Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional VIERNES 14 4 2006 ABC Criticar y pedir la inmediata dimisión del secretario de Defensa se convierte en una especie de rito para los jubilados comandantes del Pentágono con experiencia en Irak Rumsfeld, en el laberinto de sus generales PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. En lo que se considera como una muestra del creciente malestar dentro del Pentágono con la gestión de Donald Rumsfeld, durante las últimas semanas cuatro generales jubilados con experiencia en la guerra de Irak han salido a la palestra para criticar al secretario de Defensa y solicitar su inmediata dimisión. El último de ellos, el general de dos estrellas John Batiste- -responsable de la Primera División de Infantería durante su despliegue durante el 2004 y el 2005 en el teatro de operaciones iraquí- -ha pedido en declaraciones a la CNN un nuevo comienzo en la cúpula civil del Departamento de Defensa. De acuerdo al oficial jubilado, necesitamos un liderazgo nuevo que respete a los militares, de igual forma que ellos esperan que les respeten los militares, y que entienda lo que es trabajar en equipo Según el general, insistiendo en que su opinión releja la de otros muchos de compañeros, dice mucho que individuos como yo desde la situación de retiro tengan que denunciar estas cosas Además de recalcar que Bush ha manejado la guerra de Irak violando principios militares fundamentales, como la unidad de mando y el empleo de suficientes tropas. Donald Rumsfeld durante una rueda de prensa el pasado martes Renuncia Estos comentarios han tenido especial resonancia porque en las filas del Ejército de Tierra de Estados Unidos era sabido que el general Batiste, a su vuelta de Irak, renunció a su tercera estrella y a convertirse en el número dos de la institución para no tener que trabajar con Donald Rumsfeld. Además del efecto amplificador logrado por similares declaraciones de otros tres generales jubilados- -Paul Eaton, Greg Newbold y Anthony Zinni- -dentro de este creciente memorial de agravios contra la gestión de Donald Rumsfeld. A mediados de marzo, Eaton- -encargado entre el 2003 y el 2004 de la formación de fuerzas militares iraquíes- -hacía públicas su correspondiente turno de críticas en un demoledor artículo publicado por el New York Times. El oficial llegaba a argumentar que Rumsfeld ha puesto el Pentágono a merced de su ego, su visión del mundo propia de la Guerra Fría y su confianza no realista en que la tecnología puede reemplazar a soldados. Como resultado, el Ejército se encuentra grave- REUTERS mente sin recursos humanos, reducido a diez divisiones activas pero obligado por la Administración Bush a respaldar una política exterior que requiere al menos doce o catorce divisiones Antes estos ataques, el presidente Bush no ha dudado en defender vigorosamente la gestión de Rumsfeld. En una inolvidable rueda de prensa junto a Rumsfeld, el general Pace insistió en que nadie debería cuestionar la dedicación, patriotismo y ética de trabajo del secretario de Defensa