Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional DOS AÑOS DE LEGISLATURA MARTES 18 4 2006 ABC (Viene de la página anterior) En materia social nos queda la Ley del Tabaco, una perfecta idea para ayudar a los fumadores a dejar el hábito y permitir una mejora de la salud de toda la población, aunque a cambio han dejado en los adictos una cierta sensación de apestados sociales. El PP habla de una España débil en la que se han roto los consensos Suspende al Gobierno en educación, inmigración, vivienda o política exterior b Acebes alerta de la generaliza- La gestión de Cultura La gestión de la ministra de Cultura en estos dos años ha dado mucho que hablar. El principal escollo entre Gobierno y oposición ha sido la entrega de los papeles de Salamanca a la Generalitat, que provocó masivas manifestaciones en Salamanca y planteó recursos de inconstitucionalidad. Mientras la Ley del Libro sigue siendo un proyecto que aún no ha visto la luz, y la gestación de una agencia estatal que sustituya al Instituto Nacional de la Música y de las Artes Escénicas espera su alumbramiento para 2007, su Plan Antipiratería, que acaba de cumplir un año y es respaldado por once ministerios, ha recibido un sonoro suspenso Se aprobó en el Congreso, por amplio consenso, el dictamen de la Comisión de Cultura sobre la modificación del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual que ahora deberá debatirse en el Senado. Un texto que también ha recibido críticas por parte de los autores. Tampoco los profesionales del cine han visto recompensadas sus reivindicaciones. Aún están a la espera de la celebración del anunciado congreso catártico Como a la espera sigue la interminable ampliación del Prado y la reforma del Casón (se prevé que las obras se entreguen en otoño) Aunque la institución que más quebraderos de cabeza le ha dado ha sido el Reina Sofía (goteras, desaparición de una escultura de Serra, motín de los conservadores, un demoledor informe sobre los almacenes... ción del modelo catalán, que persigue la desaparición de España como nación y de sus principios inspiradores CRISTINA DE LA HOZ MADRID. La ecuación de los balances de legislatura siempre da el mismo resultado: frente al triunfalismo gubernamental se contrapone el catastrofismo con que la oposición evalúa la acción del Ejecutivo y ahora tampoco iba a ser distinto. El secretario general del PP, Ángel Acebes, afirmó, a modo de corolario, que España está hoy más dividida, enfrentada y sin rumbo fijo y es mucho más débil que hace dos años. Estas afirmaciones vinieron precedidas de un análisis bastante general, que se detuvo en pocos temas porque los populares los irán desgranando con más concreción en los próximos días. Aún así, según Acebes, la inmensa mayoría de los españoles es consciente de que tiene problemas importantes que antes no tenía El mayor de ellos, prosiguió, es el abandono de los consensos básicos de la Transición ejemplificado en la aprobación de un Estatuto, el catalán, que por primera vez en la historia de nuestra democracia no ha recibido el beneplácito de los dos partidos mayoritarios. Según los populares, la estrategia presidencial obedece a la apuesta de José Luis Rodríguez Zapatero por las políticas radicales y por el deseo de buscar permanentemente aislar al PP, esto es, excluir a quien representa a la mitad Acebes cree que el Gobierno de Zapatero carece de rumbo fijo de los españoles lo que ha provocado el mayor grado de confrontación y enfrentamiento de los últimos años La ruptura de los consensos constitucionales de la que el PP acusa al Gobierno está produciendo, dicen, una especie de reacción en cadena, por la EFE cual se generaliza el modelo estatutario catalán, que persigue la desaparición de España como nación además de sus principios inspiradores, esto es, la cohesión, la igualdad y la unidad, para sustituirla por un proceso disgregador, insolidario y desigual Acebes MADRID. Las profecías no se han cumplido. No se ha cumplido la de aquellos que cuando fue elegido secretario general aventuraron que duraba dos días, y menos aún la de aquellos que, al término de su discurso de investidura, auguraron que teníamos un presidente que no sabía a dónde iba. Resulta que no ha durado dos días y, además, sabe a dónde va. Para afrontar ambas circunstancias, la del partido y la del país, ha hecho gala de la osadía. Desde la osadía, que a veces ha llenado de vértigo, incluso, a sus más próximos, ha logrado un partido silencioso. Ha relativizado el concepto de nación para resolver el problema catalán Con la misma osadía, sin quitar un ápice a sus sinceros deseos de paz, se embarca en la aventura de acabar con el terrorismo de ETA sin hablar de política con quienes han venido matando por motivos políticos. Maragall dijo que Cataluña y Euskadi eran las piedras de toque de la legislatura. Y no hablaba a humo de pajas. Cuando cumple dos años como presidente, Rodríguez Zapatero presume de que España ya es mejor. Se siente Con riesgo ha logrado un partido silencioso, ha relativizado el concepto nación y afronta la aventura de acabar con ETA La osadía como estrategia POR CHARO ZARZALEJOS pletórico. Cree que ha hecho lo que nadie antes ha sido capaz de hacer y en esta creencia no está equivocado. Nadie antes, en un país europeo, ha legalizado el matrimonio entre homosexuales, ni ha sacado las tropas de Irak de sopetón, ni ha hecho gala de un laicismo militante en un país, como España, que se divide entre creyentes y agnósticos o ateos. Nadie en España había prescindido de manera tan evidente de la otra mitad para tratar de atraerse a legítimas y escuetas minorías. Nadie, en fin, había puesto los carriles necesa- rios para que nada menos que Andalucía reclame el estatus nacional de Cataluña. Es osado pero sabe lo que quiere. Tiene estrategia y frialdad. Sabe edulcorar enfados con medidas audaces y objetivamente buenas como la Ley de Dependencia, que, aun siendo asignatura pendiente, está encima de la mesa Ahora que Artur Mas se dispone a expurgar el camino a la Generalitat, todos miran a Josu Ternera y a Txeroki que es el que manda en los comandos Esto es más serio. Más arriesgado que cualquier debate político. El presidente sabe, según sus palabras, que es muy difícil pero en ello está. España ya es mejor es el lema del ecuador de la legislatura. Los socialistas se lo creen. Sólo el sectarismo impide reconocer los aciertos ajenos y es ahora, cuando quedan dos años, cuando el presidente puede, recuperar el tiempo perdido con esa otra mitad de ciudadanos españoles. Si quiere, y debería quererlo, tiene tiempo de desandar la distancia de muchos, muchísimos españoles, que estando silentes, sienten que su presidente gobierna para otros. Dicen que es un presidente con estrella. Que la suerte es su aliada y además gobierna un país que lo aguanta todo. ¿Lo aguanta todo? En la campaña electoral vasca que dio como resultado que Ibarretxe revalidara presidencia con sólo 25.000 votos más que PSE y PP, Josu Jon Imaz estaba muy tranquilo: Un país como éste, que tiene todo a mano, que sale a cenar los viernes y los fines de semana esquía en Candanchú, ¿qué motivos tiene para querer un cambio? El presidente tiene estrella y los españoles salen a cenar todos los viernes.