Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE empresa en este envite. Seguramente tendrá que elevar el precio en el camino, porque los fondos de las viudas escocesas presionan. La opa también ha servido para dar un toque a los gestores de BAA. Marcus Agius, presidente de la firma, insiste en la hostilidad de la operación. No le han gustado las formas de Ferrovial. La voracidad de los Del Pino se nota también en las autopistas con la muy endeudada Cintra como paladina de su internacionalización. Ha pagado precios muy altos por la autopista de Chicago y ahora ha sellado un contrato para la gestión de la Indiana Toll Road. Pagará junto con Macquearie 3.173 millones de euros. CARAMBOLA MÚLTIPLE e autopistas quieren saber mucho más los de Sacyr, que se quedaron fuera de la puja por las del Paris- Rhin- Rhone. Se las llevó al coleto en subasta la gala Eiffage y ahora, ni cortos ni perezosos, se la están comiendo por los pies. Luis del Rivero vuelve a la carga. De la mano de Juan Abelló y Demetrio Carceller, ya demostró su audacia y forma de hacer con la compra de un porcentaje de BBVA, un intento fallido de asalto al poder del banco presidido por FG. Ahora se ha hecho en sucesivas oleadas con un 33,3 por ciento de los derechos de voto de Eiffage, el límite para lanzar una opa en Francia. Caixa Galicia también es socia de Sacyr. Rivero pretende una carambola múltiple: la autopista que no consiguió y la empresa que la posee, amén de situarse entre los cinco primeros grupos de infraestructuras del mundo. Por lo pronto quiere cuatro puestos en el consejo- -dice que esperará un tiempo antes de lanzar una opa- -y se permite el lujo de recomendar a Eiffage que compre activos de Suez. La llegada de las constructoras al sector eléctrico fue refrendada por ACS al comprar el 33 por ciento de Fenosa. Pero su principal escollo son los trabajadores de Eiffage, que tienen el 20 por ciento de la compañía. También el multimillonario belga Albert Freré, viejo conocido de Sacyr cuando su entrada en Vallehermoso, con un 6 por ciento de la gala. Estamos ante una generación de gestores que, al igual que los del Santander o los de Telefónica, que han comprado Abbey y O2 en Reino Unido, quieren compensar riesgos en Iberoamérica y en el Este y crecer en Europa. No hay día en que en la City o en París no se hable de los últimamente muy hostiles conquistadores españoles, siempre dispuestos a crecer. D Procesión de la Hermandad de La Lanzada, en Sevilla no preferiría hablar siempre de las crucifixiones como hechos culturales que refieren a los terribles modos de tortura y muerte de siglos pasados, y presuntamente menos civilizados que éste. Sin embargo, las modernas formas de mercantilismo cultural, intelectual y existencial nos llevan a otras formas de martirio y persecución absolutamente contemporáneas y referenciadas en nuestra prensa diariamente. La naturalidad con la que damos por normales comportamientos circundantes, cuando no lo son, avisa de la degradación cultural, en el sentido más amplio y antropológico, por el que estamos transitando como otro camino de cruz contemporáneo. El ciudadano conforme libro del pensador y filósofo Justo Zambrana, analiza las causas que han conducido a la extinción de la modernidad y de los ideales políticos que la acompañaron. Se pregunta por qué el progreso, la fe en la ciencia o la ética del trabajo han dejado de estructurar las sociedades del siglo XXI, a la vez que narra los vacíos de una sociedad que ha renunciado a construir su futuro confiando esa tarea al automatismo de los mercados. El mundo de nuestros días se ha vuelto autorreferente. El pasado y el futuro se han contraído en el presente y el único valor vigente es el poder y su derivado: el éxito Las responsabilidades al respecto salpican a la clase MILLAN HERCE Vía Crucis Cultura M. FRANCISCO REINA U Las modernas formas de mercantilismo cultural, intelectual y existencial nos llevan a otras formas de martirio y persecución absolutamente contemporáneas política, a la ciudadanía conforme que se aliena de su derecho a ejercer su civismo y derechos, e incluso a los intelectuales. Recuerdo a este respecto lo que me decía mi amigo y escritor Raúl del Pozo, curtido ya en estas batallas: Si quieres tener éxito, ten pocos principios y muy flexibles Lo decía al respecto de implicaciones personales sobre sucesos políticos y sociales en los que me involucré sin miramientos sobre su idoneidad para mi carrera literaria o no. Quizá porque como Don Quijote, y tal vez por el mismo mal de la lectura, siento que la labor de un creador es tomarle el pulso a su tiempo y comprometerse con él, tal y como arengaba Ortega y Gasset pidiendo hace ya más de un siglo que los filósofos bajasen a la plazuela a mezclarse con la gente y ayudarla. En este sentido, también apunta Justo Zambrana cómo la cultura ha consistido sobre todo en frenar este corcel- -entiéndase el poder- El derecho, las grandes filosofías y, sobre todo, las grandes religiones fueron sus antídotos. La inteligencia ha sido una prolongación de la mano al servicio del homo habilis. Más allá de esta inteligencia operativa, en un rincón del alma, el espíritu ha sido capaz de decir no. Este acto negativo es una (Pasa a la página siguiente)