Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17 4 2006 Economía 75 United Biscuit encarga a Goldman Sachs un plan de negocio que podría aportar nuevos accionistas No descartan vender la empresa alimentaria a un fondo de inversión española cuenta con marcas tan conocidas como Royal en postres, Fontaneda, Filipinos y Artiach en galletas y Apis en cárnicos PALOMA CERVILLA MADRID. El consejo de administración de la empresa de alimentación United Biscuits Iberia, filial española de United Biscuits, propietaria de marcas tan conocidas como Filipinos, Fontaneda, Royal, Marbú o Apis, ha contratado a la consultora Goldman Sachs para que asesore sobre el futuro negocio estratégico de este grupo industrial. Este contrato de asesoría tiene una doble vertiente, por un lado, analizar las posibilidades de crecimiento del grupo, ya sea a través de la consecución de mayores cuotas de mercado, y, por otro, el diseño de posibles nuevas adquisiciones en el negocio de la alimentación. Sin embargo, según fuentes del sector consultadas por ABC, Goldman Sachs podría también sondear a fondos de capital riesgo que estuvieran interesados en la compra de esta compañía. De hecho, los actuales propietarios de la mayoría del capital de la compañía, un 75 son fondos de inversión (30 Cinven, 30 PAI partners y 15 MidOcean Partners) y ya habían advertido que en algún momento cabía la posibilidad de desinvertir. El 25 restante está en manos de Nabisco (hoy parte de Kraft) Después de la adquisición de Panrico, por parte del fondo de inversión Apax, los rumores en el sector apuntan a que en el punto de mira de esta sociedad de capital riesgo podría estar también United Biscuits, toda vez que supondría un complemento a sus inversiones en el negocio de la alimentación, conb La filial IBEROAMÉRICA PIERDE EL RUMBO Accionistas United Biscuits Cinven 30 Nabisco (hoy parte de Kraft) 25 PAI Partners 30 MidOcean Partners 15 Infografía ABC cretamente en galletas y bollería. United Biscuits cuenta en España con tres divisiones de negocio: postres, galletas y cárnicas. Además, posee dos plantas de producción de galletas en Viana (Navarra) y Orozco (Vizcaya) en las que producen las marcas Artiach y Fontaneda, y tres plantas de producción de conservas en Mérida, Montijo y Don Benito (Badajoz) donde elaboran productos Fruco y Apis. El grupo industrial emplea a más de dos mil trabajadores. El negocio de UB United Biscuits Iberia. La filial española de UB obtuvo 317,9 millones de euros en ventas en 2004 en sus tres divisiones de negocio: galletas, postres y cárnicas. Posee siete de las diez marcas de galletas más vendidas en España y las marcas UB las compran más del 97 de la población española. Galletas United Biscuits. La división de galletas tuvo unas ventas en 2004 de 91,6 millones de euros, algo superior a los 91 de 2003 y a los 71,9 de 2002. En el negocio de galletas, este grupo cuenta con las marcas Fontaneda y Artiach, dentro de la cual se encuentran Filipinos, Chiquilín y Oreo. Las galletas se producen en Viana (Navarra) y Orozco (Vizcaya) Carnes y conservas españolas. Esta división vendió en 2004 por importe de 40,7 milones de euros, un descenso respecto a los 42,7 de 2003 y los 41,9 de 2002. En el sector cárnico son propietarios de la marca de foie gras Apis. Estos productos se elaboran en las plantas de Mérida, Montijo y Don Benito (Badajoz) Otros productos son los postres Royal. Reordenación A pesar de los rumores de venta, la empresa tenía previsto invertir en España en este año unos 13 millones de euros, con el objetivo de emprender una nueva etapa de crecimiento. En este sentido, inició la construcción de una planta en Mérida, que incrementará en un 40 %l a capacidad productiva de conservas cárnicas de la marca Apis y el objetivo es que comenzase a funcionar en el segundo semestre. Igualmente, amplió la fábrica de Montornés del Vallés (Barcelona) donde elabora los postres de la marca Royal para albergar parte de la producción de la planta que cerró en Túnez. Las previsiones de resultados del anterior ejercicio económico se establecían en una facturación de 380 millones de euros, prácticamente la misma que en el anterior ejercicio, y un aumentó de su Ebitda de un 8 hasta 65 millones de euros. Las ventas en 2005 se