Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 4 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Grace Kelly Con ella llegó el glamour Se cumplen 50 años de la boda del Príncipe Rainiero de Mónaco con Grace Kelly, una mujer de cine que representó su papel de princesa a la perfección y que fue la precursora del concepto llamado glamour POR CARMEN FUENTES. FOTOS: ABC H ay quien dice que las chicas guapas sólo se casan con príncipes en las películas de Walt Disney, pero no es así porque eso fue lo que le pasó a Grace Kelly, la más importante de las rubias actrices de Hitchcock, su musa, su fuente de inspiración. Con su porte delicado y aristocrático, su gélida mirada y su elegancia innata y sexy, supo enamorar desde la pantalla a los hombres de medio mundo y conquistar, como en los cuentos de hadas, no sólo al joven y apuesto soberano de un Principado en la fastuosa Costa Azul y darle todo el boato y esplendor que jamás tuvo, sino ser reflejo de las miradas femeninas de otro medio mundo que veían en ella su ideal de mujer. El matrimonio de Rainiero III con Grace, la actriz nacida para princesa, llenó de glamour a los Grimaldi, una de las dinastías más antiguas de Europa, y con ella comenzó ese género de prensa amable y elegante que Grace protagonizó y supo mantener como nadie (ni siquiera su hija Carolina la iguala) durante toda su vida. Género al que se sumaron otras bellísimas mujeres con sofisticación, belleza y encanto que encarnaban esa vida de amor y lujo a la que todos aspiramos. Hablamos de Jackie Kennedy- Onassis, la emperatriz Soraya, Farah Diba, Ira de Furstenberg, la Begum, Wallis Simpson, Cocó Chanel y, más adelante, Noor de Jordania, Lady Diana Spencer, Carolina de Mónaco, Rania de Jordania... y un puñado de actrices del Hollywood de su época. Mujeres que eran las reinas de una incipiente prensa rosa, espejo en el que se miraba cualquier burguesita de provincias europea o americana de clase alta con aires de grandeza. Ellas fueron el reclamo de la moda, de la belleza y del lujo. Y Grace Kelly, la precursora, porque creó es- Lideraba el ideal de belleza, elegancia, empaque y encanto que también tuvieron otras mujeres como Jackie Kennedy, Soraya, Farah Diba, Noor de Jordania o Lady Di tilo y tendencias. El boom de la moda, con Christian Dior a la cabeza, se fijó en ella y Grace le juró fidelidad. Más tarde, la firma Hermès diseñó para ella el kelly el bolso estandarte de la casa, el sueño de cualquier mujer y el complemento femenino más copiado del mundo. Si Grace sacaba un peinado, un pañuelo o unas gafas, al minuto los convertía en moda y todas esas mujeres la seguían. Lo mismo pasó con Jackie Kennedy, un icono de elegancia no sólo en América sino en medio mundo, porque su estilo tenía el chic francés. Fue la reina de América. La Princesa de Mónaco siempre tenía brillo propio allá donde estuviese y con quien estuviese, incluso junto a su rival americana Jackie Kennedy. Ambas aparecen en esta foto con Sinatra Su boda, un impacto televisivo Grace inauguró una etapa de la que el próximo miércoles se cumplen 50 años, cuando en la catedral de Mónaco, una plebeya americana y actriz de Hollywood, -aunque hija del rey del ladrillo dio el sí, en unos esponsales, por supuesto de película, al apuesto monarca de un Principado que vivía del casino y de la evasión de impuestos. A partir de entonces y con Grace Kelly en la Ro-