Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 13 4 2006 ABC La serie fotográfica muestra a Provenzano en la única imagen que se tenía de él, de 1958, y en el momento de la captura; en el centro, dos fotos- robot del jefe mafioso EPA El cuadro de la captura del jefe de la mafia, Bernardo Provenzano, confirma que había traspasado el poder. El hombre más buscado de Italia mantenía la paz entre familias cada vez mas autónomas en torno a los capos de Trápani y Palermo El capo Provenzano ya estaba jubilado J. V. BOO CORRESPONSAL ROMA. El libro de cabecera de Bernardo Provenzano lleva la firma del capitán Ultimo el hombre que arrestó a Totó Riína el 15 de enero de 1993. A los jefes de la mafia les fascinan los hombres que les dan caza, como a los magistrados y policías les fascinan los mafiosos, especialmente cuando llevan muchos años intentando arrancar a uno de las entrañas de la tierra. El libro del capitán Ultimo publicado en el 2002, se titula: La acción. Técnicas de lucha contra el crimen Bernardo Provenzano había subrayado mucho el capítulo sobre el asesinato del general Carlo Alberto Dalla Chiesa, enviado a morir inevitablemente en Sicilia por un Estado que le negaba los medios para luchar contra la mafia. Los jefes de la mafia estudian bien a sus enemigos. Cuando le arrestaron, Totó Riína estaba leyendo el libro de Giovanni Falcone Cosas de Cosa Nostra el primer atisbo al mundo de la mafia desde el agujero de una cerradura. Giovanni Falcone y su colega Paolo Borsellino habían comenzado a trabajar con arrepentidos como Tommaso Buscetta y a seguir la pista del dinero. No se podía tolerar, y Riína decidió eliminarlos a base de dinamita para que el mensaje llegase a Roma. Pero el enfrentamiento salvaje contra el Estado era contraproducente, y alguien decidió pasar página. Provenzano tomó el relevo el día que el capitán Ultimo arrestó a Riína en su lujosa casa del centro de Palermo. Fue el 15 de enero de 1993, y durante dieciocho días ningún miembro de las fuerzas del orden ni de la Magistratura cruzó el umbral del chalet. Entraban sólo los mafiosos encargados de llevarse todos los objetos, incluso el papel de las paredes, y repintar la casa hasta borrar toda huella documental o biológica del mandato recién concluido. Lo más llamativo del arresto de Provenzano es que ese mismo día la Policía científica entraba en el caserío seguida por las cámaras de televisión. Probablemente no encontrarán muchas pistas. El único ADN entre aquellas paredes es el de Provenzano y el del pastor que le custodiaba, Giovanni Marino, de 42 años, último de los cuatro eslabones por los que pasaban los mensajes, la comida y los paquetes de ropa limpia que enviaba su esposa desde Corleone. Morir en casa La entrega del último paquete fue observada por el zoom de una cámara de televisión situada a kilómetro y medio. Una mano lo recogió desde dentro de la casa. Era la prueba de que el capo dei capi estaba en ese momento en el lugar donde se refugiaba desde enero del pasado año. Cuando tomó el relevo en 1993, continuó viviendo en Baghería, a diez kilómetros de Palermo, y mucha gente le veía por la calle. El Estado le daba caza desde 1963, pero sin mucha prisa. Poco a poco fue aumentando la presión, y el tío Binnu (Bernardo) se trasladó a Villabate, a las puertas del Palermo que los aldeanos corleoneses (Liggio, Riína y Provenzano) conquistaron a sangre y fuego en los años ochenta en una guerra de mafia con más de mil víctimas. Tan sólo a finales del 2004 o principios del 2005, el cerco sobre Villabate obligó a Provenzano a volver a Corleone como manda la tradición. Los capos están siempre en su territorio y, con frecuencia, son fugitivos en su propia casa el único lugar donde ningún policía llama al timbre hasta el día señalado, el último El refugio de Provenzano, a menos de dos kilómetros de la casa de su esposa y sus dos hijos en Corleone, tiene un aspecto penoso pero no es un lugar tan mísero para quien está acostumbrado a vivir con sobriedad. El tío Binnu utilizaba un radiador eléctrico por las noches, y la Policía controlaba el contador. Demasiados eslabones Eléctrica era también su máquina de escribir, una Brother Ax 410 con la que escribía las famosas notas dobladas, los pizzini o billetitos que pasaban por seis o siete manos antes de llegar al destinatario. A lo largo de los años, la Policía italiana ha interceptado centenares, pero nunca conseguía llegar hasta el origen una cadena con demasiados eslabones. La omertá el silencio mafioso, es la mejor protección. Lo mismo que utilizar una máquina de escribir en lugar de internet o un teléfono móvil, fácil de interceptar por la Policía. Provenzano vivía solo pero no aislado del mundo. El sábado, la jornada de reflexión electoral en Italia, un técnico vino a arreglar la antena de televisión del tejado de la casa. El tío Binnu sofisticado creador de red de protección de empresarios y políticos necesitaba seguir las noticias. La mafia mueve muchos votos en Sicilia, la única región de Italia donde hay masivos desplazamientos electorales. En el 2001, absolutamente todos los escaños al Congreso y al Senado fueron para la coalición de Silvio Berlusconi. Esta vez ha habido 43 para Ber- Prodi afirma que la lucha contra la mafia será una de sus prioridades ABC ROMA. El primer ministro electo de Italia, Romano Prodi, aseguró ayer que la lucha contra la mafia figura entre las prioridades de su Gobierno. La mafia ha causado enormes daños a Italia y combatirla será una prioridad absoluta de mi Gobierno declaró Prodi en el curso de una conferencia de prensa celebrada en la sede de los corresponsales extranjeros en Roma. El crimen organizado es un elemento que dificulta la entrada de inversores ex- tranjeros a Italia agregó el líder de la coalición de centroizquierda. La detención el martes del líder máximo de Cosa Nostra, la mafia siciliana, hizo pasar a segundo plano el resultado de las elecciones legislativas, y constituye- -según todos los análisis de la Prensa italiana- -un duro golpe a la poderosa organización criminal. Bernardo Provenzano se encuentra en la cárcel de alta seguridad de Vocabolo Sabbione en la localidad de Terni (centro de Italia) en régimen de completo aislamiento, y las primeras noticias apuntan a que no colaborará con la Policía. Después de la alegría inicial entre las fuerzas del orden y las autoridades italianas por la captura del hombre más buscado en Italia, ahora se comienza a estudiar quién podrá ser su sucesor como jefe de la Cosa Nostra y, sobre todo, preocupa la frase que Provenzano pronunció a quienes le detuvieron: No sabéis lo que estáis haciendo