Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Economía DOMINGO 16 4 2006 ABC ENTRE DOS MIEDOS e escuchan cada vez más claramente los rumores que presagian un nuevo conflicto bélico en Oriente Medio. Ojalá me equivoque, pero lo de Irán es como uno de estos choques de trenes de las películas mudas, cuando ves a las dos locomotoras en la misma vía, avanzando inevitablemente hacia el topetazo. Ya se ha dicho otras veces que si uno se pone en el pellejo de los dirigentes del régimen religioso iraní, una bomba atómica es el único instrumento que les puede garantizar la supervivencia de su tiranía, sabiendo que las tropas norteamericanas y de la OTAN están ya en su vecino occidental (Irak) y el oriental ENRIQUE (Afganistán) manteSERBETO niendo al país entre una especie de bocadillo geoestratégico. Y al mismo tiempo, todos sabemos también que permitirle a los iraníes tener su propia bomba atómica provocaría inevitablemente una carrera de armamentos en toda la región, en la que no pocos países riquísimos en petróleo desearían de forma automática dotarse a su vez de material del mismo calibre. Pero el arma nuclear no sirve de nada si no está programada adecuadamente para ser disparada hacia un objetivo concreto. Una bomba atómica almacenada en un polvorín no es más que uno de los objetivos que han de ser destruidos en los primeros instantes de una confrontación bélica. Cualquier general sabe que si uno quiere tener un efecto disuasivo con el armamento nuclear tiene que estar dispuesto a programarlo con un objetivo concreto, para que en caso de conflicto pueda ser lanzada antes de que los misiles enemigos le caigan encima. Cuarenta años ha vivido el mundo bajo la amenaza del holocausto atómico como para tomárselo a broma. Y todo esto sucede con el petróleo a setenta dólares el barril. ¿Ha pensado alguien hasta donde puede llegar el precio si otro de los principales productores del mundo se enreda en un conflicto de estas dimensiones? Y en el mejor de los casos, lo menos que va a pasar es que las Naciones Unidas decreten sanciones económicas contra Irán, lo que no contribuirá en absoluto a engrasar el mercado energético. Por ello, recomiendo no esperar a que llegue lo inevitable. La batalla mundial por la energía ha empezado ya y los consumidores tenemos todas las de perder. Y si en una cosa tiene razón los iraníes es en que este abandono voluntario de la energía nuclear civil es una decisión suicida. La tecnología es perfectamente fiable, la disponibilidad de combustible está en niveles razonables y hablando con realismo, la contaminación que produce es infinitamente menos peligrosa que la de los hidrocarburos. Lo que pasa es que sucumbimos muy fácilmente a ciertos miedos irracionales, y sin embargo no nos asustan nada los anuncios de que nos quedaremos sin electricidad, aunque ese sea un riesgo auténtico. eserbeto abc. es S El conflicto laboral de Volkswagen en Navarra puede provocar su cierre Empresas auxiliares han presentado expedientes de regulación de empleo 40 cumpleaños, la fábrica de Landaben, que da empleo directo a 4.500 personas y proporciona otros 15.000 indirectos, sufre una de sus mayores crisis BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. Este año se cumplen cuatro décadas de la salida de las cadenas de montaje de la planta automovilística de Landaben del primer vehículo fabricado en Navarra. Entonces fue un coche de la firma Authi. Desde entonces, la planta navarra ha pasado por una serie de vicisitudes que le llevaron a fabricar vehículos de Seat y ahora de Volkswagen. Ahora se ha abierto una de las mayores crisis de la historia de una fábrica que da empleo directo a 4.500 personas e indirectamente a casi otras 15.000. Los problemas comenzaron en 2002, cuando la multinacional alemana planteó un problema coyuntural del mercado, -descenso generalizado de las ventas de vehículos- -y los trabajadores redujeron su salario un 10 para evitar 600 despidos. También desde entonces se viene aplicando la flexibilidad en el calendario laboral. Sin embargo, todo sigue igual pese a que a finales de 2004, la multinacional