Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 JUEVES 13 4 2006 ABC Gente Carmen Electra, pegada a Dave Navarro. La ex vigilante de la playa se dejó ver por el salón del automóvil de Nueva York. Electra, que protagonizó una de las bodas más breves (una noche) que se recuerdan con el ex NBA Dennis Rodman, no se separó del ex guitarrista de los Chili Peppers en ningún momento. El Príncipe Enrique sonríe mientras la Reina Isabel II (secundada por el Duque de Edimburgo) pasa revista a los nuevos graduados en Sandhurst El alférez Windsor se gradúa ante su abuela Además de la Reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, también asistieron los Príncipes de Gales y su hermano, el Príncipe Guillermo. Enrique podría ir destinado a Irak o Afganistán TEXTO: EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN LONDRES FOTO: AFP s oraciones y mi confianza van para todos vosotros afirmó Isabel II en la ceremonia de graduación de ayer en la academia de Sandhurst. La Reina de Inglaterra no tuvo ningún guiño especial para su nieto Enrique, desde ayer alférez del Ejército británico, pero el motivo de su presencia en Sandhurst estaba claro: no asistía a un desfile de graduación desde hacía Mi quince años. Además de ella, acudieron su marido el Duque de Edimburgo, el Príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles, así como el Príncipe Guillermo, que también es alumno de la academia. La familia en pleno. El alférez Windsor, de 21 años, desfiló con el cuerpo tenso, como el resto de sus 218 compañeros, y sólo al término de la ceremonia pudo dibujar una amplia sonrisa. Con el acto de ayer terminaba una etapa de formación comenzada en mayo del año pasado y que ha contado con un último entrenamiento en Chipre, donde el Príncipe Enrique ha sido fotografiado con la cara pintada y en ropa de camuflaje. Tras su graduación, ahora pasará a servir en una unidad acorazada de reconocimiento y recibirá nueva formación para poder comandar tropas y hacerse cargo de once hombres y cuatro tanques. Los mandos del Ejécito ya han advertido de que tal vez le toque actuar en zonas de conflicto, como Afganistán o Irak. Según las reglas de Sandhurst, los nuevos oficiales no pudieron desvelar la estrella de su hombro hasta la medianoche, algo a lo que procedió el Príncipe Enrique en medio de un baile de gala al que acudió junto a su hermano y las novias de ambos. Chelsy Davy, de 20 años, que no ve al hijo menor del Príncipe de Gales y Lady Diana desde comienzos de año, no acudió a la ceremonia de graduación, pero sí a la fiesta nocturna. Allí se presentó procedente de Sudáfrica, donde estudia en la Universidad. Chelsy es hija de un hombre de negocios de Zimbabwe. La pareja tiene previsto permanecer la próxima semana en Londres para poder asistir a la celebración del 80 cumpleaños de Isabel II y luego se marchará unos días de vacaciones a la isla de Mozambique. Los tabloides británicos han especulado que el reencuentro entre los dos novios servirá para que el Príncipe Enrique se disculpe ante Chelsy por haber visitado un local de destape la pasada semana, al que acudió con compañeros de Sandhurst para celebrar los últimos días previos a su graduación.