Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura JUEVES 13 4 2006 ABC La Cuadra de Sevilla celebra treinta y cinco años de vida con la edición de un libro La SGAE rinde homenaje al creador del grupo sevillano, Salvador Távora se repasa la trayectoria artística del director sevillano, que ha creado una docena de espectáculos que han supuesto una nueva visión teatral de Andalucía TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. Su obsesión ha sido y es Andalucía. Nada extraño pues que le hable a los sentidos. He ahí lo que pretende Salvador Távora, el artista que cumple treinta y cinco años como creador e impulsor del grupo teatral La Cuadra, que tantos y tantos éxitos ha cosechado en España y en el extranjero, de un punto a otro del planeta, de un continente a otro, sin dejar atrás ninguno de los cinco. Ahora, con motivo del aniversario citado, la SGAE publica Salvador Távora y La Cuadra de Sevilla (Tres décadas de creación teatral) cuya introducción corre a cargo de Alfonso Guerra mientras que el prólogo es de Lilyane Drillón. Hay, también, textos de Caballero Bonald, Josep Maria Flotats, Alonso de Santos y Julio Martínez Velasco, crítico teatral de ABC de Sevilla, entre otros. La Cuadra ha creado doce espectáculos, sin incluir Don Juan en los ruedos estrenado tras el cierre del libro ya citado. Sus actuaciones han sido 3.246. La obra que rinde homenaje a Távora es, según Guerra, un acto de reparación, de justicia, y de servicio público y consta de dos volúmenes. El primero recoge los guiones de los espectáculos, ilustrados por las fotografías más representativas, también muy bellas; el segundo es un tomo más técnico en el que se informa acerca del número de representaciones; países y ciudades visitados; críticas, nombres de los artistas y de quienes han participado en el proceso de creación. b En el libro José Menese lleva a escena la saeta en Sentimientos de pasión b El espectáculo, donde intervienen también David Pino, Laura Vidal y el grupo Trovadores, se estrena hoy en el Centro Cultural de la Villa de Madrid ABC MADRID. Los cantaores José Menese, David Pino y Laura Vital, junto al grupo Trovadores, ofrecerán a partir de hoy en el Centro Cultural de la Villa de Madrid un retablo de lo que es la Semana Santa en Andalucía, en un espectáculo llamado Sentimientos de pasión y que protagonizarán las saetas, informa Efe. Las saetas son el lamento del pueblo por la muerte de Cristo, que fue un político que le echó cojones apuntaba ayer José Menese en la presentación de este espectáculo que estará en cartel hasta el sábado. El espectáculo pretende que el público sienta lo que es la diversidad de la Semana Santa en Andalucía a través de un guión diseñado por Juan Ortega y que hilvana saetas, poemas y temas cofrades con textos populares y de autores como Federico García Lorca, Agustín Rodríguez o Ramón Cué. José Menese (Puebla de la Cazalla, Sevilla, 1942) Laura Vital (Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, 1980) y David Pino (Puente Genil Córdoba) ofrecerán en sus saetas la variedad con la que cada pueblo, cada región dentro de Andalucía vive este periodo del año, según explicaba Juan Ortega. Para recrear ese clima el escenario contará con una imagen de La Dolorosa, que han traído a Madrid desde Córdoba, así como inciensos, flores y otros detalles que acompañan a la Semana Santa. Canto popular Un ser vivo Claro que es necesario hacer una puntualización. Como bien explica Guerra y sabe el público fiel de Salvador Távora, la palabra es un elemento de comunicación, pero en el escenario las estructuras textuales convencionales deben ser reemplazadas por una elaboración estética. El espectáculo dramático se transforma en un ser vivo Puede decirse que las imágenes y el sonido hablan, pero por delante de las palabras. Salvador Távora, que creó su grupo teatral en noviembre de 1971, en un solar del Cerro del Águila, en Sevilla, se planteó que vista la realidad existían unos flamencólogos que, con excepciones, estudiaban los cantes desde cómodas situaciones sociales e investigadoras, sólo en función de un interés musical- arqueológico con un cantaor al lado, que luego era promocionado Salvador acusa: La mitad de las veces las informaciones eran camelísticas o de ojanetas pero paAunque la saeta es originariamente un cante espontáneo e improvisado de un borracho delante de un Cristo o de una Virgen como lo definió José Menese, este Sentimientos de pasión reflejará la evolución que ha tenido en las voces de los cantaores profesionales. Hay un canto popular que son las saetas llanas, pero los profesionales la transforman en un género elitista porque la convierten en un cante que tiene muchas dificultades explicaba David Pino. Las saetas se han convertido así en un cante más del repertorio flamenco, en un cante tremendamente puro añadió José Menese, que, con sus compañeros, recordaba ayer como comenzó como una oración íntima del pueblo y evolucionó hasta llegar a los balcones de las casas de los aristócratas que pagaban a los cantaores al paso de las procesiones. Ahora da un paso más y llega a un escenario. Imagen del espectáculo creado por Távora para la Feria Mundial del Toro saban a ser serios libros dogmáticos de nuestros cantes Él se planteó otra cuestión: saber no cómo cantaban nuestros bisabuelos, sino por qué. Vio entonces que el ¡ay! ¡ay! era el grito inconcreto, temeroso, resignado y conformista que, en el límite de lo posible, denunciaba la aplastante situación socio- económica en que vivían Decidió que había que poner las cosas en su sitio, y que tenían que hacerlo personas como él, que habían aprendido por sus propios medios a leer y escribir. Su objetivo fue mostrar la verdad a todos los traumatizados, andaluces o no, borrar la máscara falsa de lo alegre de un pueblo serio: Andalucía. Así nació su primera obra Quejío cuyo nombre lo dice todo. Andaluces DÍAZ JAPÓN como el inolvidado Antonio Ordoñez se dejaron embrujar, por ejemplo, por Carmen. Ópera andaluza de cornetas y tambores con la introducción en la trama argumental de la lidia de un toro El torero se acercó a Távora para invitarlo a presentar la obra en el coso de Ronda. Salvador sugirió que era el lugar mágico para la lidia del toro en el ruedo, porque, de esta forma, se daría la fusión entre teatro y toreo, un sueño para el hombre que tanto se ha adentrado en el mundo del toro a lo largo de su carrera. 4.500 espectadores hubo en Ronda; en la Maestranza sevillana, 10.000. Salvador Távora recibe en dos volúmenes un homenaje por su trabajo que, también, ha sido una lucha por la verdad de un pueblo.