inauguró en Landaben nuevas instalaciones y trazó unos planes de futuro por los que la factoría navarra podría aumentar su capacidad de producción hasta los 1.400 vehículos diarios. Días antes de la Navidad de 2004, y cuando se comenzaba a negociar el controvertido convenio (20 de diciembre) la empresa se quejó de que el sindicato LAB intentó enturbiar la negociación con un huelga b En su La planta de Landaben corre peligro de ser cerrada que se venía a sumar a otras. Concretamente, convocó paros de 20 minutos durante 21 días en el primer trimestre de 2005, con la consiguiente pérdida de producción. LAB alegó la contratación de personal para los días de cierre por parte de la empresa. La compañía pidió para ello voluntarios entre los trabajadores, a los que se les pagaría para trabajos extraordinarios relacionados con el lanzamiento del nuevo modelo Polo. A la vuelta de Navidades, y con los paros convocados por LAB, la dirección de la planta comunicó al comité de empresa que no convocaría la mesa negociadora del convenio hasta que no se desconvocara la huelga. El 21 de febrero de 2005, la dirección comunicó al comité que desistía de realizar las contrataciones antes expuestas para poder sentarse a negociar. El comité lo consideró insuficiente, y antes de desconvocar la huelga solicitó la paralización de las externalizaciones, la de las eficiencias y el uso de las horas extras, entre otros. A mediados de marzo, la empresa señaló que era FABIÁN SIMÓN inasumible la plataforma unitaria del comité de empresa, porque algunos aspectos suponían un incremento de la masa salarial de un 25 En abril se celebró la tercera reunión de la comisión negociadora del V Convenio Colectivo. La dirección introdujo como imprescindible la flexibilidad para responder a los vaivenes económicos, tanto en épocas de bonanza como de crisis. Los sindicatos respondieron con una huelga para el 22 de abril. Tras varias reuniones más sin avances significativos, en octubre, la dirección presentó una nueva propuesta y otras dos más en noviembre. Se llegó así a 2006 con otras tres ofertas más, la última de ellas a finales de febrero y que de momento es inamovible. La amenaza se hace realidad Tras no lograrse acuerdo, la situación ha comenzado a complicarse cada día más. El 3 de marzo se comunicó al comité de empresa que Pamplona se queda sin la adjudicación adicional de 10.000 Polos y se disminuye el programa anual en 1.000 coches. Además, se advirtió de que se pone en peligro la adjudicación del nuevo modelo, que se decidirá en breve. Si no se logra, podría suponer el cierre de la planta en tres años. Le siguieron cuatro días de huelga en marzo y la convocatoria a partir del 3 de abril de huelga indefinida, que se sustituyó por paros parciales antes de Semana Santa. Movilizaciones que se saldaron con cinco heridos, detenciones y la desaceleración de la factoría con el traslado de producción a Bratislava. Por otra parte, la crisis de Volkswagen ha empezado a repercutir en las empresas auxiliares. El consejero de Industria, José Javier Armendáriz, informó de que se han presentado varios expedientes de regulación de empleo de trabajadores eventuales. Directivos de Varig piden que se acepte la oferta de compra ABC RIO DE JANEIRO. Los directivos de la aerolínea brasileña Varig han pedido a su consejo de administración que acepte la nueva propuesta de compra presentada por VarigLog (antigua subsidiaria) por 400 millones de dólares, que supera en 50 millones la realizada el pasado 9 de abril, informa Efe. Sindicatos y asociaciones que representan a los funcionarios de la aerolínea, firmaron un protocolo de entendimiento el jueves en el que se comprometen a reducir en un 30 %lo s salarios de los empleados y a promover un recorte de 2.900 de los 9.800 trabajadores. Varig, que está al borde de la quiebra, vendió en enero pasado VarigLog, por 48,2 millones de dólares, al grupo Volo Brasil, liderado por el fondo estadounidense Matlin Patterson. El nuevo acuerdo debe ser sometido el lunes a un tribunal de Río de Janeiro, responsable del análisis del plan de recuperación judicial.