Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Deportes PRIMERA DIVISIÓN TRIGÉSIMA TERCERA JORNADA LUNES 17 4 2006 ABC Empate vacío de contenido para el Osasuna y el Málaga Morales castigó a su ex equipo con su primer gol de la temporada y Salva fue expulsado OSASUNA MÁLAGA 1 1 probablemente de fe en lo que hace, con la Segunda a la vuelta de la esquina, el equipo de Hierro dio la vuelta al encuentro. Se echó hacia adelante y miró a la portería de Elía. El técnico malagueño puso en liza a Chengue Morales, el ex delantero del Osasuna, y también a Salva, el volcánico delantero. Quiso llevarse puntos de su viaje a Pamplona. El cuadro local no tomó nota y siguió con su apatía. Llegó el gol de Morales, el primero de su cuenta esta temporada. Una cesión desafortunada de Cruchaga que permitió al uruguayo salvar con limpieza la salida de Elía. Un gol que no celebró por esa moda estúpida de la lealtad al que le pagaba. Y aún pudo liarla Salva, que forzó la máquina en un intento de que le pitaran penalti- -pudo serlo- -y no aguantó que Cruchaga le tocase la cara. Acabó Salva expulsado, aunque, eso sí, aportó al partido toda la pasión que le había faltado. Osasuna (4- 4- 2) Elía; Javier Flaño, Cuéllar, Josetxo, Corrales; David López, Puñal (Muñoz, m. 86) Raúl García (Cruchaga, m. 70) Moha; Webó (Marcelo Sosa, m. 63) y Milosevic. Málaga (4- 4- 2) Arnau; Gabriel, Navas, Alexis, Nacho; Marcelo Romero (Hidalgo, m. 74) Juan Rodríguez; Manu (Morales, m. 59) Bóvio, Edgar; y Couñago (Salva, m. 68) Árbitro Pino Zamorano. Mostró tarjeta amarilla a Cruchaga, Navas y Alexis. Expulsó por doble amonestación a Salva (ambas en el minuto 89) Goles 1- 0, m. 31: Puñal, de penalti. 1- 0, m. 81: Morales aprovecha una mala cesión de Cruchaga. J. C. CARABIAS Fue un empate vacío de contenido en el Reyno de Navarra, sin alegría, sin celebraciones, sin la satisfacción que dan los puntos- -aunque sea sólo uno- Al Osasuna no lo ratifica firme en su posición de Liga de Campeones y le sabe a poco ante un colista que demostró por qué está donde está. Y qué decir del Málaga, hundido en el foso de la clasificación, varado camino de la Segunda y que ni siquiera pudo festejar el gol de la igualada. Lo consiguió Morales, un ex de la casa, que estrenaba así su raquítico casillero anotador de la temporada. Y lo fue a hacer frente al Osasuna, ante el público que lo aclamaba la campaña pasada. El arranque y el desarrollo del partido fue premioso, insípido, sin la chispa que alienta el final de la temporada. Dos equipos temerosos, más entregados a la idea de no fallar que de tomar las riendas del partido. La primera mitad resultó insoportable, muy parada en todas sus facetas, con los equipos incómodos y fallones sobre el campo. Cuéllar se apoya en Salva para despejar el balón EFE ZARAGOZA CÁDIZ 1 2 Zaragoza (4- 2- 3- 1) César; Ponzio, Álvaro, Gabriel Milito, Aranzábal (Cuartero, m. 60) Celades, Zapater (Generelo, m. 74) Óscar (Lafita, m. 60) Ewerthon, Savio; y Diego Milito. Cádiz (4- 2- 3- 1) Limia; Vella, Paz, De Quintana, Varela; Fleurquín, Suárez; Enrique (Oli, m. 77) Pavoni (Morán, m. 68) Lobos (Berizzo, m. 89) y Sesma. Árbitro Pérez Lima. Amarilla a Aranzábal, Celades, Fleurquín, Vella y Morán. Goles 1- 0, m. 20: Savio. 1- 1, m. 43: Lobos, de penalti. 1- 2, m. 48: Pavoni. Un Cádiz plagado de bajas consiguió en La Romareda tres puntos que suponen una inyección de oxígeno y moral en su lucha por mantener la categoría frente a un Zaragoza al que todavía le duraban los efectos secundarios de la final de la Copa del Rey y que deambula por la Liga huérfano de metas y propósitos. Un rival al gusto de los que sí se juegan el pan y la sal, como el cuadro cadista. Mientras los locales fueron por delante en el marcador, desde el minuto 20, dieron la sensación de que en cualquier momento podían sentenciar la contienda, pero a partir de que su rival remontó, a los zaragocistas pareció caerles de golpe la desmoralización copera. Toda la segunda mitad fue errática para los aragoneses, que ya no levantaron cabeza ante un Cádiz que supo defender su ventaja y sumar tres puntos que valen su peso en oro para intentar evitar el descenso. Engaño al árbitro La gente despertó del sopor con el penalti que abrió la lata del Málaga. Fue un empeño de David López por caer dentro del área. En pugna con Alexis, porfió y porfió hasta que vio la raya del área. Fue entonces cuando se tiró y engañó al árbitro. Para que luego digan que la única responsabilidad de los errores es de los colegiados. Se pasan el partido vigilando para que no se la claven... Puñal transformó desde los once metros y el Osasuna se colocó en posición de llevarse el partido. Lejos de corroborar esas impresiones, el equipo de Aguirre se relajó, cayó en la desidia y concedió una oportunidad al Málaga. Con sus limitaciones, con un bloque que carece de juego y