han mantenido estancadas en el entorno de los 380 millones. El ratio de Ebitda sobre ventas aumentó hasta el 17 frente al 9 que había antes de la reestructuración. En los últimos cuatro años, la empresa ha llevado a cabo una fuerte reordenación de sus instalaciones con la venta de la planta de Aguilar de Campoo en Palencia. Sabor británico y corazón latino United Biscuits es una compañía británica que entró en el mercado español con la adquisición de dos de las marcas de galletas más emblemáticas del mercado español: Fontaneda y Artiach. Nació en 1948 tras la fusión de dos empresas familiares escocesas: MacVitie Price y Farlane Lang, ampliando en 1960 su cartera con la compra de Crawford s Biscuits y MacDonald s Biscuits. A partir de ahí comenzó su expansión con la adquisición de varias empresas en diversos países de Europa, hasta que en 2000 fue adquirida por Finalrealm, que vende varias de las filiales europeas. Actualmente posee tres de las cinco marcas de galletas más vendidas en el Reino Unido. Es el principal fabricante y comercializador de galletas en este país y la península ibérica y el segundo en Francia, Holanda y Bélgica. Además, es el número dos del mercado británico de marcas de aperitivos salados y patatas fritas. En la península ibérica cuenta con el 39 del mercado portugués de galletas, tras la compra de Triunfo. Su presencia en España se conoce tras la compra en 1996 de la popular galleta Fontaneda, que fue fundada en 1881 en Aguilar de Campoo. Además, la filial española de UB también incorporó a sus marcas las galletas Artiach, fundadas en 1907 por una familia de comerciantes bilbainos. Qué panorama económico existe en Iberoamérica? El Producto Interior Bruto de Argentina creció en 2005 a una tasa del 9,1 lo que subyace, como expuso agudamente en su artículo La vaca prohibida el profesor Carlos Rodríguez Braun en ABC el pasado 25 de marzo de 2006, es claro: El creciente crecimiento de la economía argentina tiene un componente artificial: el sostenimiento del tipo de cambio requiere una expansión monetaria que se traduce en inflación Efectivamente, en marzo de 2006, en tasa anual alcanzó el IPC un aumento del 11,1 El otro aparente gran ganador, VenezueJUAN la, ha crecido en 2005 VELARDE un 10,2 pero la tasa inflacionista era también en marzo de este año, de un elevadísimo 12,1 Un coloso sudamericano, Brasil, únicamente consigue mejorar su PIB un 1,4 en 2005, magro desarrollo si tenemos en cuenta que es uno de los países con más desigual distribución de la renta, y todo esto mientras estalla el asunto Palocci, típico de un país muy corrompido, que salpica directamente al Ministro de Hacienda. México, el coloso del Norte incrementó su PIB en 2005 un 2,7 y aún a pesar de esta modestia en el crecimiento, tuvo un déficit por cuenta corriente en 2005 de 5.700 millones de dólares. No perdamos de vista la fortísima depreciación chilena, pues superó en 2005 su caída respecto al dólar el 4 lo que no augura un buen comienzo para la presidencia de la señora Bachelet. Naturalmente existen algunas excepciones, como la tranquila expansión de Perú, con un juego creciente en los mercados del Pacífico, o la aceptable de Colombia- -un 3,7 en 2005- a pesar de las complicaciones derivadas de la lucha guerrillera. En medio de todo esto asombra, desde coordenadas europeas, ver cómo políticos iberoamericanos, que son incapaces de montar un serio sistema tributario y liquidar la corrupción, optan por buscar un chivo expiatorio, que tiene, además tres o cuatro cabezas: el neoliberalismo; Norteamérica; los inversores extranjeros y el imperialismo exterior, expresión ésta harto confusa. A esto, que es una mezcla de marxismo barato, de populismo heredoperonista, de indigenismo rencoroso, y por supuesto, de ignorancia, es a lo que Le Nouvel Observateur de 23- 29 de marzo de 2006, llama el giro a la izquierda Las consecuencias escalofrían. Sube Ollanta en los resultados y en los indicadores de las encuestas peruanas y su bandera fascina, pues en ella se indica que el nacionalismo peruano es tener una república soberana basada en los recursos que Dios colocó bajo nuestro suelo para beneficio de nuestros hijos y que precisamente ahora están fuera de su alcance Exactamente lo que, por fuerza, empobrece.