Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad MIÉRCOLES 12 4 2006 ABC Tecnología Antenas de telefonía móvil son retiradas de un tejado en Valladolid ABC Un estudio revela que la radiación electromagnética sólo alcanza en Madrid el 0,27 del límite permitido Por primera vez se logran identificar, por sus frecuencias, las fuentes de emisión de una ciudad de los 22 emplazamientos elegidos en Madrid, las contribuciones debidas a los servicios de radiodifusión (AM, FM, DAB y TV) fueron mayoritarias JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Vivimos en un mundo de ondas. Ondas electromagnéticas que nos acompañan durante las 24 horas, y que van desde las que recibimos en nuestra propia casa, directamente de los electrodomésticos y los diversos aparatos que usamos en el día a día, a las que nos llegan de más lejos, desde las instalaciones eléctricas y de comunicaciones que hacen posible nuestra actual forma de vivir. El propio sol nos somete a un baño de radiación electromagnética constante. Un baño sin el cual la vida misma no sería posible en nuestro planeta. También la Sociedad de la Información, ésa que los gobiernos de todo el mundo intentan impulsar como solución a las desigualdades sociales viaja, inevitablemente, a caballo de un abanico de tecnologías de transmisión por radio en los sistemas de comunicaciones. Tecnologías que se basan en el envío y recepción de ondas electromagnéticas. Sin ellas, no habría radio, ni televisión, ni TDT, ni telefonía fija ni, por supuesto, móvil. La otra cara, el precio que hay que pagar por vivir como vivimos, son los efectos que las emisiones radioeléctricas pueden ejercer sobre nuestro organismo. Una exposición razonable a b En 20 ondas electromagnéticas, solemos pensar, no nos afectará demasiado. Ahora bien, ¿qué es lo razonable La preocupación surge cuando las fuentes de emisión de dichas ondas se multiplican, nos rodean e invaden nuestro espacio hasta el punto de no poder evitarlas, hagamos lo que hagamos. Hasta ahora, numerosos estudios se han esforzado en cuantificar esos efectos sobre el organismo humano, con diversas y muy variadas conclusiones. No todas las ondas afectan por igual, no todas son igual de nocivas, no todos nos exponemos a la misma cantidad de ellas y no a todos esas ondas nos producen los mismos efectos... La cuestión, pues, sigue abierta. Los gobiernos, sin embargo, para garantizar la protección sanitaria de la población, dictan estrictas normas que fijan los límites de exposición de los ciudadanos a los campos electromagnéticos procedentes de emisiones radioeléctricas. En España, esa norma es el Real Decreto 1066 2001, de 28 de septiembre, elaborado en coordinación por los Ministerios de Ciencia y Tecnología y de Sanidad y Consumo, y que asume a su vez los criterios establecidos en la Recomendación del Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea de 12 de julio de 1999. Emisiones electromagnéticas en Madrid Niveles detectados con respecto al límite legal establecido 0,27 CONTRIBUCIÓN MEDIA DE LOS DIFERENTES SERVICIOS AL 0,27 DEL LÍMITE LEGAL ESTABLECIDO TV 2,70 Telef. móvil celular 2,10 Resto 0,65 Radio DAB 4,31 Radio AM 5,72 Radio FM 84,52 Infografía ABC Estudio pionero Para saber con toda exactitud a cuánta radiación electromagnética estamos sometidos, Movistar y Vodafone han encargado un estudio a la consultora tecnológica independiente EB, conocida por haber realizado esta clase de me- diciones en numerosos ayuntamientos de riesgo de toda España. Tras la selección de veintidós emplazamientos diferentes de Madrid, elegidos por su especial densidad de tráfico y circulación de personas, los expertos han realizado, durante semanas, cuidadosas mediciones que, por primera vez y a diferencia de otras investigaciones anteriores, fueron capaces de distinguir, mediante la discriminación de frecuencias, a los responsables de cada emisión en concreto. Para Bernardo Rodríguez- Losada, uno de los in- genieros autores del estudio, el mayor valor de nuestro trabajo es, precisamente, el de haber utilizado métodos capaces de discriminar las frecuencias, en contraposición con otros sistemas, más sencillos, llamados de banda ancha en los que no se puede distinguir la contribución de los distintos servicios y frecuencias al total del campo detectado En la práctica, ha sido posible distinguir, en los 22 puntos elegidos, cuál es exactamente el campo producido por servicios como la radio AM (0,526 1,606 MHz) radio FM (87,5 108 MHz) radio digital DAB (195 223 MHz) televisión (470 862 MHz) telefonía celular GSM (890- 960 MHz) telefonía celular DCS (1710 1880 MHz) telefonía celular UMTS (1920 2170 MHz) otros servicios (Protección Civil, Sistema Tetra, etc) Los resultados indican que, por el momento, en Madrid se puede estar tranquilo. En ninguna de las ubicaciones estudiadas se alcanza siquiera el 4 del límite establecido por el Real Decreto (el valor máximo fue del 3,75 de lo permitido, y se detectó en las proximidades de Torrespaña) El valor mínimo, obtenido en el aeropuerto de Barajas, apenas si fue del 0,0018 (55000 veces inferior al límite permitido) El valor medio total de los campos eléctricos medidos fue sólo del 0,27 de lo permitido. Y un dato, para los que se preguntan en concreto por la seguridad de las antenas de telefonía móvil: en 20 de los 22 emplazamientos, las contribuciones debidas a los servicios de radiodifusión (AM, FM, DAB y TV) fueron enormemente mayoritarias.