Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional AUTO DE PROCESAMIENTO DEL 11- M JUEVES 13 4 2006 ABC Ghalyoun fue reconocido por un testigo en un restaurante de Alcalá de Henares la noche del día 10 El procesado, al que la fiscal considera autor material, hizo 40 llamadas a un servicio de noticias b El juez le procesa por integra- ción en organización terrorista pero no le imputa los 191 asesinatos, pese a que fue reconocido en uno de los trenes por un testigo N. VILLANUEVA MADRID. Basel Ghalyoun, el procesado cuya imputación ha recurrido la fiscal Olga Sánchez, quien le considera autor material del 11- M y no un simple integrante de la célula terrorista, fue reconocido por un testigo en un restaurante de Alcalá de Henares la noche anterior a los atentados de los trenes. A la mañana siguiente, la de la matanza, una mujer le identificó como uno de los pasajeros que se subieron en el vagón que salió de la ciudad madrileña y del que el presunto terrorista se bajó, no sin antes abandonar una mochila, que tanto este testigo como su amiga (falleció en una de las explosiones) creyeron que había olvidado. En un reconocimiento fotográfico, estos dos testigos identificaron, sin ninguna duda a Basel Ghalyoun como la persona que estaba en los escenarios antes citados, aunque en la segunda rueda de reconocimiento- -ésta ya física y no fotográfica- -ambos se retractaron, pues Ghalyoun había experimentado un importante cambio físico (engordó considerablemente y se afeitó la cabeza) lo que les hizo dudar. El hecho de que estas personas no hayan reconocido a este procesado es lo que ha motivado que el juez haya decidido no atribuirle, en concepto de autor material, los 191 asesinatos del 11- M. La fiscal, sin embargo, está convencida de que el individuo de la fotografía y Ghalyoun son la misma persona. ta es que un pelo suyo apareció en un gorro de rezo hallado entre los escombros del piso de Leganés. Su defensa mantiene que Ashrif Rifaat, uno de los suicidas (al que tanto Ghalyoun como El Morabit dieron cobijo en el piso que ambos compartían en Virgen del Coro) se llevó algunos objetos de esa vivienda a la que explotó en el municipio madrileño con los terroristas dentro. En este sentido, y siempre según los argumentos del letrado, el gorro de rezo- -en el que estaba escrito el nombre Abdullah -no era de su cliente, aunque sí es cierto que en algún momento pudo utilizarlo en la vivienda de Virgen del Coro, pues, según mantiene, no es extraño que los islamistas se intercambien o se presten esta prenda cuando van a rezar. Ghalyoun compartió piso con El Morabit en la calle Virgen del Coro Información en tiempo real El mismo día en el que Ghalyoun fue reconocido en un restaurante de Alcalá de Henares (se supone que los terroristas se desplazaron allí desde Morata de Tajuña, donde se prepararon las bombas) y al día siguiente, es decir, el 11- M, se registraron hasta 40 llamadas desde un teléfono de su propiedad a un servicio de información de la compañía Amena que permite acceder a noticias de actualidad a través del móvil. La secuencia cronológica de las llamadas forma parte del auto de procesamiento. A siete horas de los atentados, JAVIER PRIETO el autor de esas llamadas, que no tuvo por qué haber sido Ghalyoun, accedió a este servicio en cuatro ocasiones, quizá para cerciorarse de que los planes seguían adelante y que ninguno de los miembros del comando había sido detenido. La Policía halló en la casa del huido Said Berraj un testamento propio de un terrorista suicida P. M. D. M. MADRID. Dios está llamando a sus fieles para que ayuden a los hermanos musulmanes que están torturando, maltratando, humillando y degollando en todo el mundo Así comienza el testamento hallado por la Policía en la vivienda de la calle Rocafort, 70, de Ma- Said Berraj drid que ocupaba Said Berraj, uno de los huidos del 11- M y sobre el que pesa una orden internacional de busca y captura. La carta, según recoge un informe de la Policía, tiene un contenido y estructura similar a otros conocidos testamentos de suicidados en la comisión de atentados de índole integrista Los investigadores no han podido determinar la identidad del autor del testamento que, dirigido a un familiar, señala que Dios dijo que debemos luchar con nuestro dinero, alma y cuerpo y el que no lo haga será castigado el día del juicio. Os lo juro Un pelo en un gorro de rezo Esta es una de las pruebas que obran en la causa contra Ghalyoun. Junto a ella, sus relaciones personales, que jurídicamente, y como piezas aisladas, no tendrían ninguna relevancia penal. Ghalyoun mantenía vínculos, entre otros, con Fouad El Morabit (con quien compartía vivienda en Virgen del Coro) Jamal Zougam (procesado como autor material) o El Tunecino suicida de Leganés. Sobre él, este procesado aseguró en sus declaraciones que en varias ocasiones le comentó su intención de cometer un atentado en España. Otro de los indicios que han llevado al procesamiento de Ghalyoun como miembro de una organización terroris- por Dios que me he hartado de esta vida miserable. Cómo puedo vivir y disfrutar sabiendo que los enemigos del islam se reúnen para combatir contra los musulmanes, nuestros hermanos en Palestina, Afganistán, Chechenia, Sudán, Yemen, Cachemira y en todo el ABC mundo. Se reúnen para ver cómo pueden acabar con lo que llaman el terrorismo (islam) Más adelante, el testamento señala que no nos dan miedo los tiranos, los servicios secretos, América y Rusia y nos da miedo el castigo de Dios. (Es mejor tener miedo a Dios) Si nos amenazan con cárcel y con torturarnos, el castigo de Dios es peor y su infierno quema... No debéis dejar la lucha (Yihad) Tened fe en Dios ya que es la única forma de lograr la victoria Los investigadores destacan la carta porque fue encontrada en la casa de unos de los correos de Al Qaida en Europa: Said Berraj. Trabajaba en Madrid como mensajero- -en una ocasión llevó un paquete a la sede del PP en la calle Génova de Madrid- -y el día después del 11- M abandonó precipitamente su empleo, alegando que se iba a Marruecos al entierro de una hermana. Luego se comprobó que no tiene ninguna. Cumbre en Estambul A la Policía le interesa Berraj porque, además de ser buscado por el 11- M, fue uno de los asistentes a la reunión que Mohamed Haddad, Amer el Azizi, Lahcen Ikassrien y Salahine Benyaich tuvieron en Estambul el 10 de octubre de 2000. Según la Policía turca se trató de una cumbre de Al Qaida. Los cinco fueron detenidos y luego deportados. Esta reunión motivó que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón autorizara a la Policía española a intervenir el teléfono de la casa de Said Berraj y gracias a ello se supo que el marroquí era también un hombre de confianza de Abu Dahdad