Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 4 2006 11 José Antonio Alonso se lleva a su subsecretaria de Interior al mismo cargo del Ministerio de Defensa Otegi quiere verificar si España y Francia aceptarían un Estado vasco independiente El efecto de las explosiones Capacidad: Sentados: 480. De pie: 1.044. Total: 1.524 El daño que las bombas causaron tanto en las personas como en los vagones fue devastador en un diámetro de entre 2,5 y 6 m. El estudio realizado por los técnicos pone de manifiesto que los explosivos tuvieron un comportamiento omnidireccional por lo que esas zonas, denominadas áreas de estragos máximos presentan la forma de esferas irregulares. Vagón 1 Capacidad: Sentados: 480. De pie: 1.044. Total: 1.524 6 m 2,5 m Vagón 1 Capacidad: Sentados: 1.672. De pie: 2.016. Total: 3.688 1 m Área de estragos máximos Los doce artefactos que estallaron aquel día (los terroristas colocaron 13, pero uno fue recuperado y desactivado por los Tedax en el Parque Azorín de Vallecas) fueron colocados en su mayoría en el centro de los vagones o en puntos muy próximos a la mitad. Los terroristas eligieron distintas localizaciones, tales como el portaequipajes, bajo los asientos o el pasillo central, siempre cerca de las puertas. Capacidad: Sentados: 480. De pie: 1.044. Total: 1.524 Su mayor o menor amplitud depende de circunstancias variables tales como la ubicación de los artefactos, la consistencia estructural de los materiales de los trenes en esos puntos, el número de pasajeros y la cantidad de explosivo empleada. Los cráteres provocados por las deflagraciones presentaban un tamaño aproximado de un metro. La única excepción se produjo en las dos explosiones de la estación de El Pozo por las peculiares características de los trenes, que eran de dos plantas, y por la ubicación de las bombas en la superior. Infografía: EDUARDO REVALDERÍA JAVIER AGUILERA (que concedió a Serhane el Tunecino una beca para que completara sus estudios de doctorado en Económicas) y un croquis en el que habían marcado la calle Princesa, el Metro, el intercambiador de Moncloa, una hamburguesería de la zona y un edificio- -que no ha podido ser identificado- -en el que se señala de forma especial un despacho situado en una esquina. En Leganés aparecieron también un texto en lengua árabe, probablemente manuscrito por Serhane el Tunecino en el que se hace mención expresa al artefacto colocado el 2 de abril en la vía del AVE a la altura de Mocejón (Toledo) así como un escrito mecanografiado de un comunicado en el que los batallones de Ansar Al Qaida (grupo que reinvindicó el 11- M) anuncia la ruptura de la tregua y reprocha a España su presencia en Irak y el envío de tropas a Afganistán. Sobre la intención de seguir atentando ya advertía el juez Del Olmo en las resoluciones dictadas tras los primeros meses de su investigación y en esa dirección apuntaba también el fax redactado por El Tunecino y remitido a la redacción de ABC el 3 de abril. Meses antes del 11- M, un texto encontrado por un investigador noruego en internet realizaba amenazantes advertencias a España por su apoyo a los EE. UU. en la guerra de Irak. Creemos que el Gobierno español no soportará más de dos o tres golpes como máximo antes de verse obligado a retirarse por la presión popular Por eso, aconsejaban atentar en fechas lo más próximas posibles a las elecciones del 14- M. No hemos venido a quedarnos En la vivienda de Serhane el Tunecino situada en el primer piso del número 41 de la calle Francisco Remiro, se encontró un manuscrito en grafía árabe que se ha identificado por los expertos de la Policía como el himno de la célula autora del 11- M, que se autodenomina Ansar Al- Lah. En el texto se hace mención expresa a que los miembros de Ansar Al- Lah hemos venido en grupos lo que podría referirse a los que formaron los autores materiales de los atentados de Madrid: el grupo de Lavapiés, el de Leganés y el de Serhane. El himno, que el juez recoge en su auto, menciona la lucha para extermi- El himno de la célula asesina del 11- M Manuscrito con grafía árabe, el texto fue hallado en el piso de la calle Francisco Remiro, 4, residencia habitual de Serhane el Tunecino ANSAR AL- LAH (Los que apoyan a Dios) Somos los ANSAR, los ANSAR de Dios. Estamos yendo a la JIHAD No hemos venido a quedarnos Para conseguir ser mártires, hemos venido Para el camino de la felicidad somos los ANSAR AL- LAH Somos los ANSAR AL- LAH, hemos venido en grupos No nos inclinamos ante nadie Hemos iniciado la lucha para exterminar a los tiranos Nuestro profeta es nuestro guía y líder Mi lucha es grande y nuestra religión está en lo más alto. Aquí estamos los ANSAR, los ANSAR AL- LAH nar a los tiranos y el martirio como objetivos de los componentes del grupo, y afirma que no hemos venido a quedarnos. Para conseguir ser mártires hemos venido Respecto al nombre que adoptan, la Policía señala que Ansar es un término polivalente en el mundo islámico. Literalmente significa los defensores o los protectores pero históricamente se ha asociado a la actividad de hospedaje y auxilio a los emigrantes musulmanes precisamente la actividad que desarrollaban Serhane el Tunecino el procesado (por integración en organización terrorista) Mouhannad Almallah y su hermano Moutaz (imputado, preso en Londres, pero no procesado por el juez) La vivienda de Serhane, así como la de los hermanos Almallah (calle Virgen del Coro) fueron utilizadas para la celebración de reuniones de carácter radical y como lugar de acogida de emigrantes musulmanes El último aspecto que llama la atención de los expertos es la coincidencia que existe entre la firma del himno- -Ansar Al- Lah- -y la denominación del grupo que reivindicó los atentados de los trenes en Madrid- -Ansar Al Qaida- Esta última podría ser resultado de una mezcla de términos que antes nunca había sido utilizada Ansar y Al Qaida.