Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 4 2006 Madrid 39 Meco Muere el conductor de una hormigonera M. D. Un hombre de unos 35 años perdió la vida ayer sobre las 15.30 tras salirse de la vía y volcar la hormigonera que conducía en la M- 121, a la altura de Meco, en una recta. La fatalidad hizo que volcara sobre el lado derecho y saliera despedido por la ventanilla, con tan mala fortuna que la cabina tractora cayó sobre él. Quedó atrapado y pereció, prácticamente en el acto, a causa de las graves lesiones. Detenido un clan familiar de traficantes con 2,2 millones de euros en su casa Abastecían a dos puntos de venta de Cañada Real y les incautaron 18,5 kilos de cocaína detenidos, que regentaban dos chabolas en ese núcleo marginal, se atrincheraron y la policía tuvo que echar abajo las puertas con mazas M. J. Á. MADRID. El negocio era redondo y les debía reportar cuantiosas ganancias. Al menos, así se deduce de la cantidad de dinero en metálico y otros objetos repartidos en las viviendas de los encargados de suministrar la droga a los dos matrimonios y una mujer regentaban dos puntos de venta de estupefacientes en la Cañada Real Galiana (Villa de Vallecas) Todo quedaba, además de en familia, en pareja. Las investigaciones comenzaron hace cinco meses, a raíz de que los agentes de la comisaría del distrito detectaran dos chabolas en las que se traficaba con drogas. Las pesquisas condujeron a los encargados de abastecer las sustancias, la pareja formada por Fernando S. M. de 38 años, domiciliado en Usera, y su novia, Marina S. S. de 41. residente en Carabanchel. La mercancía- -cocaína y heroína- -era vendida a la pareja formada por Rufino Silvio F. S. de 26 años y Cristina F. S. de 26; así como a Isidro F. P. de 36, su esposa Salud F. S. de 34 (ambos con antecedentes por delitos contra la salud pública) y Adela M. B. de 31, prima de Marina. El quinteto, en las infraviviendas, daba salida al producto. Los agentes intervinieron, primero, en la vivienda de los proveedores. Aunb Cinco de los siete Una cobra del Zoo muerde a su cuidador cuando la alimentaba b Todo ocurrió en el interior del terrario, donde se encontraba el ofidio adulto de origen americano. El herido se comprimió la herida y extrajo parte del veneno M. J. Á. MADRID. Sangre fría como la de los animales que cuida. Así lo demostró ayer un adiestrador de serpientes del Zoo Acuarium de Madrid, acostumbrado a tratar con esa especie. Todo ocurrió a las 19.15 de la tarde, cuando se encontraba en el interior del terrario dispuesto a hacer una tarea rutinaria: dar de comer a los ofidios. La normalidad era la tónica, hasta que, de súbito, fue mordido, inopinadamente, por una cobra en una mano. El reptil hincó uno de sus dos colmillos venenosos en su extremidad derecha. Lo sorprendente del caso es que, el cuidador, en lugar de asustarse, actuó con suma tranquilidad, consciente de lo que tenía que hacer en cada momento. Así, mientras sus compañeros avisaban al 112, y él era atendido por el equipo médico de las instalaciones, siguió a pies juntillas el protocolo establecido para estos casos: se comprimió la herida y extrajo, succionando, parte del veneno. Incluso tenía el suero neutralizador. A la llegada del Summa, tras vendarle la parte afectada para que no se le extendiera el tóxico por la sangre, le trasladaron al hospital Ramón y Cajal, donde ingresó con pronóstico reservado, indicaron fuentes de Emergencias 112. Con todo, tuvo suerte ya que el ejemplar que le atacó, una especie americana, es adulto, menos dañino que los jóvenes. Un sustancioso botín En los dos pisos en los que vivían los suministradores, los agentes hallaron, además del dinero en efectivo y la droga, numerosos objetos de valor como: Una pistola con cargador y quince cartuchos, tres escopetas con munición y numerosos proyectiles s para diversas armas de fuego. Gran cantidad de joyas, seis televisiones de plasma, aparatos electrónicos de alta tecnología, ordenadores portátiles, DVD, cámaras fotográficas digitales y teléfonos móviles. Cinco vehículos de alta gama figuran entre lo decomisado, así como diversa documentación que será analizada, balanzas de precisión y útiles para cortar y empaquetar los estupefacientes. que esperaban hallar drogas y objetos procedentes de robos, la realidad les sorprendió: en un piso había dinero repartido por toda la casa, y, en el otro, ocupaba una habitación, amontonado en el suelo y empaquetado. En total había 2,2 millones de euros en efectivo y 18,5 kilos de cocaína, junto a otros objetos que fueron intervenidos. Mientras, en las chabolas los sospechosos se atrincheraron en su interior y se deshicieron de los estupefacientes tirándolos por el lavabo y la estufa. La policía se vio obligada a echar las puertas abajo para entrar, y cuando lo hicieron sólo encontraron los restos y útiles para cortar y empaquetar la droga. Colmenar Viejo Muy grave, al caerle una piedra de 5 kilos encima ABC. Una niña de 17 años está muy grave- -se teme por su vida- -tras caerle en la cabeza una piedra de cinco kilos en una cantera privada. Sufre un traumatismo craneoencefálico severo, informó el 112. Los amigos que la acompañaban explicaron a la Guardia Civil que estaban paseando por el exterior del recinto y un desprendimiento le alcanzó. El pedregal carece de valla y suelen introducirse en él jóvenes para hacer botellón según los vecinos. La Guardia Civil trata de aclarar lo sucedido. Barajas Apresan a 3 boleros con un kilo de coca cada uno ABC. Tres boleros fueron detenidos ayer en Barajas por ocultar cada uno, un kilo de cocaína en el interior de su cuerpo, ingerida en forma de bolas, por lo que fueron trasladados hasta el Ramón y Cajal y el Gregorio Marañón, explicaron fuentes policiales. Dos eran de nacionalidad venezolana y el tercero de Brasil y pretendían continuar su viaje hacia Roma y Estambul. Encuentran un cocodrilo vivo dentro de un paquete de mensajería que se envió desde Málaga a Getafe M. DÍAZ MADRID. La rutina de los empleados de una empresa de paquetería no incluye trasladar fardos que se mueven, así que su sorpresa fue mayúscula cuando, el martes, en un polígono de Getafe, recibieron un extraño bulto llegado de Málaga que no dejaba de agitarse. Extrañados, curiosearon dentro y se toparon con un tubo de PVC agujereado: ya no había dudas de que podía tratarse de un animal vivo y llamaron a la Guardia Civil, que a su vez lo puso en conocimiento de su Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) Cuando éstos llegaron y abrieron el tubo hallaron un cocodrilo joven, exactamente un yacaré coroa perteneciente a una especie incluida en el Con- El cocodrilo recorrió 500 kilómetros en un tubo de 63 por 12 centímetros ABC venio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) El cocodrilo, de medio metro de longitud, había viajado más de 500 kilómetros dentro de un tubo de de 63 por 12 centímetros, precintado en ambos extremos y con agujeros para que respirara. Es la primera vez que nos incautamos de un animal así por mensajería, indocumentado y llegando desde tanta distancia, porque en los aeropuertos sí que damos con paquetes con monos o loros vivos en el interior explicaban ayer fuentes de la Guardia Civil. Los agentes, tras trasladar al cocodrilo a un centro especializado, se afanan en dar con los remitentes o destinatarios de tan peculiar bulto, aunque el reptil no portaba dirección alguna.