Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 16 4 2006 ABC Nacional Iruín, asesor de ETA en otros procesos, negocia con el Gobierno la legalización de Batasuna El Ejecutivo mantiene contactos paralelos con emisarios de Josu Ternera para finiquitar la banda b Las gestiones ya en marcha se realizan a través de intermediarios, aunque se cree que el letrado y el ministro del Interior se reunirán para afrontar la recta final J. MOLINA J. PAGOLA MADRID. El abogado Íñigo Iruín, asesor de ETA en anteriores procesos de negociación, ejerce ahora como interlocutor de Batasuna en las conversaciones que lleva a cabo con el Gobierno para conseguir su legalización y poder presentarse a las próximas elecciones de 2007. Paralelamente, el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero mantiene contactos con emisarios del dirigente José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera dirigidos a finiquitar la banda terrorista. El regreso a la legalidad de lo que aún es Batasuna constituye en el actual contexto uno de los objetivos prioritarios del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) incluida su vanguardia esto es, ETA. Para conseguirlo ha recurrido a Íñigo Iruín, encargado de la ingeniería jurídica que allane el camino para que el partido de la izquierda abertzale acceda de nuevo a las instituciones. Su regreso exigiría a la coalición refundarse en una nueva formación política. Es el Ministerio del Interior el organismo encargado de inscribir en el registro de asociaciones a los nuevos partidos y también de impulsar su ilegalización. Hasta el momento, las negociaciones ya en marcha se realizan a través de intermediarios, aunque no se descarta que en un futuro se reúnan el nuevo titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, e Íñigo Iruín, para afrontar la recta final. Iruín y Ternera que coincidieron en el Parlamento vasco, son piezas clave en la negociación con el Gobierno TELEPRESS Negociador incombustible El letrado, que lleva más de 20 años desempeñando labores clave en la izquierda abertzale, se ha labrado calificativos como duro negociador -asesoró a Antxon en las conversaciones de Argel- incombustible -salió indemne de investigaciones que le apuntaban como jefe de ETA y gestor del impuesto revolucionario o abogado para las grandes ocasiones -abandonó progresivamente la asistencia letrada de los presos etarras para asumir la defensa de los intereses de Batasuna, Egin y Egunkaria Pese a ello, es el rostro amable el dirigente civilizado de la izquierda abertzale, lo que le ha facilitado también ejercer como interlocutor en las negociaciones con el PNV. Incluso, desde hace años, mantiene una vía de diálogo permanente con Joseba Egibar, con independencia de que las relacio- El Ministerio que gestiona Rubalcaba es el competente para inscribir en el registro a los nuevos partidos Batasuna, que seguirá con Otegi como imagen visible, podría hacer una apuesta por la vía política para superar la exigencia legal nes entre nacionalistas y abertzales estén en horas altas o bajas. Pero Iruín es un político versátil que sabe adaptarse a las coyunturas concretas. Fue duro en las conversaciones de Argel- aquí no se quita ni una coma decía a Antxon para que no ce- diera a las pretensiones del Gobierno- más pragmático en la tregua trampa de Estella- -cuando se reunió en Burgos con emisarios de Aznar- pero también disidente cuando, en una de sus etapas más agresivas, Herri Batasuna elaboró la ponencia Oldartzen que defendía la socialización del sufrimiento. Iruín, entonces, pasó a la reserva aunque sin llegar a irse, al contrario que Txema Montero, Iñaki Esnaola y, más recientemente, Patxi Zabaleta. Su misión ahora es lograr, contrarreloj, que Batasuna, proscrita por la UE como grupo terrorista e investigada con lupa por el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando GrandeMarlaska, pueda concurrir a las próximas elecciones municipales, y forales en Navarra, previstas para 2007. La pretensión de la coalición es presentarse con su actuales estatutos y denominación. Por si acaso, mantiene en la recámara una lista de unos cinco nombres, que incluirían al menos dos términos, uno de los cuales sería Batasuna, de forma que pudiera superar el requisito y, al mismo tiempo, salvar los trastos Sin embargo, tal y como adelantó ABC el pasado día 10, el Ejecutivo se va a mantener firme y, como primera medida, le va a exigir que elabore unos nuevos estatutos que reflejen el rechazo al terrorismo y la aceptación de la legalidad. Las fuentes consultadas consideran que Batasuna, al frente de la cual Otegi seguirá manteniendo la cabeza visible, podría proclamar una apuesta por la vía política similar a lo que hizo con motivo de la oferta de Anoeta. En un escenario de ausencia de violencia, no se vería en la tesitura de tener que condenar un día sí y otro también el terrorismo. Los mismos medios creen que el cambio de nombre, aunque fuera total, sin conservar el término Batasuna, no tendría por qué suponerle un obstáculo insalvable, ya