Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 4 2006 77 Deportes El TAU jugará la Final Four de la Euroliga tras vencer al Panathinaikos (71- 74) en el infierno de Atenas Su Majestad el Rey entrega el trofeo a Tamudo, capitán del Español, en el palco del Santiago Bernabéu REUTERS El Español, cuatro para la cuarta Copa Se adelantó a los dos minutos de juego y a la contra convirtió en gol todas sus oportunidades ENRIQUE ORTEGO MADRID. Quien da primero, da cuatro veces. El Español conquistó ayer su cuarta Copa en territorio amigo, en el Bernabéu. Los de Lotina recitaron con soltura el papel que se tenían aprendido. No eran favoritos, pero comenzaron a saborear tan pronto, con el gol de Tamudo, que podían ganar el título, que se lo terminaron creyendo y con una efectividad digna de elogio convirtieron en gol casi todas sus apariciones por el área enemiga. El Zaragoza, que llevó todo el desgaste del partido, acabó desquiciado y con dos hombres menos: César expulsado y Cani, lesionado. Quizá por todo esto a Víctor no le gustaba que la mayoría de los pronósticos les señalaran a priori como máximos candidatos al título. Difícil de imaginar que gran parte de lo planteado por Lotina y Víctor en sus pizarras se pudiera quedar anticuado a los dos minutos de partido. Todavía no se habían asentado los dos equipos sobre el terreno de juego cuando la cuota españolista del Bernabéu- -menor que la zaragocista- -estalló de júbilo. Había marcado su equipo. ¿Quién? Tamudo, ¿quién iba a ser? Fue una falta directa lanzada magistralmente por De la Peña, superado César, Acabó desquiciado y con dos hombres menos el Zaragoza, que llevó el desgaste de la final ESPAÑOL ZARAGOZA 4 1 Míchel o del mejor Gordillo, por aquello de que fue por la banda zurda del Bernabéu. No se lo podían creer los de Víctor Múñoz y mucho menos éste, desesperado como un león por el área técnica. Volvió a cometer el mismo pecado el Español, se echó atrás y el Zaragoza insistió en su ofensiva sin premio. Salieron los zaragocistas como fieras en la segunda parte. Sus aficionados, mayoría, no se dieron por vencidos y el equipo tampoco. Todos al ataque. Ewerthon tuvo el empate. Víctor metió más leña con la entrada de Savio. Cani pasó a la derecha. El Español se defendía como cierto orden, pero también con mucho riesgo. Lotina se dio cuenta de que a su equipo le podía pasar lo mismo del primer tiempo y movió el banquillo. Fredson e Ito habían cedido mucho terreno y salieron Coro y Moisés, dos de la cantera. Mano de santo. Coro apuntilló la final con el tercero en una contra letal. El Zaragoza pagó su impotencia con la expulsión de César y con un hombre menos terminó bajando los brazos. Más aún cuando Luis García firmó el cuarto que daba la cuarta. Era ya toda una evidencia que la noche estaba predestinada para que el Español se llevara la Copa. Se vio desde el minuto dos... el balón se estrelló en el larguero y quedó sin dueño hasta que el más listo de todos, el capitán españolista, cabeceó a puerta vacía. Si Lotina había montado la final a la contra con ese gol caído del cielo madrileño, ya tenía coartada para cerrar líneas en torno a Kameni. Dejó solo arriba a Tamudo, con De la Peña por detrás, liberado de menesteres defensivos, y los otros ocho hombres por detrás del balón con la misión de cerrar todas las vías de acceso a su área. El Zaragoza se vio obligado a tomar más, si cabe, la iniciativa. Su clásico 4- 4- 2 se convertía casi en un 4- 2- 4 porque Óscar y Cani, por las bandas, jugaban descaradamente en campo contrario. Español (4- 4- 1- 1) Kameni; Zabaleta, Lopo, Jarque, David García; Luis García, Costa, Ito (Coro, m. 61) Fredson (Moisés, m. 61) De la Peña, Luis García; y Tamudo (Pandiani, m. 76) Zaragoza (4- 4- 2) César; Ponzio, Álvaro, Gabi Milito, Toledo (Valbuena, m. 73) Óscar (Savio, m. 50) Celades (Movilla, m. 66) Zapater, Cani; Diego Milito y Ewerthon. Árbitro Medina Cantalejo (Comité Andaluz) Amarilla a Óscar, Gabi Milito, Celades, Jarque, Ito y Tamudo. Dos, y por tanto roja (m. 73) a César. Goles 1- 0, m. 2: Tamudo. 1- 1, m. 28: Ewerthon. 2- 1, m. 32: Luis García. 3- 1, m. 71: Coro. 4- 1, m. 86, Luis García. falta que no pareció existir. Volver a empezar, pero con media hora de partido consumida. Y como parecía el comienzo del duelo, el Español volvió a salir de su guarida y volvió a golpear. No había aparecido por los dominios de César desde aquella primera jugada y en su segunda llegada, otro gol. ¿Quién? Tamudo. ¿Quién iba a ser? Esta vez no fue el autor material, pero su pase a Luis García fue digno del mejor Empuje zaragocista Entre la inercia ofensiva zaragocista y el repliegue voluntario españolista, el partido pasó a jugarse sólo en el campo catalán. No es que los de Víctor lo bordaran, pero a base de empuje encerraron a su enemigo de forma peligrosa, sobre todo porque quedaban muchos minutos por delante, toda una eternidad. Y así llegó el empate. Jugada confusa, también de estrategia. Melé en el área chica y Ewerthon que resuelve de cabeza, con Kameni reclamando una