Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 MIÉRCOLES 12 4 2006 ABC Madrid La capital tiene 350.000 viviendas en las que no se revisa nunca la instalación de gas Uno de cada cuatro vecinos no conoce ningún número de emergencias, según una encuesta local b El 58 por ciento de los fuegos domésticos se inicia en las cocinas. Los jóvenes son, según el estudio, los que menos medidas preventivas toman SARA MEDIALDEA MADRID. Sabemos poco sobre prevención de riesgos en el hogar: uno de cada cuatro vecinos no conoce ningún teléfono de emergencia, y otro tanto no realiza revisiones periódicas de sus instalaciones de gas. Eso supondría más de 350.000 viviendas en Madrid sin hacer ninguna revisión, según la extrapolación municipal. Un cuarto de los madrileños no sabría qué hacer en caso de incendio, y más de la mitad se acuestan apagando el televisor sólo con el mando a distancia. Así lo señala una encuesta de la dirección general de Emergencias y Protección Civil del Ayuntamiento madrileño. La consulta se basa en entrevistas en el domicilio de 1.000 personas mayores de 18 años, residentes en los barrios de Palacio, Embajadores, Cortes, Justicia, Universidad y Sol (todos en el distrito Centro) Los resultados han alarmado a los responsables municipales, que ya preparan campañas de información dirigidas a la población escolar y a colectivos más sensibles al riesgo, como los grupos de inmigrantes que, por cultura o idioma, desconocen los hábitos de prevención. COCINA ELECTRICIDAD GAS EMERGENCIAS INCENDIOS Un 58 de los incendios se inicia en la cocina El 54 apaga la televisión sólo con el mando a distancia Sólo el 71 de los usuarios revisa su instalación El 112 lo conocen el 60 de los encuestados Un 24,5 no sabe qué hacer en caso de fuego en el edificio gen del 58 por ciento de los fuegos en domicilio- un 61,2 por ciento asegura utilizar, de forma indistinta, los fuegos delanteros o los del fondo. Un 20 por ciento optan directamente por los delanteros, porque son más cómodos mientras que sólo un 16,8 por ciento eligen los del fondo a sabiendas de que resultan los más seguros. Sólo un 21 por ciento saben cuál es el tipo de ropa adecuada para cocinar, aunque el 80 por ciento sí sabe qué hacer en caso de que prenda el aceite durante la preparación de los alimentos. Aparatos eléctricos Mención aparte merecen los aparatos eléctricos, tan habituales en los domicilios. Uno que no falta en prácticamente ningún hogar es el televisor. Y al llegar la noche, los hábitos preventivos vuelven a brillar por su ausencia: un 10 por ciento de los encuestados desenchufan tanto este aparato como el vídeo o el DVD; el 35 por ciento los dejan enchufados, pero desconectan el botón on Un mayoritario 54 por ciento, sin embargo, tienen por costumbre apagarlos sólo con el mando a distancia. En la misma línea, un 3 por ciento de los encuestados citan como peligroso sobrecargar los enchufes con ladrones; un 4 por ciento enchufar aparatos defectuosos o mojados; un 3 por ciento tirar de los cables al desenchufar los aparatos eléctricos; un 6 por ciento tocar los aparatos con las manos mojadas; y un 68 por ciento todas las anteriores. Incremento de siniestros Los responsables municipales han observado cómo los siniestros en viviendas en la ciudad se han incrementado significativamente en los últimos años: entre 1996 y 2002, aumentaron nada menos que un 34 por ciento. La encuesta, elaborada en el último trimestre de 2005, pretendía conocer el nivel de información de los usuarios sobre riesgos domésticos. Y el nivel es manifiestamente mejorable. Un ejemplo: preguntados sobre métodos para hacer más segura su casa, porcentajes por debajo del 7 por ciento citan alarmas, extintores, mantenimiento de gas o electricidad... y hasta un 58,7 por ciento no saben o no contestan. JORDI ROMEU Aumentan los fuegos Entre 1996 y 2002, según datos municipales, los incendios en viviendas se han incrementado: de 1.352 a 1.812. Porcentualmente, el aumento ha sido del 34 por ciento respecto a estos siniestros, y asciende hasta un 42 por ciento en el total de fuegos. Por distritos, Centro es el que más incendios sufre. Saben que no saben Afortunadamente, los propios ciudadanos son conscientes de su ignorancia en estas cuestiones: son menos del 35,5 por ciento los que creen tener suficiente información en caso de incendio en la vía pública, y un 47 por ciento estima que no sabría qué hacer si el fuego fuera en un edificio. Un 60,4 por ciento confiesa no tener información sufi- ciente para reaccionar en caso de fuga o explosión de gas. Y un 64,8 por ciento dice no saber cómo debería reaccionar ante un accidente que llevara aparejada la caída de cornisas o fachadas. Situaciones que creemos superadas no lo están en realidad, y un buen ejemplo es la respuesta a la pregunta sobre teléfonos de emergencia: un 60,1 por ciento conoce el 112; un 9,7 por ciento, el 091; un 4 por ciento, el 012; entre el 1 y el 2 por ciento, el 092, 080 y 010. Y asombrosamente, un 24,1 por ciento- -prácticamente uno de cada cuatro consultados- -no citan ninguno. Si la pregunta se centra en los más jóvenes o los nacidos en otros países, son uno de cada tres los que no saben citar un sólo teléfono de emergencias. Utilizar los fuegos La encuesta ha puesto de relieve actitudes que pueden suponer un problema serio: sólo un 71 por ciento de los consultados realizan mantenimiento a sus instalaciones de gas en la vivienda; el 27 por ciento no lo hace. Extrapolando datos, en el distrito Centro podrían ser 24.000 las viviendas en esta circunstancia, que serían 350.000 en el conjunto de la capital, indicó Alfonso del Álamo, director general de Emergencias del Ayuntamiento. A la hora de utilizar la cocina- -ori- Salidas seguras Al salir de casa, hay ciertos hábitos que se toman para prevenir riesgos; estos son los más habituales para los encuestados: un 3 por ciento corta la luz; un 6 por ciento corta la llave de acometida del gas y del agua. Un 63 por ciento se aseguran de que el fuego esté apagado y los grifos cerrados. Lamentablemente, el 30 por ciento reconoce no hacer nada de lo anterior. Pero cuando más claramente se toma conciencia de la falta de información de los usuarios es ante las pregun-