Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 4 2006 Sociedad 55 Tecnología La piratería china le cuesta cada año a EE. UU. más de 3.135 millones de euros El gigante asiático intenta limpiar su imagen de paraíso de lo falso b A pesar de la campaña puesta El fraude bancario a través de internet aumentará durante la Semana Santa ABC MADRID. La Asociación de Internautas ha alertado del crecimiento del fraude por internet y asegura que estos próximos días se espera un aumento del mismo, ya que los ciber- delincuentes aprovechan los días festivos de Semana Santa para lanzar ataques a gran escala Según informó ayer la asociación, los intentos de estafas on line no paran, y ahora le ha tocado el turno a Caja Madrid, entidad que está sufriendo desde hace varias semanas continuos ataques de la modalidad de engaño conocida como phishing El procedimiento usado es el envío de un correo electrónico falso que simula proceder de la entidad bancaria. La asociación hace hincapié en que el cliente recuerde que su entidad bancaria nunca le solicitará sus claves a través del correo electrónico. Estos correos falsos contienen enlaces que envían al usuario a la web que simula la entidad bancaria. La asociación recuerda que los usuarios nunca deben contestar a estos correos, ni tampoco deben pulsar ningún enlace que contenga dichos correos fraudulentos. en marcha para destruir 457 millones de copias, las imitaciones están tan extendidas y perfeccionadas que ni los chinos las distinguen PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. A pocos días de la visita del presidente chino, Hu Jintao, a Estados Unidos, el gigante asiático está intentando limpiar su imagen como paraíso de las falsificaciones Por ello, el ministro de Comercio, Bo Xilai, insistió ayer en que su país seguirá comprometido con la defensa de los derechos de propiedad intelectual incluso aunque esto tenga un impacto negativo en el empleo Y es que millones de personas viven de la piratería en el coloso oriental, donde, a pesar de las buenas palabras del ministro Bo, las copias están tan extendidas y perfeccionadas que son difíciles de distinguir incluso para los propios chinos. Por menos de un euro, en cualquier calle se pueden adquirir las últimas novedades cinematográficas, como las censuradas Brokeback Mountain o Memorias de una geisha en DVD. Por un poco más, entre dos y cuatro euros, las tiendas ofrecen copias de alta calidad de un interminable surtido que abarca desde los grandes clásicos del séptimo arte hasta los discos más recientes de Coldplay y Green Day No en vano, el Gobierno de EE. UU. calcula que las falsificaciones que se realizan en China le cuestan a sus empresas más de 3.135 millones de euros al año, ya que no sólo se ciñen a estos productos audiovisuales, sino que afectan a un amplio abanico de actividades económicas que van desde las prendas textiles de grandes marcas a la más sofisticada maquinaria industrial. Para evitar que tan grave problema se convierta en otro elemento de fricción en las ya de por sí difíciles relaciones comerciales entre Washington y Pekín, el régimen comunista ha puesto Durante los últimos cinco años, en China se han destruido 457 millones de copias de DVD, CD y libros en marcha una campaña contra la piratería que ya está dando resultados. Así, la Policía confiscó el año pasado 85 millones de productos falsos, un 25 por ciento más que en 2003. En el último lustro, además, se han destruido 457 millones de copias de DVD, CD y libros, mientras que 29 millones de inspectores han descubierto fraudes cifrados en 7.617 millones de euros. Sólo en 2005 hubo 2.119 detenidos por delitos contra la propiedad intelectual y más de 3.000 condenados, muchos de ellos a siete años de cárcel, en los 1.210 casos de imitaciones que llegaron a los tribunales. Uno de los más sonados fue el que enfrentó a cinco firmas de ropa de lujo (Prada, Gucci, Louis Vuitton, Burberry y Chanel) contra el no menos conocido Mercado de la Seda de Pekín, un centro comercial que se ha convertido en destino inexcusable de los turistas que visitan la capital china por ofrecer todo tipo de copias a precios irrisorios. Al final, este exitoso bazar tuvo que pagar una indemnización de 10.700 euros, pero sus estanterías ya están otra vez repletas de prendas piratas para resarcirse de esa pequeña pérdida.