Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Sociedad JUEVES 13 4 2006 ABC Millones de fieles llenan las calles de toda España para participar en las procesiones de Semana Santa. La pasión y el recogimiento propios de estos días se unen a la curiosidad turística y cultural, que hacen de nuestro país un auténtico mosaico que aúna cultura y tradición Fe, silencio y espectáculo TEXTO: J. BASTANTE MADRID. España se impregna de Semana Santa. Huele a velas, a claveles, se agita con el sonido de las saetas y los tambores, con el silencio y los aplausos al paso del Cristo o de la Dolorosa. Cultura y fe, tradición y religiosidad se entremezclan en todos los rincones de España durante los días en que se conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, las jornadas en las que se recuerda la esencia de la fe cristiana, metida de lleno en el pulso de nuestro país pese a la creciente descristianización que denuncia la Conferencia Episcopal y los errores de quienes veneran una imagen en lugar de al Cristo que representa. Desde Andalucía al País Vasco, de Cataluña a Castilla y León, Galicia, Aragón, Valencia, Madrid... decenas de miles de procesiones son seguidas en estos días por varios millones de fieles y de turistas. La Semana Santa española es conocida en todo el mundo y, sin embargo, en cada rincón las propuestas tienen su propio color, sus pe- culiaridades que las hacen únicas e irrepetibles. Las más conocidas, sin duda alguna, son las procesiones andaluzas, que ayer fueron amenazadas por la lluvia, aunque finalmente todos los pasos salieron en Córdoba y Sevilla. En la capital hispalense, las hermandades y cofradías colapsan las calles del centro desde un mes antes del Domingo de Ramos. Todo tiene que salir perfecto. Por eso, los pasos procesionan varias veces durante los días previos, anticipando un espectáculo que congrega centenares de miles de personas venidas de todo el mundo. Diccionario de la Semana Santa Andas: Tablero que, sostenido por dos varas paralelas y horizontales sirve para conducir efigies, personas o cosas. Camarera: En las cofradías o hermandades religiosas, mujer que tiene a su cargo cuidar o vestir a una imagen. Capataz: Persona que guía un Paso por delante y sirve de ojos de los costaleros. Capirote: Cucurucho de cartón, cubierto de tela blanca o de otros colores que se colocan en la cabeza los cofrades. Cofradía: Congregación o hermandad que forman algunos devotos con autorización competente para ejercitarse en obras de piedad. Costalero: Persona que lleva sobre sus hombros o bien a costal (sobre sus cervicales) los pasos de las procesiones de Semana Santa. Nazareno: Penitente que en las procesiones de Semana Santa va vestido con túnica, por lo general morada. Paso: Conjunto de imágenes que representan un suceso de la Pasión de Cristo. Saeta: Copla de cante flamenco, de motivo religioso, que una persona canta en las procesiones de Semana Santa. Vía Crucis: Expresión latina con que se denomina el camino señalado con diversas estaciones de cruces y altares, en memoria de los pasos que Jesucristo dio caminando al Calvario. Sevilla y la Madrugá La de Sevilla es la Semana Santa por antonomasia, un fenómeno que arranca en el siglo XIV y del que destaca la tradicional Madrugá que desde el Jueves Santo por la noche congrega a las 57 cofradías de la capital hispalense. Miles de nazarenos pasan la noche velando y haciendo penitencia, pues Todas las cofradías de Sevilla participarán en la Madrugá que se prolongará hasta el Viernes Santo Jesús ha sido prendido y al día siguiente será clavado en la cruz. La espectacularidad de la Semana Santa andaluza también se observa en Córdoba, Málaga, Granada, Almería o Cádiz, donde procesionan pasos con varios siglos de antigüedad, convirtiendo las calles de Andalucía en un auténtico museo al aire libre. Las nuevas tecnologías también se han abierto camino en mitad de la tradición y la religiosidad, y desde este año malagueños y sevillanos pueden conocer mediante mensajes a móvil, en tiempo real, los itinerarios y horarios de los tronos de cada cofradía. En Castilla y León, la Semana Santa se vive con sobriedad, solemnidad y oscuridad. Así, en Zamora, miles de cofrades realizaron ayer el tradicional juramento de silencio ante la imagen del Cristo de las Injurias. Casi todos los desfiles en la capital castellana mantienen una estética tenebrosa, con apenas luz de velas y un oscuro silencio que impregna todo el ambiente, sólo roto el Viernes Santo, al rayar el alba, el Merlú avisa a los zamoranos de la muerte del Cristo. En Valladolid, un jinete a caballo recorre toda la ciudad para avisar de su tétrico pregón que anuncia la Pasión de Cristo. En esta ciudad procesiona el único paso hecho en cartón y lino, una borriquilla del siglo XVI. También es famosa la procesión del Ecce Homo talla de 1620, obra de Gregorio Fernández. Por su lado, León observa dos tradiciones singulares: la primera, el denominar papones a los cofrades, por lo lúgubre de sus vestimentas papón es sinónimo de persona que mete miedo) la segunda, la presencia, en la zona del Bierzo, del nazareno Labrión Chupacandiles, que el Martes Santo abrió los cortejos procesionales acompañado de los más pequeños. Empalaos y fútbol En Extremadura son muy conocidos los empalaos de Valverde de la Vera (Cáceres) que continúan recorriendo las calles el Jueves Santo, contraviniendo una Real Cédula firmada por Carlos III en la que se prohibía este tipo de prácticas. Los empalaos que cumplen así penitencia por sus pecados, caminan a cara descubierta y descalzos, portando en sus brazos un madero a imitación de Cristo camino del Calvario. Este año, y coincidiendo con la final de la Copa del Rey que disputó ayer el Real Zaragoza, las cofradías de la capi- Cofradía del Cristo de los Ángeles (Toledo) HUERTAS FRAILE