Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 4 2006 Deportes 83 JORGE LORENZO Ganador de dos carreras y líder del Mundial de motociclismo de 250 No siente la responsabilidad de ser favorito La condición de primer candidato a suceder a Pedrosa se la ganó en la pretemporada, una aspiración que ha confirmado en carrera. Lorenzo, sin embargo, se fuga de la presión, como lo hizo en Jerez y en Qatar: Los entrenamientos y las carreras son cosas muy diferentes. He ganado dos grandes premios y, sin embargo, sólo debemos centrarnos en trabajar el día a día. Esa es mi única responsabilidad El mensaje de su director es rendir al límite sin imponerse presión. Amatriaín sabe controlar a un chaval que explota después de cada entrenamiento. En Jerez y en Qatar se quejó en las sesiones del viernes y el sábado hizo dos poles Eliminar ese exceso de tensión es una clave de trabajo para el responsable del equipo. Hay mayor nivel en 250, Pedrosa dijo lo contrario para confundir El 4 de mayo de 2002 debutó en el Mundial. Su proyección fue meteórica. Rookie del año 2002 en 125, en 2004 era cuarto y ascendió a 250. En 2005 fue quinto y buscó un duelo con el campeón, Pedrosa, que se tornó en polémica. Ahora sigue sus pasos. Y sus triunfos TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN FOTO REUTERS MADRID. Después de cuatro victorias en 125, en 2005 subió a 250 y no obtuvo ninguna en un campeonato dominado por Pedrosa y Stoner. Ahora ha estrenado su casillero en la categoría con dos triunfos. Lorenzo (Palma, 4- 5- 87) abandera la calidad de la cilindrada. -Alguien dijo que los 250 habían perdido nivel sin Pedrosa y Stoner. ¿Usted y sus rivales han demostrado que el nivel es incluso superior, como dice su director, Amatriaín? -Alguien no, Pedrosa, el ex campeón del mundo de la categoría. Es obvio que la categoría de 250 está llena de grandes pilotos y el nivel cada día es superior. La evolución constante así lo demuestra. Creo que va a ser un campeonato muy espectacular y divertido, pero al mismo tiempo muy duro. Hay mucha competencia y esto hace que no puedas perder la concentración en ningún momento. El espectador es lo suficientemente inteligente como para observar y analizar el nivel que actualmente existe en el 250. Lo que pasa es que hay intereses creados para confundir la atención de los aficionados. ¿En qué ha cambiado Jorge Lorenzo respecto al año pasado? -Soy el mismo de siempre. Esta temporada hemos cambiado de escudería y desde un principio nos hemos adaptado perfectamente a la nueva moto. Además, tenemos un equipo detrás que trabaja incansablemente a todas horas y a ellos les debo gran parte de los resultados que estoy consiguiendo. -Parece más tranquilo, más frío en la pista, más cerebral. -Cuando estás cómodo con una moto, todo parece más fácil. Sí es verdad que tengo más experiencia y he aprendido a ser un poco mas cerebral, pero tengo la misma garra de siempre. ¿La experiencia le ha demostrado que para ganar es mejor esperar y atacar más tarde, en vez de arriesgar desde la salida? -Cada carrera, cada circuito, tiene un planteamiento. Estoy muy contento, por ejemplo, de la carrera que hice en el Gran Premio de España, ya que el planteamiento principal era el de poder escaparme desde un principio y en cuanto pude, así lo hice. En Qatar también me marché en solitario y el único que pudo seguirme fue Dovizioso. -Hay sensaciones. Tanto en Jerez como en Qatar ha corrido como lo hacen los campeones. La categoría tiene grandes pilotos y la afición es inteligente, lo que pasa es que hay intereses creados -La de Jerez fue una carrera que recordaré durante mucho tiempo. No es un circuito que técnicamente me guste demasiado. Sin embargo, el ambiente que allí se respira siempre y la expectación de ser la primera prueba de la temporada hizo que se convirtiera en única y especial. Esa victoria se la dediqué a todo el mundo que me quiere bien. ¿Vencer en el Gran Premio de España era un reto, la asignatura pen- Es verdad que tengo más experiencia y he aprendido a ser más cerebral, pero con la garra de siempre diente que todos desean aprobar? -Ganar delante de toda tu gente no tiene precio, es una sensación inexplicable. Viví el día mas feliz de mi vida. ¿Qué se siente con dos triunfos consecutivos y el liderato del Mundial? ¿Se lo esperaba hace un mes? -El campeonato ha empezado muy bien, con dos poles y dos victorias. Mejor imposible. Estoy muy satisfecho de los dos triunfos consecutivos, pero debemos seguir con el mismo gra- do de concentración y sólo pensar en la próxima cita, Turquía. ¿Comienza a creerse que es el favorito del campeonato, el hombre al que todos persiguen? -Tenemos que trabajar siempre de cara a la próxima carrera con espíritu de superación, con garra y con ansias de ganar. Creo que estamos realizando un buen trabajo y lo más importante es continuar con esta misma línea durante todo el campeonato. Es muy temprano para hacer una predicción. ¿Sus adversarios por el título son cuatro, Locatelli, Dovizioso, De Angelis y Barberá? -Todos los pilotos son rivales y mi gran objetivo es ser el primero en cruzar la meta en cada carrera. Para poder tener rivales hace falta estar ahí arriba constantemente, así que me gusta tener rivales, eso quiere decir que estoy en la lucha por lo más importante, los triunfos y el título. ¿El mas peligroso es Locatelli, o Dovizioso? -Los dos son pilotos muy rápidos. Pero mi meta principal reside en superarme a mí mismo cada día. ¿Le ha costado mucho adaptarse al cambio de escudería? -Ningún cambio es fácil, pero Aprilia nos está ayudando mucho en este sentido y eso es de agradecer. Tenemos un gran equipo y el trabajo bien hecho se traduce en resultados tarde o temprano, como así ha sido. ¿Qué piensa cuando Aprilia le ha entregado la confianza de una moto puntera para poder ser campeón? -A ellos les debo todo el trabajo y los resultados, que no han tardado en llegar. Estoy muy contento y ahora debo devolverles, con muchos más éxitos, toda la confianza que han depositado en mí. ¿Cómo convive con Barberá, que también es candidato al Mundial? -Eso no cambia nada. El sistema de trabajo que tenemos es siempre el mismo, independientemente de quiénes sean los aspirantes al título.