Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 4 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR JAIME RODRÍGUEZ- ARANA ¿ES EL CENTRO ALGO MÁS QUE UN TALANTE? Existe un talante democrático; ahora bien, presumir de ese talante, exhibir ese estilo, es una cosa y otra bien distinta, más sustancial, es ser demócrata de verdad A política, desde luego, es una de las más nobles actividades a las que se puede dedicar el ser humano. Esta afirmación es rotundamente cierta, como también es cierta la siguiente: la política tiene sentido en una democracia si está orientada a la mejora integral de las condiciones de vida de los ciudadanos. Es decir, si está diseñada para ampliar los horizontes vitales de las personas, para que éstas puedan realizarse libremente en un contexto solidario. En este sentido, no dudo en reconocer que la política tiene una dimensión ética capital, ya que, rectamente entendida, debe dirigirse a devolver el protagonismo que le es propio a los ciudadanos, colocando en el centro a la persona. Y colocar en el centro a la persona consiste, entre otras cosas, no en propugnar un desplazamiento del protagonismo propio e ineludible de los gestores democráticos, sólo faltaría, sino en poner los medios para que la libertad, la solidaridad y la participación de cada ciudadano pueda construirse cotidianamente, a golpe de cualidades democráticas. Siempre he pensado que las sociedades realmente libres son las sociedades de hombres y mujeres libres. Sí, sociedades en las que el poder se entiende, no en clave estática y cerrada, sino, como decía Burke, como la libertad articulada de los ciudadanos, como el principal medio que haga posible que cada uno de nosotros pueda desarrollar su opción personal y, así, aportar lo que sea menester a la sociedad. Así, creadas estas condiciones, el ejercicio real de la libertad depende inmediata y únicamente de los propios ciudadanos, de cada ciudadano. Igualmente, la participación cívica, lejos de versiones intervencionistas, ha de promoverse sin miedo, ha de facilitarse, ha de impulsarse asumiendo la variada y plural expresión de la libertad humana. La política es, pues, una tarea ética que requiere un compromiso radical con la dignidad del ser humano y sus derechos fundamentales. Y en esta tarea, el político, insisto, tiene un papel fundamental que algunas veces se reduce a concebir lo que algunos denominamos nuevos espacios políticos- -el centro entre ellos- -como la expresión de un talante dialogante, abierto y comprometido. Claro que el talante es capital en la actividad política, pero no lo es todo porque los ciudadanos esperan soluciones concretas y medidas mensurables que traduzcan el proyecto político en una mejora real de sus condiciones de vida. El espacio de centro no es sólo un talante. Quienes así piensan quizás lo hagan porque entienden que esta posición política, en los antípodas del pensamiento de confrontación que trajeron las ideologías cerradas, no es susceptible de sustantividad y caracterización propia y se reduce únicamente a un talante, a un estilo o modo de estar en la política de manera abierta y dialogante. No estoy de acuerdo, sencillamente porque el espacio del centro político es algo más, mucho más que un talante en la medida en que exige la defensa radical de los derechos fundamentales de todos. Reducir el espacio de centro a la categoría de talante sería casi equivalente a reducir la condición de de- L mócrata a lo mismo. Claro que existe un talante democrático; ahora bien, presumir de ese talante, exhibir ese estilo, es una cosa y otra bien distinta, y mucho más sustancial, es ser demócrata de verdad. Resulta, además, que en una sociedad en que la configuración de la opinión tiene mucho que ver con los medios audiovisuales de comunicación, la imagen públi- ca lleva asociada muchas veces la categorización política de los personajes. Por eso, quizás éste sea, como muy bien se ha apuntado, uno de los peligros que amenazan la vida política en la sociedad mediática. Sabemos que la bendición de los medios de comunicación es capaz de convertir los exabruptos de un líder octogenario en desbordamientos de ímpetu juvenil y la maldición de los mismos medios puede presentar las reflexiones serenas, claras y contundentes- -racionalmente- -de otro político nacido tras la vuelta de la democracia como resabios autoritarios franquistas De hecho, la