Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 4 2006 11 Los seis etarras detenidos en México confían en que no serán extraditados para no afectar al proceso de paz Alonso podría estrenarse en la Comisión de Defensa con el envío de 300 soldados al Congo y a Afganistán La federación encubierta que intentaron Ardanza y Otano fracasó en 1995 UPN denunció que pretendía convertir a Navarra en la cuarta Diputación vasca b El pacto establecía la cooperación en siete áreas de interés común, como educación, cultura, política lingüística, industria e infraestructuras M. E. B. L. PAMPLONA. La presión nacionalista sobre la comunidad foral siempre ha sido más eficaz en momentos de debilidad de los partidos navarristas. Así, en 1995, bajo la presidencia de Javier Otano, al frente de un PSNPSOE lastrado por la corrupción- -con el ya ex presidente Urralburu en la cárcel, por derivaciones del caso Roldán en coalición con el CDN de Juan Cruz Alli- -escindido de UPN, partido foralista y tradicionalmente hegemónico- -y Eusko Alkartasuna- -el único precedente de un partido nacionalista en el Ejecutivo navarro- el Gobierno vasco de José Antonio Ardanza aceptó un acuerdo de colaboración entre ambas instituciones. Un entendimiento que no escondía otra cosa que una federación vasco- navarra encubierta como denunció UPN, al incluir la formalización de un Órgano Común Permanente entre la comunidad vasca y la navarra. García de Cortázar: Absurdo e inoportuno El catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto Fernando García de Cortázar es concluyente ante la posibilidad de que se rescate la fórmula de un órgano de cooperación vasco- navarro: Sería completamente inoportuno, sería entrar en una dinámica un poco inocente de atender sólo las exigencias proetarras dijo a ABC. García de Cortázar se mostró contrariado porque cuando se habla de pacificación y normalización sólo quiere decir que se atiende lo que pide ETA: legalizar a Batasuna, sacar a los presos de la cárcel y ahora, un órgano para unir el País Vasco y Navarra A su juicio, después de 25 años de democracia y de Estado de las Autonomías, recurrir a una solución así está fuera de la realidad; sería un absurdo, aunque fuera planteable en los años setenta dado el carácter vasco de una parte de Navarra Así, propone estar atentos y resistentes a cualquier maniobra de este tipo Joseba Permach, de Batasuna, en Navarra al poco del alto el fuego de ETA sos para la evolución de la Declaración de la Nacionalidad Vasca Ambas partes habrían asumido que sería un proceso gradual, progresivo y de larga distancia partiendo del marco institucional actual, hasta ahora rechazado por los batasunos. El propio Eguiguren habría hecho valer ante el Gobierno, según las mismas fuentes, la aceptación expresa del marco institucional que llevó a cabo en enero, en una de sus ponencias, la última mesa nacional de la coalición ilegalizada. EFE El PSN se abre a los nacionalistas Según los expertos, las soluciones apuntadas en estos contactos tendrían su inspiración en el modelo irlandés (un espejo muy recurrente para el mundo abertzale) Aunque el Gobierno ha reiterado que Navarra nunca será mo- neda de cambio en una negociación con ETA, el PSN ha abierto sus brazos al nacionalismo vasco esta legislatura. Rompiendo la costumbre de no pactar con el nacionalismo y preservar la estabilidad de Navarra (sólo roto por el PSN y el CDN de Alli a mediados de los 90) el PSN de Carlos Chivite gobierna con los nacionalistas algunos de los principales ayuntamientos de Navarra, como Tafalla, Estella, Barañáin, Burlada y Cizur. Si a ello unimos la abierta disposición de Chivite a reformar el Amejoramiento del Fuero y un lenguaje inusitadamente tolerante por parte del delegado del Gobierno (que llegó a llamar gamberradas a los ataques de kale borroka empieza a calar en Navarra la idea, nunca desmentida por el PSN, de futuros acuerdos con una Batasuna relegalizada. Pérdida de la identidad Mientras que los socialistas afirmaban que bajo esa figura no se escondía ningún fantasma que llevara a la integración en la comunidad vasca ni a la pérdida de la identidad navarra, el entonces portavoz de UPN y actual presidente foral, Miguel Sanz, denunciaba que el órgano pactado entre socialistas y peneuvistas pre- Evolución del voto en las elecciones al Parlamento de Navarra 1999 2003 EH (Batasuna) PSN- PSOE 11 escaños (20,28 8 escaños (15,58 IU EBN 4 escaños (8,77 IU EBN 3 escaños (6,88 PSN- PSOE 11 escaños (21,15 Aralar 4 escaños (7,83 tendía convertir a Navarra en la cuarta Diputación vasca. En un articulado de siete puntos, el acuerdo establecía como objetivos la cooperación en áreas con intereses comunes: educación, cultura, política lingüística, medios de comunicación, industria, comercio o infraestructuras, entre otras. Junto a ello, promovía el intercambio de información institucional sobre sus políticas en los distintos ámbitos y el impulso de la colaboración en la defensa de las singularidades propias de los regímenes forales de ambas comunidades. UPN 22 escaños (41,37 CDN 3 escaños (6,86 UPN 23 escaños (41,48 La descomposición del tripartito Finalmente, el acuerdo no se llegó a tramitar, una vez que el tripartito navarro quedó descompuesto en junio, cuando salió a la luz un escándalo económico que salpicó al presidente Otano y le forzó a dimitir. UPN se hizo con el Gobierno navarro. CDN 4 escaños (7,65 EA PNV 3 escaños (5,44 Infografía ABC EA PNV Escisión de Batasuna, entonces ilegalizada 4 escaños (7,43