar con los estiramientos. Hasta que una visita rompió de golpe su rutina. Con sonrisa de oreja a oreja, la presidenta regional hizo acto de presencia y puso del revés el programa deportivo del día. Que guapas estás Esperanza decían entusiasmadas unas señoras que habían dejado literalmente aparcado a su monitor. ¿Alguien sabe a qué ha venido? preguntaba por lo bajo otra, que no entendía el interés de aquella mujer en su gimnasia matinal. En realidad, la razón de la visita era promocionar el deporte madrileño, fomentar su práctica, recordar que este año se invertirán 16,3 millones de euros en este asunto y, de paso, conocer de cerca cómo funcionan las clases de gimnasia financiadas por la Comunidad. El programa se llama Enforma está en marcha desde octubre y en él han participado ya más de 6.500 personas, especialmente mayores. Los puntos de encuentro suelen ser recintos abiertos y están distribuidos por todo Madrid: Retiro, Chamberí, Moratalaz, Majadahonda, Móstoles, Rivas y Alcalá. No hay que cumplir más trámite que acudir a la cita, como la que ayer revolucionó Aguirre. Tiene que venir a las clases le decía Esperanza a una mujer octogenaria que contemplaba la escena. Es que ya soy muy mayor le espetó la anciana. Da igual, esta gimnasia es para todas las edades Entre besos y abrazos, la presidenta debió pensar que lo mejor en estos casos es predicar con el ejemplo. Así que se lanzó al estiramiento de bíceps y gemelos con la misma indumentaria que horas antes utilizó en un acto oficial en la Puerta del Sol. Enfundada en un traje de chaqueta- -se quitó la americana para más comodidad- -y encaramada en sus tacones, demostró que no sólo los políticos extranjeros, véase Romano Prodi, están en forma. Ella no corrió ningún maratón, como el italiano, pero trabajó los brazos, las piernas, hizo estiramientos y probó flexibilidad. mentaba una alumna. Hasta la presidenta hizo confesiones. A las siete menos cuarto es cuando yo hago la gimnasia. Es que no puedo venir a las once de la mañana aquí bromeó. La fórmula contra los juanetes Pero sin duda, lo mejor, la cara de los paseantes, que se despachaban sorprendidos con los movimientos aeróbicos de la jefa del Ejecutivo regional, sin parar de hablar mientras subía y bajaba los brazos. ¿Saben que si se hace estiramiento de gemelos no salen juanetes? El comentario, en boca de la presidenta, quedó de lo más elocuente, sobre todo teniendo en cuenta su particular cruzada contra las listas de espera para operarse de los pies. En apenas media hora, comprobó que las clases gustan y convencen. Sirven para bajar el colesterol, tonificar los músculos y hacer amigos. Se fue, aún así, con varios encargos. Queremos clase los viernes y que nos den camisetas A lo primero no puso pegas. Lo de las camisetas ya no le gustó tanto. Se vienen ustedes con una blanca y le ponen una pegatina. Es que esto se paga con el dinero de todos El pique de la presidenta Yo sí que llego con las puntas de los dedos al suelo le chinchó una de las señoras habituales de las clases. Oiga, es que usted no lleva tacones se defendió la presidenta un poco picada. Pierna arriba, torsiones laterales, saltos... a la escena no le faltó detalle. Le prometo por mi perra y por mi gata que la próxima semana empiezo a venir a las clases le dijo una mujer que se acercó al corrillo. La cita, cuando menos, fue divertida. Nunca he dejado nada por hacer en mi casa, pero ahora dejo pendiente lo que sea co- El programa se llama Enforma está en marcha desde octubre y ya han participado más de 6.500 personas