Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 16 4 2006 ABC KOFI ANNAN Secretario general de Naciones Unidas No veo qué puede resolver una acción militar contra Irán El máximo dirigente de la ONU confía en que nos encontremos en el principio del fin de ETA pero subraya que es preciso ser moralmente muy claros frente al terrorismo y asegura que sólo si se acepta este principio se puede triunfar sobre la violencia TEXTO ALFONSO ARMADA FOTO J. M. SERRANO SEVILLA. Aprovechó Kofi Annan su reunión en Madrid con los responsables de las instituciones de la ONU para tomarse unos días de descanso en la Hacienda Benazuza, antigua alquería árabe en Sanlúcar la Mayor, un exquisito hotel asociado al arte culinario de El Bulli. Entre naranjos que rezuman azahar, una alberca y pájaros cantores ajenos a los conflictos que atenazan el mundo, el secretario general de la ONU recibió a este periódico. Nacido en Kumasi, Ghana, hace 68 años, celebró su cumpleaños en La Granja segoviana, donde recibió una tarta con una vela de manos del ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Annan quiere creer que lo que revela la Prensa sobre una acción preventiva de EE. UU. contra Teherán son especulaciones y sigue apostando por la vía negociadora. Todavía lidia con los malos tragos que le hizo pasar la comisión encabezada por el ex presidente de la Reserva Federal de EE. UU. Paul A. Volcker, que el mismo Annan nombró para esclarecer las sospechas de malversación del programa petróleo por alimentos. Aunque el informe le eximió de toda responsabilidad, sí criticó la gestión del programa y dejó en feo lugar al hijo del secretario general. Annan mira directamente a los ojos de su interlocutor, no baja la vista: no intimida, pero tampoco se deja descifrar. A ocho meses de concluir su mandato y a medida que avanza la conversación, adopta un tono más reconcentrado, una suerte de melancolía shakespereana en la voz, como un actor que interpreta por última vez un papel que le ha sido muy querido. The Washington Post asegura que la Casa Blanca prepara una acción militar contra Irán. ¿Es otro ejemplo de ataque preventivo sin contar con la ONU? ¿No ha aprendido Washington ninguna lección de los errores cometidos en Irak? -Creo que la cuestión está siendo adecuadamente manejada por el OIEA. Sigo creyendo que la mejor solución es la negociada, y no veo qué resolvería una operación militar. No vemos la necesidad de adoptar acciones que puedan empeorar una atmósfera ya bastante recalentada. Espero que prime el espíritu negociador y que la opción militar sea sólo fruto de la especulación. -Desde 1992, Marruecos bloquea GUANTÁNAMO Lo mejor que se puede hacer es cerrarlo IRAK La presencia de fuerzas extranjeras en cualquier país provoca una reacción nacionalista. Aunque hay quienes creen que una salida precipitada empeoraría la situación SAHARA Las Naciones Unidas no pueden imponer una solución. A partir de un complicado enroque, entre todos estamos buscando una solución pactada CONFLICTO PALESTINO Hamás tendrá que tomar decisiones difíciles y medidas concretas para que la comunidad internacional siga colaborando el referéndum sobre el futuro del Sahara. ¿No hay más opción que esperar que los poderosos rectifiquen o tiene la comunidad internacional- -y sobre todo la ONU- -otras vías para imponer una solución justa? -Sinceramente, la ONU no puede imponer una solución. Y eso explica por qué hemos intentado de manera muy intensa una solución mutuamente aceptable. Eso es lo que intentaron mis enviados especiales, como el ex secretario norteamericano de Estado, James Baker, que durante casi siete años trató de conseguir un acuerdo, y lo que ahora prosigue mi nuevo representante personal, Van Walsum. Partimos de un complicado enroque: el liderazgo del Sahara Occidental insiste en la autodeterminación, que fue parte del acuerdo que las dos partes aceptaron, mientras que Marruecos hace hincapié ahora en la concesión de autonomía. Entre estas dos opciones, la comu- nidad internacional trata de alcanzar una solución pactada. Esto lleva su tiempo, pero sigo confiando en que tengamos éxito. ¿Cómo se debe combatir el terrorismo? ¿No podría ser que Guantánamo e Irak estén alimentando a la bestia? -La presencia de fuerzas extranjeras en cualquier país provoca una reacción nacionalista, y en ese sentido hay que reconocer que esa presencia en Irak es un problema. Al mismo tiempo, se tiene la sensación de que ese despliegue puede servir para mejorar las cosas. Nos enfrentamos a dos argumentos sobre la mesa: el de quienes dicen que las tropas extranjeras no favorecen la pacificación, y el de quienes consideran que una salida precipitada no contribuiría a tranquilizar el país. Es uno de esos casos en que ninguna salida es del todo buena. Pero todavía albergo la confianza de que se pueda crear un verdadero Ejército nacional que actúe en favor de un Irak unido. Es evidente que en estos momentos el panorama no es nada bueno. La situación que vive Irak, con una constante inseguridad para sus habitantes, es inaceptable. ¿Y Guantánamo? -Recuerde el informe elaborado por un relator especial de las Naciones Unidas, que hizo consideraciones muy graves. Varios de nosotros hemos declarado que lo mejor que se podía hacer con Guantánamo era cerrarlo. -La ONU y la UE piden a Hamás que renuncie a la violencia. La Hoja de Ruta está peor que en ruinas. Israel está terminando su ilegal muro y mantiene sus asentamientos. ¿Por dónde empezar de nuevo? -No es sólo el Cuarteto (la ONU, la UE, EE. UU. y Rusia) el que exige a Hamás una renuncia explícita de la violencia. El Consejo de Seguridad ha reiterado sus resoluciones que hablan de paz a cambio de territorio. Está claro que Hamás es ahora responsable de los territorios, ha dejado de ser un movimiento al margen del sistema. Ahora es la Autoridad Palestina, ha de asumir sus responsabilidades, y tendrá que adoptar medidas concretas y tomar decisiones difíciles para que la comunidad internacional siga colaborando con ellos. Me gustaría añadir que las autoridades israelíes no deberían cerrar la puerta a las negociaciones, y creo que el nuevo primer ministro dará pasos en ese sentido. Aunque la retirada de Gaza se hizo de forma unilateral, creo que la retirada final y el establecimiento de las fronteras no se puede llevar a cabo sin negociaciones. ¿Están la ONU y le UE pagando su deuda con la olvidada República Democrática de Congo ayudándole a celebrar sus primeras elecciones libres desde la independencia? -Congo va a celebrar sus primeras elecciones democráticas después de 45 años, lo que significa que hay hombres y mujeres que han alcanzado esa edad sin haber tenido jamás la oportunidad de votar. La gente está muy animada ante la posibilidad de ejercer por primera vez sus derechos democráticos. Es un país casi tan grande como Europa Occidental que carece casi por completo de infraestructuras. Por eso, además de los desafíos políticos que implica el proceso, hay gigantescos desafíos logísticos. Pero somos optimistas. La mayoría de los partidos han aceptado nuestros presupuestos, salvo (el histórico opositor Etienne) Tshisekedi, que renunció a participar. Tuve la oportunidad de entrevistarme con él. Pero es-