Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 4 2006 Sociedad 53 Tecnología Los países más robotizados La industria internacional de la robótica factura cada año cuatro billones de dólares. El crecimiento potencial es de un billón más. La población de robots industriales en el mundo en 2004 era de cerca de 850.000 unidades, de las cuales el 42 por ciento estaban en Japón. Detrás del país nipón en la clasificación por número se encuentran Estados Unidos, Alemania, Corea, Italia, Francia (26.000 unidades) y España (22.000) según el último informe elaborado por Unece ifr (www. ifr. org) En España, el crecimiento del parque de robots se ha consolidado en los últimos años: un 14 por ciento y un 11 por ciento en 2002 y 2003, respectivamente, según la Asociación Española de Robótica. El 70 por ciento de los 22.000 robots que hay en España están instalados en la industria del automóvil. Japón es un gran consumidor de robots industriales, pero las empresas líderes en fabricación se encuentran en Europa (por ejemplo, la compañía sueca- suiza ABB Automation) En el viejo continente, la industria robótica (producción, programación, mantenimiento... emplea a más de 55.000 trabajadores de alta cualificación, sin contar con una importante subcontratación. El primer aparato data de 1801, cuando Jacquard desarrolló el primer telar automático utilizando una cinta de papel perforada como un sistema de programación de la máquina. llas de ruedas que detectan obstáculos o un robot que divierte y educa a niños hospitalizados. El envejecimiento de la población- -en dos décadas el número de pensionistas aumentará un 50 por ciento en Occidente, según la ONU- -es un fenómeno que dará pie al desarrollo de autómatas para la asistencia a personas mayores Esta máquina, desarrollada por la Universidad Carlos III de Madrid, da de comer a este joven con parálisis cerebral España, séptimo país del mundo con mayor número de robots industriales El parque es de 22.000 unidades y el 70 se dedican a la automoción b Las máquinas que cooperan con el hombre en trabajos y asisten a personas mayores y discapacitados son algunas de las nuevas aplicaciones de la robótica MARTA VILLALBA MADRID. España es el séptimo país del mundo con mayor número de robots industriales, con un parque de 22.000 en 2004. El 70 por ciento de ellos trabajan para la industria del automóvil, donde hay uno por cada diez trabajadores. Sectores manufactureros como el químico, el textil o el de la cerámica llevan en España muchos años aplicando la robótica, que tiene un crecimiento medio sostenido en nuestro país del 7- 8 por ciento al año. En la última década, la automatización (negocio sobradamente maduro, que se ha popularizado hasta el punto de que cualquier empresa puede acceder a él, pues es relativamente barato) se ha extendido a otros sectores, como el de servicios, la construcción, la medicina, la alimentación, la domótica, defensa, industria aeroespacial... según muestra el informe Robótica y Automatización elaborado por la Fundación Cotec. Esta entidad trata de sensibilizar sobre los beneficios de instalar en las empresas máquinas que hagan automáticos procesos: aumentar la productividad, disminuir los accidentes laborales, potenciar la calidad y flexibilidad porque una misma máquina se adapta a distintos productos. El ejemplo más claro de la potenciali- Olvidarse de la limpieza El boom en la robótica de servicios ha venido de la mano de una pequeña y asequible (entre 150 y 300 dólares) aspiradora autónoma: la empresa fabricante, i- Robot, obtuvo con ella unas ventas por valor de 300.000 dólares en 2004. También para la limpieza, pero del exterior de los delicados aviones, se ha ideado un autómata gigante (15 metros de alcance) con el que el tiempo en realizar esta tarea se reduce a la mitad. Otros robots son especialistas en limpiar fachadas de grandes edificios; y otros móviles recorren ferias, aeropuertos, supermercados o el metro con el mismo fin. En España somos grandes consumidores de robótica, pero pocas empresas españolas se dedican a la fabricación de robots señala Carlos Balaguer, catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad Carlos III. Es un sector poco valorado en España, pese a que presenta muchas oportunidades de negocio; es clave para la industria moderna añade. A Balaguer también le preocupa que se va a suprimir el título universitario de ingeniero en Automática, que es muy prestigioso y muy valorado. Para que este sector tenga éxito hacen falta profesionales Robot especializado en enseñar y divertir a niños hospitalizados El boom en la robótica de servicios ha venido de la mano de una pequeña y asequible aspiradora autónoma dad de la robótica se ve en el crecimiento que ha tenido en el sector servicios a nivel mundial, que ha sido del 200 por ciento (de él han tirado Japón, Estados Unidos y Alemania, los países con mayor número de robots industriales) y con una previsión del 400 por ciento. En España se calcula que se emplean para este sector el 5 por ciento de los autómatas. Los robots de servicios están dirigidos a mejorar la calidad de vida de las personas o al mantenimiento de infraestructuras y equipos. En el primer caso se encuentran algunos de los ideados por la Universidad Carlos III de Madrid, que ayudan a personas discapacitadas en distintas tareas: uno ayuda a una joven enferma de párkinson a maquillarse (cada color de la paleta tiene un número) mediante órdenes a través de voz; otro le acerca la comida a la boca a un chico afectado de parálisis cerebral; otros ayudan a limpiarse los dientes, a lavarse... A esta categoría de asistencia personal pertenecen, también, unas máquinas- carritos que distribuyen comida en hospitales, las si-