Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 4 2006 Nacional 17 El PP contrapone el consenso de 1978 a la exaltación republicana de la izquierda El Grupo Popular propone dar la vuelta en el Congreso a la iniciativa de IU que 2006 sea año de la concordia en lugar de de la memoria histórica como IU negocia con PSOE, nacionalistas e independentistas A. C. MADRID. El Partido Popular ha decidido contraponer la Constitución de 1978 y el llamado espíritu de consenso de la Transición a la nostalgia por la II República y el Frente Popular que destilan las iniciativas parlamentarias de IU- -presentada ya- -y del PSOE- -anunciada para este periodo de sesiones- -sobre lo que los partidos de izquierda, nacionalistas e independentistas denominan memoria histórica Mientras el PSOE intenta mezclar la reivindicación de la etapa republicana con el reconocimiento de la Transición en sus enmiendas a la proposición de ley de Izquierda Unida sobre el asunto, el Grupo Popular propone dar la vuelta a la iniciativa de la coalición que encabeza Gaspar Llamazares y que se tramitará este mes en el Congreso. b La oposición postula Llamazares dice que ha llegado la hora de reivindicar la III República EFE GRADO (ASTURIAS) El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, aseguró el viernes, aniversario de la proclamación de la II República, que es la hora de reivindicar la tercera desde las fuerzas de izquierda que no sólo se conforman con el carácter electivo de todos los cargos y que quieren que este país avance en justicia social y en democracia Llamazares hizo esa proclama antes de participar en un acto de homenaje a la II República celebrado en el Ayuntamiento de Grado, localidad situada a unos 30 kilómetros de Oviedo, en el que el dirigente de IU izó la bandera republicana junto a las que ya ondeaban en el balcón del Ayuntamiento, la nacional y la de Asturias. También sonó el himno republicano y el del Principado en un acto que fue seguido por un centenar de personas. Llamazares sostuvo que todavía no se ha producido la necesaria memoria y reparación de los republicanos y antifranquistas y hay que hacerlo para reconciliarnos con nuestra tradición democrática Si la II República desembocó en el enfrentamiento entre las dos Españas y la Guerra Civil, el PP propone el cambio del primer artículo de la proposición de ley- -dirigido a que este año sea de exaltación de aquel régimen- -por el siguiente: Se declara el año 2006 como Año de la Concordia en homenaje y reconocimiento a la Constitución de 1978, instrumento y símbolo de la reconciliación nacional En la exposición de motivos, el partido de la oposición apela a un acuerdo de la Comisión Constitucional del Congreso, aprobado por unanimidad el 20 de noviembre de 2002, en el que se calificaba a nuestra actual ley de leyes de Constitución de la Concordia, ya que intentó poner punto final a un trágico pasado de enfrentamiento civil entre los españoles Los viejos errores También se recuerda en dicho texto que en 1978 hubo una generación de españoles que decidió no volver a cometer los viejos errores y prefirió mirar hacia delante y apostar, con un generoso impulso de reconciliación, por un nuevo sistema democrático para que nunca más hubiera dos Españas irreductiblemente enfrentadas Por todo ello, siempre con la misma idea de conmemorar el consenso de la Transición en vez del régimen que desembocó en la guerra, el Grupo Popular sostiene que cuando se cumplen setenta años del comienzo del conflicto bélico entre españoles, se hace necesario recordar el indiscutible papel de la Constitución de 1978 como instrumento de reconciliación El PP termina por advertir de que en toda iniciativa que se lleve a cabo para las celebraciones sobre la memoria histórica y que reciba el apoyo de las instituciones se debe evitar que sirva para reavivar viejas heridas o remover el rescoldo de la confrontación civil Los socialistas, en sus enmiendas, rechazan la pretensión de Izquierda Unida de considerar que la II República sea declarada antecedente del actual régimen democrático, pero en ellas se mezcla el homenaje y reconocimiento a las víctimas de la represión de la dictadura franquista con el de aquellos que hicieron posible con su esfuerzo la Constitución de 1978.