Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 4 2006 Sociedad 47 China realiza el segundo trasplante de cara de la historia a un hombre desfigurado por un oso Durante catorce horas se implantó la mejilla, la nariz, el labio y la ceja de un único donante b La intervención ha sido más compleja y meticulosa que la realizada el pasado mes de noviembre en Francia aseguran los cirujanos del Hospital Militar Xijing PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. En China, el país con el crecimiento económico más rápido y desigual del mundo, las paradojas son tan brutales que, mientras el acceso a la sanidad se ha convertido en un auténtico lujo para sus habitantes, sus médicos ya han comenzado a alcanzar revolucionarios logros científicos. Así, al menos, lo aseguran los responsables del Hospital Xijing de Xi an, en la provincia central de Shaanxi, quienes anunciaron el viernes que habían llevado a cabo el segundo trasplante de cara del mundo. Tras la exitosa reconstrucción del rostro de Isabelle Dinoire, que tuvo lugar el pasado mes de noviembre en el hospital francés de Amiens después de que la mujer fuera atacada por su propio perro, Li Guoxing, un cazador chino de 30 años miembro de la etnia Lisu y natural de la provincia sureña de Yunnan, se ha convertido en el segundo paciente del planeta en someterse a este tipo de intervención médica. Hace dos años, Li Guoxing perdió dos tercios de la parte derecha de su cara al enfrentarse a un oso negro, por lo que desde entonces había vivido recluido en su casa al quedar horriblemente desfigurado. Tras estudiar durante un mes su caso, los cirujanos de este hospital militar de Xi an decidieron operarlo totalmente gratis, en parte por el reto profesional que dicha actuación entrañaba y en parte porque el paciente era tan pobre que difícilmente hubiera podido costearse una simple revisión médica. Así se hizo el trasplante 1 Los tejidos se obtuvieron de un donante anónimo que estaba en estado de muerte cerebral. Con media cara nueva Dos años separan las dos imágenes. Dos años durante los que Li Guoxing, un cazador chino de 30 años, permaneció recluido en su casa para que nadie pudiera contemplar un rostro que sólo despertaba terror. Los cirujanos que han reparado su cara con la nariz, la mejilla y la ceja de un único donante fallecido confían en haberle cambiado la vida. Ha sobrevivido las primeras 24 horas y el Hospital Xijing se ha lanzado a proclamar su hazaña, pero aún habrá que esperar un tiempo prudencial para comprobar el estado real de su evolución. FOTOS: AP 2 Un equipo de doce cirujanos necesitó catorce horas para trasplantar la mejilla, el labio superior, la nariz y la ceja. El receptor es un cazador chino de 30 años que había perdido dos tercios de la cara tras el ataque de un oso. 3 La evolución es buena, dos días después de la intervención. Las cicatrices empezarán a cerrarse en una semana, pero hasta dentro de seis meses no se espera que recupere la sensibilidad en su nuevo rostro. año pasado en Francia, ya que algunos huesos de la cara también habían resultado dañados se ufanaba el subdirector del departamento de cirugía plástica, Han Yan. Superadas las primeras 24 horas Por su parte, el responsable de la operación y jefe del equipo de cirujanos, Guo Shuzhong, declaró ayer que el paciente había sobrevivido a las 24 horas más peligrosas y que las cicatrices empezarían a cerrarse dentro de una semana Aunque el infortunado cazador no recuperará la sensibilidad en el rostro hasta dentro de seis meses, el hospital insistió en que ya había recobrado el conocimiento e incluso había bebido un poco de agua. No obstante, las imágenes difundidas por el centro médico muestran al paciente aún sedado y alimentado por una sonda, por lo que habrá que esperar a los próximos días para comprobar el estado real de su evolución. En este sentido, los responsables del Hospital Militar Xijing aún no han aclarado si a Li Guoxing se le ha practicado también un trasplante de médula para evitar que su organismo rechace los nuevos tejidos, al igual que hicieron los médicos franceses con Isabelle Dinoire. Junto a los escasos datos médicos que se han revelado, la precariedad del sistema sanitario chino, colapsado por la liberalización económica que vive el país, y los vacíos legales que presenta la normativa sobre trasplantes arrojan ciertas dudas sobre esta operación. No en vano, el propio Ministerio de Sanidad chino se ha visto obligado recientemente a establecer una regulación que entrará en vigor a partir del próximo 1 de julio y que no sólo prohíbe la compra- venta de órganos humanos para ser trasplantados, sino que establece también una serie de requisitos mínimos para tales operaciones. Dicha medida ha sido tomada después de que el Gobierno de Japón iniciara una investigación porque siete de sus ciudadanos habían fallecido tras someterse a trasplantes en hospitales del país vecino. Trasplantes sólo con autorización Para disipar los rumores que rodean a estas intervenciones, el régimen comunista ha aclarado que no se efectuarán trasplantes sin la autorización de los familiares del donante y que no se utilizarán los órganos de los más de 10.000 presos que son ejecutados cada año sin el consentimiento de sus parientes. En China se llevan a cabo unos 20.000 trasplantes anuales, pero se calcula que hay unos dos millones de pacientes en lista de espera. A pesar de que el 79 por ciento de la población rural y el 44 por ciento de los residentes urbanos no tienen ningún tipo de cobertura social, la exitosa operación de Li Guoxing abre la esperanza al millón de personas que cada año sufren desfiguraciones en el rostro en el gigante asiático. O, al menos, a los más adinerados, puesto que, según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad, el 48,9 por ciento de los enfermos no recibe el tratamiento que necesitaría. Un equipo de doce cirujanos La operación, en la que participaron 12 cirujanos y que duró 14 horas, comenzó el pasado jueves por la tarde y concluyó el viernes por la mañana, una vez que a Li Guoxing se le habían implantado la mejilla, la nariz, el labio superior y la ceja de un único donante cuya familia ha preferido permanecer en el anonimato. Pocas horas después, y mientras el paciente aún permanecía en el proceso post- operatorio, el hospital se apresuraba en organizar una rueda de prensa para informar de su hazaña. Esta intervención ha sido incluso más complicada que la efectuada el El hospital chino consideró la compleja intervención un éxito aunque apenas habían pasado 24 horas El paciente no recuperará la sensibilidad en su nuevo rostro hasta dentro de seis meses