Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional AUTO DE PROCESAMIENTO DEL 11- M VIERNES 14 4 2006 ABC El Tunecino se refugió en Morata ya en 2002 al sospechar que la Policía le vigilaba Meses antes del 11- M, las reuniones de la célula de Madrid aumentaron su duración de una a cuatro horas b Un testigo protegido muy cercano a Mouhannad Almallah corrobora ante el juez la declaración de otro testigo sobre la obsesión de este procesado con volar las Torres KIO NATI VILLANUEVA MADRID. Serhane El Tunecino suicida de Leganés y líder operativo de la célula que cometió los atentados del 11- M, huyó de su domicilio en 2002 al sospechar que estaba siendo investigado por la Policía. Así lo asegura un testigo protegido estrechamente relacionado con el procesado Mouhannad Almallah en una extensa declaración que prestó ante Juan del Olmo y que el magistrado ha incluido en el auto de procesamiento que dictó el martes. Esta persona, que estuvo viviendo un tiempo en el domicilio de Mustapha Maymouni- -cuñado de El Tunecino -asegura que a finales del año 2002, la mujer de Maymouni, con la que mantenía una excelente relación, le comentó que había visto a un policía en la puerta del edificio mostrando la placa y después hablando con un vecino que salía del garaje Según el relato del testigo, familiar de Almallah, esta mujer pensó que el agente estaba haciendo preguntas sobre su marido y sobre El Tunecino por lo que inmediatamente les contó la escena que había presenciado y ambos desaparecieron de ese domicilio durante tres días. La mujer de Maymouni confesó al testigo protegido que desconocía las actividades a las que ambos se dedicaban, pero su conducta le resultaba sospechosa Este mismo testigo relató al juez cómo días después de que Maymouni se llevara a su mujer y a sus hijos a esa finca (en la que también se refugió El Tunecino Mouhannad y el testigo se fueron a vivir a un local de Virgen del Coro, muy cerca de la mezquita de la M- 30, y fue en esta zona en la que volvió a ver al terrorista suicida, que acompañaba habitualmente al hermano de Moutaz Almallah (quien residía en Londres) cada vez que éste visitaba a su hermano en Madrid. Precisamente en el local de Virgen del Coro era donde se llevaban a cabo las reuniones de adoctrinamiento y llamamiento a la yihad, unas sesiones cuyo contenido este testigo ha explicado detalladamente al juez. Aunque no participó en ninguna (por su condición sexual) sí tuvo ocasión de apreciar (porque la puerta estaba entreabierta) cómo el grupo visionaba imágenes de países en guerra y para que no se escuchara el sonido de ambiente, colocaban un casete con música religiosa, canciones en árabe de llamada a la yihad Veinte copias de una cinta Mouhannad Almallah tenía la costumbre de poner esta misma cinta en el coche e incluso en una ocasión pidió al testigo que hiciera veinte copias de esa cinta algo a lo que se negó. (El testigo identificó la música árabe que La célula de Madrid se reunía en la cafetería de la mezquita de la M- 30 escuchaba en Virgen del Coro con la que acompañaba a vídeos encontrados entre las ruinas del piso de Leganés) En la misma declaración, este familiar de Mouhannad- -que corrobora la afirmación de otro testigo sobre la obsesión de este procesado con las Torres KIO (situadas en plaza de Castilla) -aseguró que en otras ocasiones el grupo se reunía en la cafetería de la mezquita de la M- 30 y que a partir de octubre de 2003, es decir, cuatro meses antes de los atentados del 11- M, las citas que hasta ese momento habían du- DANIEL G. LÓPEZ Destrucción de pruebas Tres días después, El Tunecino regresó a la casa de su cuñado, que por entonces compartían, a las cuatro de la mañana y estuvo rompiendo documentos manuscritos que fue introduciendo en una bolsa. Después ordenó a su cuñada que se deshiciera de esa bolsa, que tirara esa basura lejos lo que ella procedió a hacer en un contenedor a unos cien metros del domicilio, junto a una hamburguesería. Después El Tunecino y Maymouni desaparecieron y se refugiaron en una finca sin luz, sin agua, pero con pozos (Se da la circunstancia de que el alquiler de la casa de Morata de Tajuña- -donde se prepararon las bombas y por la que varios de los terroristas pasaron incluso después de los atentados del 11- M- -data del 28 de octubre de 2002) Almallah forzó al testigo a ver una cinta en la que unos militares infieles obligaban a una familia musulmana a practicar actos aberrantes rado una hora empezaron a prolongarse hasta cinco horas diarias. Prueba del radicalismo de Mouhannad Almallah, siempre según la declaración de este testigo protegido, es su insistencia en enseñarle un vídeo en el que se veían unos militares infieles al parecer de un país occidental, que entraban en la casa de una familia musulmana y obligaban a sus miembros a practicar actos aberrantes, o cómo un tanque pasaba por encima de musulmanes tumbados en el suelo Amer El Azizi huyó de España vestido de mujer MADRID. Amer El Azizi, jefe de Al Qaida en Europa y en busca y captura por el juez Juan del Olmo, huyó de España vestido de mujer y con el pasaporte de Mouhannad Almallah, al que había cambiado la foto. Así lo aseguró ante el juez el testigo protegido vinculado a Almallah que compartió domicilio con él y con la familia de Maymouni y El Tunecino a finales de 2002. Esta persona declaró ante Del Olmo que antes de huir, El Azizi estuvo escondido cuatro meses en casa de la familia de Maymouni y afirmó que en la actualidad este cabecilla de Al Qaida- -casado con una española y de quien determinados medios dicen que es colaborador del CNI- reside en Afganistán. En su declaración judicial, el testigo protegido aseguró que El Azizi, alias Amer El Andalusi tenía contactos frecuentes con Mouhannad Almallah y con Serhane El Tunecino y añadió que desconoce el procedimiento que utilizaban para comunicarse, aunque sospecha que lo hacían por internet. Aseguró también que Mouhannad ensalzaba la figura de El Azizi por haberse fugado y haberse marchado a Afganistán a combatir, como una acción digna de un héroe En el año 2000, Amer El Azizi participó, junto con otros islamistas, en una cumbre de Al Qaida en Estambul. En ella, el Grupo Islámico Combatiente Marroquí y el Grupo Islámico Combatiente Libio (el de Azizi) asumieron su subordinación a la galaxia terrorista de Bin Laden.