Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 4 2006 Sociedad 43 El Santo Padre reclama que se preste especial atención a las personas que sufren o que son poco apreciadas En la Basílica de San Pedro, Benedicto XVI se limitó a comentar en su homilía la dignidad y la tarea del sacerdote brar la Misa de la Cena del Señor, que recuerda la institución de la Eucaristía en el Cenáculo de Jerusalén. La liturgia del Jueves Santo incluye la lectura de la Pascua judía, tomada del Libro del Éxodo, y del evangelio de San Juan que relata la última Pascua de Jesús, pocas horas antes de su arresto nocturno en el Monte de los Olivos. Pero el gesto más elocuente es el de lavar los pies a doce personas recordando el último servicio material que Jesús prestó a sus apóstoles cuando ya estaban sentados a la mesa y cuya repetición les encargó según el ejemplo que os he dado Los obispos llaman a vivir la Semana Santa frente al laicismo creciente Rouco pide a los cristianos ser testigos del triunfo de Cristo sufriendo cuando no acompañamos al que sufre, cuando no defendemos la causa de la justicia apunta el arzobispo de Santiago JESÚS BASTANTE MADRID. La espectacularidad de los desfiles procesionales y la devoción de quienes en ellos participan no deben hacer olvidar que, fundamentalmente, la Semana Santa es una festividad religiosa y que, por tanto, los fieles no han de descuidar su participación en las celebraciones litúrgicas, dentro de una sociedad que se está paganizando Éste es uno de los mensajes lanzados por los obispos españoles para estos días. Junto a ellos, el recuerdo de la Pasión y Muerte de Cristo que, como recordó el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, sigue sufriendo cuando no acompañamos al que sufre Varios prelados también condenaron el creciente laicismo, que pretende un nuevo proyecto de sociedad, más alejada de Dios. Así, el cardenal de Toledo y vicepresidente del Episcopado, Antonio Cañizares, recordó durante su homilía en la Misa Crismal del Martes Santo que todos somos conscientes de la situación delicada que vivimos. Estimo que a nadie se le oculta el proyecto de sociedad, de cultura que se está llevando a la práctica en medio nuestro Para el purpurado, el laicismo, la quiebra de unos principios y criterios de juicio para el comportamiento moral de nuestra sociedad, la erradicación de nuestras raíces cristianas, la configuración de un nuevo réb Cristo sigue Colecta por los Santos Lugares Todas las iglesias del mundo dedicarán la colecta de los oficios del Viernes Santo al sostenimiento de la comunidad cristiana de Tierra Santa, amenazada por la falta de paz y estabilidad según apuntó en una carta enviada a todos los obispos la Congregación para las Iglesias Orientales. La Colecta del Viernes Santo tiene como fin promover en los fieles cristianos el amor a la Tierra del Señor, para que allí la Iglesia pueda sobrevivir, se sienta amada y apoyada por la solidaridad de todos los cristianos, y continúe dando testimonio de fe en Aquel que en esa misma tierra nació, predicó el Evangelio, murió y resucitó En el mensaje se incide en que la paz en el mundo pasa por Jerusalén Por ello- -concluye- corresponde a cada cristiano actuar en favor de esa deseada paz Para el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, la celebración de la Semana Santa exige silencio para la oración y disponibilidad propia para seguirle con decisión Salgamos al encuentro de Jesús, para darlo a conocer en nuestra sociedad que insensiblemente se está paganizando invitó Barrio a sus diocesanos, a quienes recordó que Cristo sigue sufriendo cuando no acompañamos al que sufre, cuando vendemos nuestros mejores ideales a causas que no merecen la pena, cuando no defendemos la causa de la justicia por miedo a las consecuencias que pueda traernos, cuando miramos a otro lado distinto de donde están los despreciados y marginados de nuestra sociedad, cuando nos confiamos a nuestra autosuficiencia Vivir intensamente estos días Por su parte, el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco, pidió a los españoles aprovechar esta Semana Santa para comprender de manera más personal las exigencias de amor fraterno y del anhelo de santidad, para de esa manera ser testigos del triunfo de Cristo crucificado y resucitado Por su parte, el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián, apuntó que los días de la Semana Santa son una oportunidad para vivir intensamente unos acontecimientos que tienen mucho que ver con nosotros y que nos ayudan a profundizar en la verdad y la riqueza de nuestra vida Para Sebastián, puede ser un buen propósito vivir intensamente la Semana Santa para ser mejores cristianos y colaborar con el Señor en su obra de redención y renovación del mundo Miembros de diversas asociaciones Mientras la salud se lo permitió, Juan Pablo II solía lavar los pies a sacerdotes, pero Benedicto XVI prefirió lavar los pies de doce laicos, miembros de diversas asociaciones y movimientos, según explicó la diócesis de Roma. Así como el sacerdocio se limita a las personas que reciben el sacramento del orden, el apostolado es tarea de todos los cristianos, y Benedicto XVI aprecia mucho los movimientos eclesiales que lo promueven en todo el mundo y a los que ha dado cita el próximo 4 de junio, Domingo de Pentecostés, en la Plaza de San Pedro. El Papa comentó en su homilía el pasaje evangélico habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin con acentos que recuerdan su primera encíclica, Dios es Amor El Santo Padre afirmó que Jesucristo se arrodilla ante nosotros y nos presta un servicio que realizaban los esclavos: lava nuestros pies sucios para que seamos dignos de tomar asiento a su mesa Según Benedicto XVI, Dios no es un Dios lejano, demasiado distante y demasiado grande para ocuparse de nuestras bagatelas. Precisamente porque es grande puede interesarse también por nuestras cosas pequeñas Pero lo esencial del mensaje del Papa fue la invitación a imitar, de modo concreto, el gesto de servicio de Jesús y el amor personalizado de Dios. El mandato de Jesús- también vosotros debéis lavaros los pies los unos a los otros -significa, según el Santo Padre, prestar especial atención a las personas que sufren o que son poco apreciadas. Pero significa sobre todo, perdonarnos incansablemente los unos a los otros, soportarnos mutuamente y aceptar que nos soporten, y purificarnos los unos a los otros dándonos mutuamente la fuerza santificante de la Palabra de Dios gimen, la preterición de una historia común compartida, los problemas doctrinales, la disidencia de sectores eclesiales, etc. es todo un conjunto que reclama de nosotros sacerdotes el que nos pongamos al frente del rebaño como buenos pastores y defendamos, hasta con el sacrificio de nuestras personas, a ese rebaño que se nos ha confiado Traslado del Cristo de Mena, ayer, durante la Semana Santa de Málaga EFE