Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 4 2006 Espectáculos 53 Matador Una extraña pareja EE. UU- Alem. -Irlan. Director: Richard Shepard Intérpretes: Pierce Brosnan, Greg Kinnear ANTONIO WEINRICHTER Pierce Brosnan, en un fotograma de Matador descripción me dio libertad para cualquier locura. En el libro figuraba un acento de Boston y yo le agregué el mío londinense, que terminó siendo un bostoniano del sur de Londres... La película muestra, con tonos de comedia, a Pierce Brosnan como un asesino a sueldo a punto de jubilarse. Y es durante una de sus últimas misiones que conoce, en México, al hombre de negocios Greg Kenear, invitándolo a ver una corrida de toros que inspira el título The Matador Con el doble sentido de la palabra, mostrando la relación entre dos personas diferentes, la historia plantea varios caminos: ¿Qué haría si un asesino le cuenta los secretos de su profesión? ¿Realmente le gustaría saberlo? ¿Aprovecharía sus servicios? ¿Se puede volver a una vida normal después de algo semejante? Las respuestas sólo pueden responderse después de ver la película, con la gran sorpresa del final. Pero todavía hay partes que podemos comentar... ¿La toma donde solamente aparece con botas y ropa interior, en medio del lobby del hotel, también fue idea suya? -Debo haber tomado demasiado tequila la noche anterior (se ríe) Aquella escena terminó identificando el estilo de la película, porque queda registrada en la memoria. En el texto figuraba que mi personaje pasaba por una crisis con su confianza y llega a perder los nervios cuando se levanta de la cama y borracho quiere ir a nadar con ropa interior. La filmamos en el lobby del mismo hotel donde yo había estado viviendo las últimas doce semanas. ¿Aprendió bien el español en los tres meses que estuY a lo mejor, vo en México? también- -Apenas si puedo hablar bien el inglés... Tovuelva al dos me saludaban juego de Buenas tardes Señor espías, al Brosnan y también menos una Buenas tardes Señor Bond Pero le sigo convez más tando: Yo todavía no me había sacado la bata de baño cuando el director dijo que no podíamos hacerla, porque había demasiada gente. Dijeron que me quedara con la bata, al estilo James Bond y a mi me pareció muy aburrido. Entonces pensé quedarme con las botas puestas, porque sonaba bastante tonto. La diseñadora de vestuario terminó comprando unas italianas muy ridículas, con taco y cierre. Igual pensé que así no podía filmarla. Pedí que me dieran un cigarro, una cerveza. Y apenas dijeron Acción la filmé (sin bata y semidesnudo) La gente que se ve atrás es de verdad, pero no saben que los estábamos filmando. Imaginaban que Pierce Brosnan estaba filmando una película de James Bond. Igual, no necesitamos más de dos tomas. Gusta, porque toma a la gente por sorpresa. -El director cuenta que el libro se lo había mandado apenas como un ejemplo ¿Qué le llevó a decidirse por una película así? -Parecía una obra de teatro. Me hizo reír, no sabía a donde iba, desde la primer página. Cuando vi que este hombre se pinta las uñas, me imaginé en su piel (riéndose) No es que yo me pinte las uñas, pero habiendo construido mi imagen de agente secreto con James Bond, una película así me llevaba de vuelta al comienzo de mi carrera, como actor. ¿También es el productor de la película? -Si no la hubiera filmado con mi propia compañía, no creo que nadie hubiera estado interesado en contratar a Brosnan para una película así. También me gustó el buen corazón que muestra cierta humanidad en medio e aquí una honorable adición al subgénero de los buddy movies las películas de colegas que tanto prodigaba el cine americano en los años 70. Una de sus premisas básicas que podríamos rastrear hasta el Quijote (ahora que se puede volver a mencionarlo) es que los dos miembros de la pareja sean distintos o incompatibles y que en el curso de su peripecia o trayecto se acaben influyendo mutuamente. La regla se cumple. Pierce Brosnan tiene licencia para matar (le pagan por eso) pero, a diferencia de su anterior encarnación del atildado James Bond, es un hombre amargado y excéntrico y está profundamente solo. Greg Kinnear- -que siempre resulta atildado- -es un ejecutivo ansioso e ingenuo pero, básicamente, un buen tipo; parece una variación sobre el Jack Lemmon de El apartamento Está claro lo que el misterioso mercenario y el yuppy sin secretos pueden ofrecerse respectivamente: un sentido de decencia humana y un toque de trepidación aventurera. Y eso es lo que intercambian, además de una improbable pero genuina amistad: estos dos hombres se gustan de verdad, dándose la circunstancia de que el más desconfiado es el ejecutivo; el killer se agarra a él como un naúfrago en una isla desierta. No es una película de acción- -las escenas de ejecución son estrictamente funcionales- -sino un estudio de caracteres que depende decisivamente del toma y daca dentro del plano entre dos actores que no pasan por geniales y que además actúan en carácter con su imagen habitual; pero rara vez ha sido más placentero ver su trabajo en un pantalla. H de tanto caos. ¿Qué importancia conlleva producir una película propia, como actor? The Matador es la quinta película que produzco y es muy importante. La producción propia es la columna vertebral de mi carrera, porque sino, todavía estaría en casa sentado, esperando que sonara el teléfono. Y yo entré en este negocio para filmar películas. También amo el escenario, el teatro. La actuación siempre me pareció algo mágico. Y como productor logro la posición de elegir el guión y la gente con la que quiero trabajar. Pinto mi propio cuadro. Me gustaría hacer más comedias románticas; ciencia ficción. Y a lo mejor, también vuelva al juego de espías, al menos una vez más.