Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Espectáculos VIERNES 14 4 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO entrevista a PIERCE BROSNAN actor Quiero volver a ser vanidoso El actor irlandés, marcado por su paso por la saga cinematográfica de James Bond, vuelve a la gran pantalla con dos películas, Matador y Seraphim Falls En la primera, que se estrenó anteayer en España, interpreta a un asesino a sueldo a punto de jubilarse FABIAN W. WAINTAL LOS ÁNGELES. Aprovechando que en la vida real, Pierce Brosnan jubiló al personaje de James Bond, en cine también está protagonizando historias de criminales demasiado viejos para tanta acción. Ya había filmado con Salma Hayek la película El gran golpe sobre un ladrón de joyas retirado en una isla paradisíaca. Y con la nueva producción The Matador ahora interpreta un asesino a sueldo que enfrenta el dilema del reemplazo juvenil. Personalmente, Pierce Brosnan no es para nada viejo, aunque se lo ve bastante diferente, cuando entra a la suite 1528 del Hotel Four Seasons en Beverly Hills. Con 52 años, camisa negra, jeans y botas, toma impulso con la mano derecha, para estrechar el cordial saludo y mirando directamente a los ojos, para nada dice la famosa frase Mi nombre es Bond En cambio, justifica una larguísima barba canosa que trae: Estoy filmando una película de vaqueros, el western Seraphim Falls Y por eso me ves así ¿Está contento de haber renunciado a las películas del agente 007? ¿Le molesta que no le hayan insistido para seguir? -Ese capítulo de mi vida está cerrado. Estoy contento con la vida que tengo. Guardo los más grandes recuerdos de la década de James Bond. ¿Qué opina del actor Daniel Craig que fue contratado para protagonizar el primer libro Casino Royale de James Bond? -Daniel Craig me parece muy buen actor y le deseo el mejor de los éxitos. -Parecía que al principio le iban a consultar para la elección cuando usted había propuesto a Colin Farrell, como el sucesor. -Yo no sabía lo que estaba pasando, no. Ya se dijo lo suficiente. No quiero hablar de las vacas que pasan por casa. Prefiero conversar sobre mi nueva película The Matador que llega en un momento perfecto para la transición hacia... No lo sé. (Riéndose) La verdad, no lo sé. ¿De verdad no sabe hacia dónde se dirige su carrera? -Nunca supe hacia dónde iba mi carrera. Es lo que más disfruto hoy. Cuando se tiene la seguridad de una serie de televisión como Remington Steele o la serie de películas como Bond, se pierde la preocupación, uno se vuelve demasiado autosuficiente. Es bueno recuperar el deseo de una buena interpretación, especialmente con una película como Matador ¿En algún momento llegó a pelear o sacrificarse por algún personaje determinado? -Nunca estuve tan desesperado. Nunca. No quiero sonar arrogante, pero hice lo común con cada trabajo. Pasé por audiciones, hice pruebas de cámara, todo lo que hace cualquier otro actor. Pero nunca, nunca, nunca tuve grandes necesidades. Siempre fue como un hobby donde además me pagaron bien, apareciendo en el momento correcto, a la hora correcta. Y hoy tengo la misma pasión que solía disfrutar cuando empezaba, a los 24 o 25 años. ¿El alejamiento de Bond muestra también cierta madurez personal al animarse a mostrar las canas sin pudor, sin preocuparse por mantener una imagen de símbolo sexual? ¿Piensa seguir con personajes que demanden más cambios físicos? -Ha descrito mi situación bastante bien. También tengo que ser consciente del paso del tiempo, sin pretender que el reloj se pare. Existe el tiempo pasado, tiempo presente, tiempo futuro. Y al volverme un poco más viejo, siento cierto deseo por los papeles que demandan un cambio físico. Quiero volver a ser vanidoso ahora (Se ríe) Ya imagino el titular Pierce Brosnan quiere volver a las vanidades Por eso me gusta filmar películas como Seraphim Falls o The Matador donde pueda destacar las vanidades y las interpretaciones