Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 Deportes LUNES 17 4 2006 ABC Jesús Calleja acababa de conquistar el Everest. Estaba allí, sentado en la cima del mundo, y debió parecerle poca cosa la gesta recién consumada porque se le ocurrió el reto más descabellado que se recuerda en el mundo de la multiaventura: hollar la montaña más alta de cada continente, visitar el Polo Norte y acabar compitiendo en el Dakar. Quiere completarlo en dos años y medio Del Everest al Dakar por el Polo Norte TEXTO RAFAEL SOTO LEÓN. Su teléfono echa chispas. No es capaz de mantener una conversación de más de cinco minutos sin una interrupción. Y la culpa la tiene su última gran idea. Jesús Calleja, aventurero de profesión, ha querido apostar fuerte y se ha marcado el gran reto de su vida. Aspira a lograr lo que ningún ser humano ha conseguido y esa aventura ya tiene nombre propio y seguidores. Es el Desafío Extremo una serie de expediciones- -diez en total- -que llevarán al leonés a conquistar las cimas más altas de todos los continentes, a realizar una expedición por el Polo Norte para acabar la aventura participando en el Rally Dakar. Todo este muestrario se hace aún más interesante al conocer que este Indiana Jones se ha propuesto realizarlo en tan sólo dos años y medio. Con la conquista del Everest en mayo pasado comenzó un reto sin precedentes. Se convertía en el primer leonés en alcanzar el pico más alto del mundo. Las altitud, la belleza inconmensurable, la cercanía del sol... Nadie sabe qué fue, pero allí, a 8.850 metros, le llegó la inspiración. Y empezó en aquel mágico instante a maquinar una aventura sin precedentes. Algo que nadie jamás hubiera sido capaz de completar. Y de golpe, la visión. Lo vio claro: del Everest al Dakar. Jesús lo explica: Allí estábamos, al pie del Everest, un grupo de montañeros, entre ellos varios españoles, para afrontar la escalada y por unas circunstancias u otras, sobre todo por las malas condiciones meteorológicas, sólo yo decidí la escalada en aquel momento. Me di cuenta de que en León también había casta y garra y que no nos echamos para atrás con facilidad. Eso había que aprovecharlo y entonces comenzó a nacer la idea de hacer una expedición única que no hubiera realizado nadie en el mundo. Y en eso estamos Jesús Calleja en la cima del Everest de Arte Contemporáneo de Castilla y León (Musac) reconocía las dificultades del reto y advirtió que es una osadía por su parte, aunque afirmó que lo intentará convencido de que puede con ello, después de haber escalado dos montañas de más de ocho mil metros en ocho meses, la última de ellas el Everest. Lo voy a intentar desde la más absoluta de las modestias y espero no defraudar a toda esta gente que ha confiado en mí El montañero y aventurero se ha comprometido con la Junta de Castilla y León a promocionar con esta aventura el turismo de la Comunidad y, aunque desde la institución autonómica se sufraga casi la totalidad de la aventura, Calleja advierte desde ya que no va a entrar en ninguna guerra de banderas. Su experiencia le lleva a una reflexión que le parece preocupante. Con la frase parece que nos da vergüenza ABC La guerra de las banderas Esta mezcla de aventurero y visionario ya está preparando las maletas para la tercera de sus diez locuras programadas. Y ultima el equipaje para irse al Lhoste (8.516 metros) entre conferencias y reuniones, que son la consecuencia inevitable del matrimonio con las instituciones. Es lo que pasa, tienes su apoyo y cuando te llaman tienes que estar ahí El proyecto de Jesús Calleja ha llamado la atención a la Junta de Castilla y León, que ha visto en este aventurero una gran oportunidad de patrocinar la Comunidad por todo el mundo, y por esa circunstancia ha decidido colaborar convirtiéndose en el patrocinador principal junto con la empresa de reciclaje leonés RMD. Jesús Calleja, que presentó la aventura en el Museo A tener en cuenta Ha completado 34 expediciones al Himalaya para subir picos de 6.000, 7.000 y 8.000 metros; recientemente conquistó el Everest, convirtiéndose en el único leonés que lo ha logrado. Ha recorrido todo el mundo, pero se ha centrado en las aventuras y expediciones de la India, Nepal y Tibet. Conquistó un pico virgen de 6.300 metros que bautizó con el nombre de Pico León, en honor a su ciudad natal, situado en el remoto reino de Mustang; muy pocos han tenido el privilegio de poder acceder al citado reino. Visitó un paraíso desconocido Ha recorrido en invierno el helado río Znaskar, única vía de acceso para llegar a un recóndito pueblo, Lingtse, que no conoce civilización alguna y que vive bajo la tutela de unos monjes tibetanos. Un lugar desconocido por Occidente. Ha sobrevivido a temperaturas extremas por debajo de los 50 grados bajo cero. Realiza en solitario todas sus expediciones, tan sólo acompañado por un sherpa. Habla el nepalí. Trabaja de guía en expediciones organizadas por todo el mundo. ser españoles el aventurero leonés explica cómo se ha encontrado con infinidad de gente de otros países con sus banderas, pero cuando he coincidido con españoles, sólo lo sé yo, porque todos vamos con nuestra bandera de la Comunidad o de la provincia. Ver una bandera española es algo muy difícil de encontrar cuando todo el mundo siempre presume de la bandera de su país. No lo entiendo En cualquier caso, Calleja afronta este reto con la enseña de Castilla y León por bandera, ya que será también una especie de hombre anuncio por todo el mundo. Será el mensajero del lema Castilla y León es vida El conflicto de banderas entre la Comunidad y los leonesistas tampoco es su guerra. Pertenecemos a Castilla y León y tenemos que asumirlo. Yo soy español, de Castilla y León y leonés, no entro en las guerras políticas dijo. Cumplida la etapa del Everest (8.850 metros) afrontó en el pasado mes de enero la conquista del monte Wilson (4.897) en la Antártida, completando así el segundo objetivo de la aventura. El pasado 28 de marzo salió hacia el Lhotse, conocida como la montaña asesina, que tiene en los fuertes vientos y los habituales desprendimientos los