Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 DOMINGO 16 4 2006 ABC Internacional Romano Prodi hacía ayer un alto durante su ejercicio diario en un parque de Bolonia EPA El Gobierno italiano ocultó durante tres días que los votos impugnados eran sólo 5.266 No podrían dar el vuelco a la victoria de Romano Prodi en la Cámara por 25.000 sufragios de la coalición del centro izquierda exige disculpas a Berlusconi por sembrar la confusión y por asegurar que hubo chanchullos en el recuento electoral JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Como en una república bananera, el Ministerio del Interior italiano ocultó deliberadamente durante tres días el verdadero número de los votos impugnados para permitir a Silvio Berlusconi continuar con su estrategia de desgaste preventivo de Romano Prodi, al negarse a reconocer su victoria electoral. El número de papeletas en liza no era de 82.000, sino de tan sólo 5.266, un número incapaz de alterar la victoria de Prodi. Éste continúa tomándose unos días de descanso en Bolonia, y ayer se limitó a comentar que Berlusconi debe reconocer los hechos y, después de lo que ha dicho sobre los chanchullos debe b El líder pedir disculpas. Yo deseo una feliz Pascua a todos, esperando que esto se resuelva pronto y se pueda comenzar a trabajar por el futuro Si la recta final de la campaña fue la mas injuriosa que se recuerda, e incluso la más grosera desde que Berlusconi llamó gilipollas a todos los italianos que no le votasen, el escrutinio batió un record de lentitud- -con un total de 26 horas- -y el post- escrutinio está arrojando nuevas sorpresas que los ciudadanos no esperaban encontrarse en un país europeo. El pasado martes, cuando Berlusconi acusó al centro izquierda de cometer muchos chanchullos y pidió un riguroso recuento de votos, el primer ministro se refirió a millones metiendo en el caldero los votos nulos, que en realidad habían sido un 60 por ciento menos que los de las elecciones de 2001, y a los que no habían presentado objeción alguna los interventores de ambas coaliciones en cada colegio electoral. Según los datos del Ministerio del Interior, la coalición de Prodi resultaba vencedora en la Cámara de Diputados por una ventaja de 25.224 votos lo que asigna automáticamente una holgada mayoría de 340 diputados sobre un total de 630 a la coalición vencedora. Prodi resultaba vencedor también en el Senado por un estrecho margen de sólo tres escaños, pero como la asignación se lleva a cabo por regiones, un recuento de los 39.822 votos impugnados para la Cámara Alta no podría alterar el resultado. Todos lo sabían En cambio, los 43.028 votos impugnados para la Cámara Baja podrían dar un vuelco a la tortilla si, efectivamente, la coalición de Berlusconi conseguía encontrar en ellos suficientes papeletas válidas para superar la ventaja de 25.224 alcanzada por Prodi. La cifras de votos impugnados para cada Cámara fue suministrada por el Ministerio del Interior el martes y permaneció sin cambios hasta el viernes, cuando el Ministerio colgó en su pagina web un escueto comunicado que rebajaba el numero de votos impugnados a 2.131 para la Cámara de Diputados y 3.135 para el Senado, unas cifras extraordinariamente bajas e incapaces de cambiar nada. Según el Ministerio, el error consistió en haber contado como votos impugnados un determinado número de papeletas nulas o en blanco Cualquiera puede cometer un error. El problema es que el Ministerio del Interior se dio cuenta del suyo ya el martes por la noche, pero el ministro Giuseppe Pisanu no lo comunicó a los ciudadanos porque se lo impedía Silvio Berlusconi. Pisano se limitaba a repetir no comment mientras los partidos aliados de Berlusconi se separaban claramente de su estrategia de negar la victoria de Prodi, puesto que cada uno tenía los datos de sus propios interventores y sabían que todo era un error. Berlusconi, sin embargo, continúa