Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Sociedad VIERNES 14 4 2006 ABC Un ayuntamiento de Gerona prohíbe fumar en una pequeña playa ABC GERONA. El Ayuntamiento de l Escala colocó ayer unos carteles en la playa Miranda, una pequeña cala del municipio, declarándola espacio sin humo La iniciativa pretende evitar las acumulaciones de colillas de cigarrillos en la arena, informa Efe. Es la primera playa en España en la que se toma esta medida, similar a las emprendidas hace dos años en las de California. Sabemos que no disponemos de fuerza legal para sancionar a aquellos bañistas que no respeten las señales, pero confiamos en el civismo para convertir este espacio en la primera playa para no fumadores explicó el alcalde de la localidad de la Costa Brava, Josep María Guinart. El ayuntamiento decidió probar esta nueva iniciativa en una pequeña playa alejada de la zona urbana. La playa Miranda es de las más pequeñas, con dos únicos accesos y a la que acuden sobre todo familias. Si da buen resultado, veremos si decidimos ampliar la propuesta a otras playas comentó Guinart. En el resto de playas se repartirán ceniceros plegables de cartón. Tanto las señales que indican el espacio sin humo como los ceniceros tienen la imagen de una anchoa, producto típico de la población, a la que le salen burbujas, igual que los fumadores dejan salir humo de su boca explicó la concejala de Turismo. Sintetizan por manipulación genética la molécula del mejor fármaco antipalúdico Producen ácido artemisínico al agregar genes a un fermento transgénico a gran escala el compuesto, químicamente muy similar a la artemisinina, a 25 céntimos de dolar por tratamiento frente a los 2,40 dólares actuales G. ZANZA MADRID. La artemisinina es un compuesto derivado de la planta Artemisa annua Como fármaco es uno de los más importantes para luchar contra el parásito que provoca la malaria o el paludismo, enfermedad que contraen entre 350 y 500 millones de personas anualmente y que mata a más de millón y medio, principalmente niños. El problema es que la demanda de este compuesto natural ha crecido tanto que es casi imposible atender todos los requerimientos. Sólo durante 2004 se produjeron 24 toneladas, cuando las necesidades exigían más de cien. Suele emplearse cuando los tratamientos con cloroquina no son efectivos debido a la generación de resistencias. Pero una investigación de la Universidad de Berkeley (California, Estados Unidos) dirigida por el químico y bioingeniero Jay D. Keasling puede haber logrado la clave para producir toda la artemisinina que sea necesario y a unos costes que hagan factible su extensión a países en vías de desarrollo. Hace dos años el mismo equipo logró cultivar una bactería con la que conseguían un precursor químico de artemisinina, un fermento transgénico. Ahora acaban de dar un paso más, que no el último, al utilizar tres genes de la planta sobre este fermento. Con esta acción han producido grandes cantidades de ácido artemisínico, a unos pocos pasos químicos de la artemisinina, aseguran en la presentación de su trabajo en la revista Nature b Intentarán fabricar Una madre lleva al médico a su hijo enfermo de malaria en Sudán ¿Qué les queda ahora? Pues nada más ni nada menos que garantizar la inocuidad del producto sintetizado mediante manipulación genética y, lo que puede ser más importante, comprobar si tiene capacidad para ser fabricado industrialmente con un coste por debajo de los 25 céntimos de dolar por tratamiento, frente a los 2,40 que cuesta ahora con el compuesto natural. Su alto coste actual provoca que no sea administrada allí donde es más necesario, en los países más pobres de Asia y África. De momento, un laboratorio de San Francisco (California, Estados Unidos) se ha puesto manos a la obra con la ayuda financiera de la Fundación Bill y Melinda Gates. En el futuro podrían ofrecerse terapias más baratas que las actuales. Además de ahorrar costes, este proceso biológico no está AP sujeto a factores meteorológicos o políticos, que pueden afectar negativamente al cultivo tradicional afirmó Jay D. Keasling. El problema de las resistencias La artemisinina es la base de todos los nuevos tratamientos farmacológicos contra la malaria que se están investigando. Utilizada con otros medicamentos (tratamientos combinados con artemisinina, TCA) logra efectividades del 95 Sin embargo, el paso de gigante que ha podido dar el equipo de Berkeley puede tropezar con la otra cara de la malaria: la generación de resistencias a los fármacos cuando su utilización se hace masiva. La Organización Mundial de la Salud está pidiendo repetidamente en los últimos meses a las empresas farmacéuticas que pogan fin a la comercialización y venta de antipalúdicos que sólo contienen artemisinina, para evitar que los parásitos causantes de la enfermedad creen resistencia a este esperanzador fármaco. Existen tres ejemplos de fármacos que han sido claves en la lucha contra la malaria pero sobre los que se han producido resistencias al extenderse su utilización. En Tailandia, la sulfadoxina- pirimetamina tenía inicialmente una eficacia de casi el 100 para curar el paludismo cuando se introdujo en 1977, pero al cabo de cinco años curaba sólo al 10 de los enfermos debido a la farmacorresistencia. La cloroquina, que hace tiempo fue popular, ha perdido su eficacia prácticamente en todo el mundo. Entre 1999 y 2004, el 95 de los niños africanos enfermos de paludismo fueron tratados con cloroquina, aunque en muchos países este fármaco sólo conseguía curar a la mitad de los pacientes. En el caso de la atovacuona, introducida en 1997, la resistencia apareció al cabo de un año. CiU lleva el ejemplo al Congreso A partir de esta iniciativa de l Escala, el grupo parlamentario de CiU presentó ayer en el Congreso una proposición no de ley para que los municipios de costa puedan seguir este ejemplo y declarar determinados espacios de su litoral como playas sin humo. La ministra de Medio Ambiente cifra en 16.000 las muertes anuales por contaminación EFE MADRID. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, señaló ayer que todos los años mueren en España de forma prematura 16.000 personas por la contaminación atmosférica La ministra subrayó que es importante que los ciudadanos entiendan que la contaminación es un peligro para la salud y para el progreso Esos 16.000 fallecimientos prematuros son diez veces más que las muertes anuales por accidentes de tráfico indicó la ministra, quien agregó que, sin embargo, no hay todavía una conciencia generalizada de esa relación causa- efecto y, por tanto, del coste humano, social y económico que significa la contaminación Por este motivo, cuando se habla de un impuesto para reducir las emisiones a la atmósfera, la mayoría de las personas no creen que eso guarde relación con reducir los gastos en la salud pública que está comportando esa contaminación por lo que es necesario hacer un esfuerzo de pedagogía Según Narbona, el Ministerio de Medio Ambiente ha empezado a trabajar con el de Sanidad para hacer llegar mensajes a la ciudadanía y analizar un problema muy evidente, que es el efecto de la contaminación atmosférica en los niños más pequeños En España están aumentando de manera vertiginosa los problemas pulmonares y las alergias, con especial incidencia en la infancia, aunque también se presentan en otros tramos de edad La colaboración entre Medio Ambiente y Sanidad permitirá elaborar estudios con datos útiles sobre la incidencia de estas enfermedades y su relación con la contaminación. La ministra argumentó que significa un coste muy inferior poner determinado impuesto para cambiar los combustibles hacia otros menos contaminantes, que el coste enorme y delicado que supone la incidencia negativa sobre la salud En cualquier caso, España se está quedando muy atrás en la apuesta por un modelo industrial más limpio y queda mucho que ganar, sobre todo en el campo de las energías renovables