Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 16 4 2006 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES ES PRUDENTE TEMBLAR JACOB M. HASSÁN España como una aculturación traumática, gracias a la L lunes pasado murió el profesor Jacob M. Hascerteza de haber conservado el español durante el prosán. No por temida resultó menos amarga e inlongado destierro. Cambiaron, eso sí, los dialectos jutempestiva la noticia de su fallecimiento. Me deoespañoles de Tetuán, Tánger o Larache por el espaunían a él veinticinco años de amistad y, por mi parte, de ñol urbano de Ceuta y Melilla, Granada, Sevilla o Masincera admiración. No abundan los maestros espléndidrid, aunque a lo largo de varias generaciones siguieron dos (la esplendidez combina la sabiduría y la generosicultivando, en el ámbito familiar e íntimo, la jaquetía, dad) y Jacob lo fue en grado sumo. Ceutí de 1937, perteneno ya como dialecto, sino como un repertorio de cía a la hornada de jóvenes profesores que, en los términos y locuciones de gran fuerza emotiva, a sesenta, emprendieron la renovación de los métola manera de la havertá de los judíos piamonteses dos filológicos, preservando al mismo tiempo la que ha evocado en sus obras Primo Levi. continuidad de las tradiciones más valiosas de la La propuesta de normalización ortográfica del anteguerra. Supieron ser discípulos y eso los conjudeoespañol que defendió Jacob M. Hassán tervirtió, a su vez, en excelentes formadores. minará por imponerse frente a la anarquía capriLa figura de Jacob M. Hassán preside el brillanchosa de una residual que se esfuerza en distantísimo desarrollo de los estudios sefardíes en EsJON ciar arbitrariamente la lengua española de sus vapaña durante gran parte de la segunda mitad del JUARISTI riedades habladas durante cinco siglos en la diássiglo XX (vale decir la madurez de dichos estupora sefardí. Pero el medio académico español y, en pardios, liberados del lastre romántico que entorpeció su ticular, el CSIC, en el que tantos años trabajó, aún tienen arranque) Su arraigo en una tradición cultural multiseotra deuda pendiente con el profesor Hassán: la publicacular- -la de las comunidades judías del Magreb- su ción unitaria de su obra, dispersa hoy en revistas espepertenencia a lo mejor de la cultura española contempocializadas y actas de congresos. Porque Jacob sacrificó ránea y su apertura a la alta cultura académica internacualquier posibilidad de encumbramiento personal a la cional lo convirtieron en paradigma individual de una formación de un plantel de investigadores de primera historia colectiva: la de los descendientes de los judíos de fila, presentes hoy en universidades españolas y amerilas ciudades del norte de Marruecos, herederos de la rica canas, en los países balcánicos y en Israel. Fue un maescultura local que surgió de la fusión de los grupos autóctro espléndido, duro, y exigente, que suscitó discípulos tonos de religión judía y de los expulsos españoles que en varias generaciones. Convertir a un alumno en discíllevaron con ellos al exilio la lengua de Castilla. Desde pulo no es tarea sencilla: requiere técnica, destreza profemediados del siglo XIX, estas comunidades fueron asensoral, pero, sobre todo, autoridad ¡claro que sí! persevetándose paulatinamente en territorio español (o en paírancia y entrega. Jacob tenía todas estas cualidades. Las ses trasatlánticos de lengua española) La experiencia hizo fructificar en otros con amor e inteligencia. histórica de su comunidad de origen condicionó decisi Era un profesor, ya ves. Esa era su vocación: enseñavamente el pensamiento lingüístico de Jacob M. Hasba. Somos un pueblo de profesores. Durante milenios, sán. Contra lo que es todavía un prejuicio extendido en los judíos han dado y recibido enseñanza. Sin enseñancírculos académicos y literarios sefardíes de Francia, za, los judíos habrían sido algo imposible Estas palaTurquía e Israel, Hassán sostuvo que el judeoespañol, bras de Saul Bellow sobre su Ravelstein podrían resuaun en sus variedades geográficamente más alejadas de mir la vida de Jacob M. Hassán, español, judío, filólogo, la península ibérica, nunca dejó de ser parte de la lengua erudito: maestro. Y también amigo querido, tierno cascaespañola. Partía de la conciencia de continuidad lingüísrrabias e ironista inolvidable. Que su sejut mos alcance. tica de sus ancestros, que no vivieron su reintegración a M E ocurre lo mismo, salvando las distancias, que a George Bernard Shaw. El hombre es el único animal ante el que siento un miedo intenso y profundo. Las fieras tienen el límite de su propio instinto y, generalizando, solo comen cuando las azuza el hambre y únicamente atacan, como respuesta defensiva, espoleadas por el miedo. El hombre supera los límites de la conducta animal cuando se instala en el poder. A partir de ese momento, especialmente si no va bien equipado con el freno de unos supuestos éticos concretos y una ideología determinada, tiende a desbordarse y, sin fronteras, pasa a ser capaz de las mayores vilezas. M. MARTÍN Los últimos éxitos soFERRAND cialistas sirven como demostración para la tesis que apunto más arriba. En Cataluña, por ejemplo, tras la última victoria electoral de CiU, el PSC, para no perder un poder que ya veía al alcance de la mano, pactó con ERC, un partido radicalmente contrario a los supuestos políticos que cabe entender entre los herederos de Pablo Iglesias. El tándem Maragall- Montilla abdicó de un siglo de tradición y, habiendo ya perdido la O de Obrero, no tembló ante la posibilidad de perder también, con una alianza radicalmente antiespañola, por separatista, la precisión de la E en la sigla de la que toman la franquicia socialista. La misma peripecia, ampliando el ámbito de la contemplación, la repitió José Luis Rodríguez Zapatero para alcanzar su sillón de La Moncloa. También renunció al sentido histórico y profundo de la E de su partido para subir el peldaño de la mayoría suficiente y confortable con la ayuda del delirante muestrario del tripartito catalán. De ahí, que no hay mercancía sin coste, se deriva el nou Estatut que, pendiente de sus trámites finales en las Cortes y en la calle, constituye una seria amenaza para, sin llegar al tremendismo de la ruptura de España entrar en el destrozo de la Constitución del 78. Lo que ahora parece, ya asomados a la segunda mitad de la legislatura, es que Zapatero, animado por los resultados de la fórmula socialismo más separatismo trata de repetir la jugada catalana en el País Vasco. El alto el fuego determinado por ETA marca el inicio de un juego peligroso que, siempre visto desde sus síntomas, amenaza seriamente a la estructura territorial de España marcada en el Título VIII de la Constitución con la puesta en circulación, por si cuela, de la peregrina hipótesis, insostenible en la Historia y caprichosa en la Geografía, de una aproximación de Navarra al País Vasco. De ahí mi miedo. Cuando la política arranca de sólidos principios morales e ideológicos, la cosa puede ir mejor o peor, pero no en contra de los supuestos fundamentales. Zapatero, instalado en un alarmante revisionismo histórico, no luce esos valores que generan sosiego y lo prudente es ponerse a temblar. E