Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17 4 2006 77 Deportes El Valencia, segundo en solitario después de arrasar (4- 0) al campeón de la Copa del Rey, el Español Raúl, que estuvo bastante desasistido, intenta zafarse de la entrada de Tena DANIEL G. LÓPEZ El Madrid también se atasca en Getafe a paso de Semana Santa Baptista adelantó a los blancos, pero Tena hizo justicia en el marcador ENRIQUE ORTEGO MADRID. Partido para la fecha. Ni hecho a medida. Mucho atasco en el centro del campo y ritmo de paso de Semana Santa. El Getafe y el Real Madrid jugaron a ritmo de costalero. Quedan aún cinco jornadas para el final de la Liga, pero la sensación es que la mayor parte de los equipos andan con los gemelos subidos y con las ideas justitas, y los contendientes de ayer en el Alfonso Pérez no fueron una excepción. Hicieron lo justo para empatar. Con la diferencia de que a los de Schuster, ya salvados, el punto les sabe a gloria. Y a los de López Caro, que ya están a dos del ansiado segundo puesto de consolación, les debe pesar muy poco en su mochila. Pero es lo que se merecieron. Ni más, ni menos. Expusieron lo justo. O mejor sería decir lo que tienen, que cada partido es menos. Se encontraron con un gol de Baptista en una jugada polémica- -el brasileño pudo controlar el balón con la mano antes de rematar- -y se dedicaron a sestear hasta que el Getafe, a la salida de una jugada a balón parado, les robó la cartera una vez más. GETAFE REAL MADRID 1 1 Fue Tena. Como antes habían sido Pulido, Riki, Güiza... El Getafe remató prácticamente todas las acciones de estrategia que lanzó. Alguna, como en la primera parte, hasta dos veces en la misma jugada. Pero hasta ese minuto 83 Casillas había estado, como casi siempre, espléndido, aunque con ese cabezazo potente del central ya no pudo hacer nada. Bueno, sí, cabrearse. Gravesen y Paunovic se cayeron por sendas lesiones de los onces titulares. A priori, perdió mucho más el Getafe, que se quedaba sin su goleador más en forma. Amén de que Güiza y Riki demostraron que no están en su mejor condición física, aunque luchar y complicar la vida a la zaga blanca lo hicieron a destajo. Mal a balón parado Sorprendió el técnico madridista dejando a Beckham en el banquillo y devolviendo al equipo a Salgado, con Cicinho de medio- extremo por delante. Colocar al brasileño en esa posición es cortarle las alas, quitarle los metros necesarios para meter la sexta y marcar la diferencia de su velocidad, pero el entrenador no debe ser de la misma opinión. Y eso que el propio Cicinho ha dicho que prefiere jugar de lateral. A lo peor fue porque le preocupaba el tándem Pernía- Gavilán. Pero si el Madrid ya llega al extremo de jugar en dependencia del rival es que ha tocado definitivamente fondo. Lo de mandar a Raúl como primera referencia ofensiva, arriba del todo, más solo que el as de bastos, también se antoja un error. Sólo tuvo una ocasión de rematar- -no recibió ni un balón en condiciones- -y ya fue en el minuto noventa. Si bajaba a participar del juego, entonces no se quedaba nadie por delante del balón, porque el equipo volvió a acoplarse a ese traje del 4- 1- 4- 1 que parece hecho a su medido cuando el uno de arriba es Ronaldo, un hombre rápido y directo. Más entretenida, dentro del poco juego, la primera parte que la segunda. El Getafe se contagió de la intensidad que mete el Madrid a sus partidos y también jugó medio andando. Al zambombazo de Baptista- -el mejor de los blancos- -contra el larguero le sucedieron las paradas de Casillas y alguna contra Getafe (4- 2- 3- 1) Luis García; Contra, Pulido, Tena, Pernía; Diego Rivas, Vivar Dorado; Redondo (Alberto, m. 68) Riki, Gavilán (Cotelo, m. 86) y Güiza (Pachón, m. 90) Real Madrid (4- 1- 4- 1) Casillas; Salgado, Sergio Ramos, Mejía, Roberto Carlos; Pablo García (Cassano, m. 85) Cicinho (Beckham, m. 73) Baptista, Zidane, Robinho (Diogo, m. 80) y Raúl. Árbitro Puentes Leira. Amarilla a Diego Rivas, Mejía, Sergio Ramos, Salgado y Diogo. Goles 0- 1, m. 61: Baptista. 1- 1, m. 83: Tena. fallada lastimosamente por la dupla ofensiva local (Riki- Güiza) La segunda llegada del Madrid no fue gol porque Pulido sacó bajo el larguero otro remate de Baptista. Y suyo fue el gol con media hora por delante. Debió pensar el Madrid que ya lo tenía hecho. Que lo poco que había expuesto era suficiente para sacar adelante el encuentro, pero no cayó en que defensivamente y a balón parado había tenido muchos problemas, tantos que otra falta lateral les costó el empate. Es curioso, entonces reaccionó. Zidane, Raúl... y un postrero remate, ya en la prolongación, de Baptista que repelió el poste casi sin fuerza. Tampoco hubiera sido justa la victoria después de lo demostrado. Por lo menos el empate, en la mediocridad, reparte justicia. Algo es algo. Aunque para este Madrid sea cada día menos.