Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 4 2006 Sociedad 49 COMUNICACIÓN Explicaciones y distinciones del columnista A pesar de los vídeos comprometedores y los correos electrónicos encontrados sobre cómo ingresar el dinero demandado en su cuenta personal, el periodista Jared Paul Stern se ha declarado completamente inocente de los cargos presentados contra él. Según Stern, el dinero en cuestión estaría relacionado con una legítima inversión en una empresa de ropa. Reprochando no haber recibido la solidaridad de sus colegas y considerándose víctima de una denigrante y desproporcionada manipulación. A juicio del periodista investigado por el FBI, si uno escribe una columna de cotilleo no debe ser obligado a cumplir con los mismos estándares que cuando se informa de la guerra en Irak Times y el competidor New York Daily News -ha servido como rampa de lanzamiento de toda clase de reproches éticos que no serían tolerados a otros profesionales especializados en otro tipo de información. Destacándose la existencia de un continuo trasiego de costosos regalos, viajes, comidas y demás lujos, mucho más propios de una relación de negocios que informativa. Además, el escándalo presenta una capa adicional de intriga porque el millonario presuntamente extorsionado, Ronald Burkle, aspira a expandir su negocio de supermercados comprando doce grandes periódicos de la cadena Knight Ridder. Además de estar luchando por mantener en secreto los detalles de su reciente divorcio. Si Burkle- -amiguísimo de Bill Clinton y propietario de un Boeing 757- -termina por adquirir esos diarios es de esperar que tendrá una muy especial sensibilidad hacia todos los asuntos relacionados con la ética de sus periodistas y la privacidad de los famosos. El Daily News ha aprovechado la ocasión para pasarle factura a su directo competidor, el New York Post AP Escándalo en la Página Seis Un presunto intento de extorsión de un periodista de cotilleos del New York Post arroja luz sobre la trastienda de estos contenidos PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. La Página Seis del New York Post -el principal diario de Rupert Murdoch en Estados Unidos- -estaba considerada hasta ahora como el patrón oro de uno de los contenidos periodísticos con mayor demanda y audiencia: el cotilleo. Para las protagonistas de la serie Sexo en Nueva York resultaba de lectura casi obligada con el fin de seguir la pista de sus promiscuos y famosillos galanes. Para el resto de los mortales, era una forma de acercarse a la hoguera de las vanidades de la Gran Manzana y contemplar sus inagotables rescoldos de chismorreo. Hasta la semana pasada, Jared Paul Stern era uno de los colaboradores encargados de alimentar esa famosa crónica de sociedad iniciada en 1977 y que en parte ha ayudado a convertir el New York Post en una referencia inevitable con una circulación de 700.000 ejemplares. Pero en virtud de un formidable embrollo de extorsión, indiscretas grabaciones y reputaciones en cuestión, Stern a sus 35 años se ha convertido a su pesar en el protagonista de un escándalo investigado por el FBI que está sirviendo para arrojar algo de luz sobre la cuestionable trastienda de este tipo de periodismo que parece operar al margen de fundamentales nociones deontológicas. que no aparecieran informaciones denigrantes en la Página Seis Según estos manejos, documentados por el magnate californiano con ayuda de dos vídeos subrepticios, Stern habría exigido la atractiva cantidad de 220.000 dólares (unos 180.000 euros) a cambio de mimar periodísticamente a su víctima durante un periodo de un año. A la hora de justificar sus manejos, Stern dijo que otras celebridades intercambiaban favores sin problemas El problema de este escándalo ha sido su proyección ya que Stern, a la hora de justificar sus manejos, habría llegado a explicar al millonario extorsionado que otras celebridades tenían por costumbre intercambiar favores con los periodistas de la Página Seis para recibir cobertura benevolente. Entre estas figuras estarían Harvey Weinstein, el cofundador de los legendarios estudios Miramax, así como Ronald Perelman, presidente de la conocida firma de productos cosméticos Revlon. Trasiego de costosos regalos La sospecha de periodistas de la crónica rosa vendidos al mejor postor- -amplificada por el venerable New York La Generalitat de Cataluña limita el acceso de los menores a contenidos audiovisuales EFE BARCELONA. El Consejo Ejecutivo de la Generalitat de Cataluña ha aprobado una nueva normativa que regula el acceso de los menores a contenidos audiovisuales que perjudiquen su desarrollo y amplía los órganos sancionadores competentes, según ha informado el Gobierno catalán. En concreto, el decreto regula el acceso a los menores a publicaciones, imágenes, mensajes, objetos y materiales audiovisuales que puedan ser perjudiciales para el desarrollo de los meno- obliga a exhibir las publicaciones con material pornográfico en espacios cerrados y de acceso prohibido a los menores Franja de protección El decreto establece la franja horaria de protección del menor de 6.00 a 22.00 horas para radio y televisión y la publicidad dirigida a la infancia tendrá que especificar el precio del producto siempre y cuando supere los 50 euros. Son órganos sancionadores competentes las direcciones de los servicios territoriales de los departamentos que tengan vinculación temática, las inspecciones de los servicios sociales de Educación y Bienestar, la subdirección general de Promoción Cultural y de Consumo, el pleno del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) y Presidencia. Extorsión de 220.000 dólares Jared Paul Stern, pluma tan corrosiva como ascendente en el género de la crónica rosa neoyorquina hasta ser suspendido la semana pasada de forma cautelar, se encuentra bajo la sospecha de haber intentado extorsionar al multimillonario Ronald Burkle para res, así como medidas de protección frente a determinados contenidos de la programación televisiva y de radio. En este sentido, la normativa obliga a las salas de cine a mostrar la clasificación por edades de las películas en un lugar visible, de forma clara y comprensible y a los comercios de venta o alquiler de material audiovisual a ordenar por separado los productos que sean perjudiciales para los menores. Además, la nueva reglamentación