trascendencia en la opinión pública de la propia imagen hace que el equilibrio en la expresión, el tono conciliador, la actitud de escucha, pueda ser interpretada como talante centrista. Pero tal cosa, sola, no significa ser de centro o estar en el centro, porque evidentemente caben semejantes características en un político que practique la más dura intransigencia ideológica o aún el sectarismo, más cuando en la actualidad nadie ignora que de la transmisión de tal perfil asociado a la propia imagen depende, en una proporción demasiado alta, la cotización política. Ejemplos hay, y quizás estén en la mente de los lectores. El talante moderado es, pues, un alto valor político, igual que el talante dialogante, por poner un ejemplo, pero en el espacio de centro, según pienso, lo decisivo es la realización de políticas efectivamente moderadas y el establecimiento efectivo y real del diálogo, algo que está muy lejos de lo postizo y artificial tan en boga. La clave no está tanto en la pose, en el talante, en el gesto, en el estilo que se pretende transmitir, sino en que las políticas concretas reflejen genuinamente esa manera de hacer política. La clave son los hechos concretos de una acción de gobierno que propicie mayores cotas, como decíamos al principio, de libertad, de solidaridad y de participación. La clave, ya termino, es realizar políticas abiertas, plurales, dinámicas, para todos, no para algunos, por muy importantes que sean. Ello reclama superar ese miedo reverencial, esa reliquia ideológica que hoy parece atenazar a algunos dirigentes a consultar al pueblo aquellas decisiones que trastocan esencialmente instituciones o modelos capitales para la armoniosa vida colectiva que, como decían los griegos, era una de las manifestaciones reales, paladinas, de la democracia. Catedrático de Derecho Administrativo REVISTA DE PRENSA POR RAMIRO VILLAPADIERNA EL NEGOCIO ESPAÑOL VIAJA La Prensa italiana se centra exclusiva- -y sombríamente- -en sus elecciones, pero cabe citar a Martin Wolf en Financial Times: ¿Cuáles son las perspectivas de Europa, cuando sus tres potencias continentales son tan débiles políticamente? Y, sin esperar a una respuesta autodemostrable, aventura: Espantosas Autorreferenciales son también las grandes cabeceras francesas: el aborto del CPE, la bella Ségolène, el pelele de Villepin... Madrid no sale en Europa ni por cuenta del Real, y el eco despertado por el juez Del Olmo se salda con despachos de agencia. El Süddeutsche recuerda que, contra lo creído, no hubo ataque, orden, ni dinero de Al Qaida, pero sí una investigación lentísima. Notar que el International Herald Tribune (IHT) se interesa, antes que por el 11- M, por el crepúsculo de una era torera con el cierre del hotel Victoria de Madrid. Pero el Financial Times (FT) toma en serio una novedad española: hace cinco años, el mundo español se reducía a Iberoamérica. Ahora el intento de Ferrovial con los aeropuertos ingleses es la última muestra de un nuevo atrevimiento y apenas pasa una semana sin que un grupo español anuncie una gran inversión en EE. UU. o Europa Leslie Crawford considera que los diez años de crecimiento ininterrumpido han acumulado liquidez en un mercado interior que se hace pequeño. Aunque tardío, por fin el gran paso adelante: Una nueva camada toma las riendas Entrecanales es citado como parte de una generación con el lujo de poder pensar en cómo cambiar el mundo Pero de lo que realmente se preocupa el mundo es del órdago nuclear iraní. Los editoriales sopesan cada vez más el recurso militar: Occidente no puede permitir un Irán con la bomba avisa el Telegraph, aunque el Times se pregunta ¿cómo atacar Irán podría- -o no- -funcionar? y un experto avisa en FT que el coste puede superar el beneficio. El Spiegel ve que Irán ignora el frente ruso- americano y Le Monde califica el anuncio iraní como una fase esencial hacia la bomba En Handelsblatt, el investigador Götz Neuneck dice que EE. UU. debería tomar muy en serio a Irán Pravda cree vislumbrar un conflicto internacional y medios europeos y americanos tienden a reconocer que Teherán habría entrado en la primera división nuclear. Pero el IHT advierte contra fantasías militares en una administración Bush de capa caída según el Washington Post, y a la que le quedan tres años La agencia iraní repica a su presidente, exigiendo al mundo disculpas por andar perturbando nuestro programa nuclear