que hay detrás de mi puerta, sin la imagen perfecta del hombre que conquista la mujer más hermosa. La historia de la vida de Pierce Brosnan no es tan perfecta como muchos imaginan. Habiendo nacido el 16 de Mayo de 1953, en Drogheda (Irlanda) Pierce sufrió el abandono del padre (de profesión carpintero) cuando apenas tenía un año. Ni siquiera mamá May pudo ocuparse de su crianza, pues se marchó a estudiar enfermería en Inglaterra, dejando a su hijo al cuidado de los abuelos y tíos. A los 11 años, se volvieron a reunir, con una mudanza a Inglaterra. Para entonces, la madre se había enamorado de Bill Carmichael, pero antes de casarse le pidió permiso a Pierce. Por supuesto aceptó. Y la primer salida con el padrastro, también resultó ser la primera vez que Pierce Brosnan pisaba un ci- ne, disfrutando nada más y nada menos que de la película Goldfinger del agente 007, en 1964 (el mismo año que había fallecido el creador de James Bond, Ian Fleming) La actuación llegó más adelante, en Londres, cuando a los 20 años Brosnan se inscribió en una escuela de drama, que lo llevó a participar en varias obras de teatro, incluyendo Fulimena de Franco Zeffirelli y The Red Devil Battery Sign de Tennessee Williams. Prediciendo cierto futuro, Brosnan incluso se casó con una de las primeras chicas Bond de la película For your eyes only Cassandra Harris. Igual que en la ficción, Pierce Brosnan también quedó viudo después de diez años de casados. Siguiendo el modelo de su madre, Pierce tampoco se volvió a casar hasta que su hijo Sean le dio permiso para darle el sí a la periodista Keely Shaye Smith, con quien tiene otros dos hijos: Dylan Thomas y Paris Beckett. ¿Qué opina su esposa del cambio físico con el bigote de Matador y la barba de Seraphim Falls -Pensaba regalarle esta barba para Navidad... No le encanta demasiado. Quiere recuperar su hombre. ¿También quiere recuperar cierta imagen de retiro en el Hoy tengo la cine? ¿La jubilación de James Bond tiene misma que ver con el crimipasión que nal retirado que intercuando preta en The Mataempezaba, a dor o el ladrón jubilado que había hecho los 24 o 25 en After the Sunset años con Salma Hayek? -No lo analicé hasta ese punto. Simplemente soy un actor que agradece trabajar. He estado en este negocio durante mucho tiempo y The Matador me llegó como un regalo. Vino justo en el momento en que cambió mi carrera profesional. Y tuve suerte de haber conseguido algo así, cuando estaba decidiendo el camino que iba a tomar, después de James Bond. Tiene mucho humor negro, empuja al público y lo vuelve a traer, constantemente. ¿La palabra retiro entonces, no pasa nunca por su cabeza? -Me tomé un año de vacaciones después de filmar Matador Pensé que había tocado buenos acordes con esa película y me pareció justo tomarme un tiempo para sentarme a oler el aro- ma de las rosas. Fue un lujo aprovechar la compañía de mi esposa y de mis hijos, mientras buscaba el siguiente paso que terminó siendo la película de vaqueros Seraphim Falls que estoy filmando ahora. ¿De qué trata exactamente Seraphim Falls -Es un western durante la época de la guerra civil. Y yo interpreto un cowboy del ejército de la Unión. Liam Neeson interpreta un coronel confederado. Al principio de la película, no se sabe. Empieza en la montaña con la nieve, bajando por la pradera y el desierto. Hay mucha acción porque me persiguen otros cuatro hombres, que poco a poco voy descartando, hasta que nos quedamos los dos solos. Es grandiosa, realmente fantástica. La estamos filmando en Nuevo México. ¿Cuánta creatividad genera como actor fuera del guión o la dirección? -En The Matador por ejemplo, las frases que digo figuraban en el guión de Richard Shepard. El resto depende de mi. Así se me ocurrió la idea de dejarme el bigote, agregarle botas, pantalones ajustados. Este hombre es bisexual, trisexual, lo intenta todo. Es un alcohólico que vive al final de la cuerda. Y esa