Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional ELECCIONES EN ITALIA MIÉRCOLES 12 4 2006 ABC RAMÓN PÉREZ- MAURA DEMOCRACIA IMPERFECTA uienes hacemos de la defensa del sistema democrático un credo político nos encontramos con frecuencia con la celebración de elecciones ante las que resulta difícil mantener por este modelo político el entusiasmo que deberíamos profesarle. La campaña plagada de insultos a la que acabamos de asis- Q tir ha sido una elocuente demostración de lo que no debería ocurrir en un país con más de medio siglo de experiencia democrática. Claro que con dos candidatos como Prodi y Berlusconi, poco más podía esperarse. Un hombre como el todavía primer ministro merecía haber sido derrotado abrumadoramente sólo por su comportamiento personal- -algo que siempre debe tenerse muy presente en un candidato a la jefatura de un Gobierno. Sus modos de tabernero de garito portuario cruzado con verdulera pasada por media docena de sesiones de cirugía plástica produjo un ente que los italianos no merecían tener como primer ministro. Enfrente, un candidato de ineptitud probada durante cinco años al frente de la Comisión Europea. Inepta ejecución que le ha servido como trampolín porque Italia sigue siendo un país en el que lo europeo aún tiene un timbre de gloria y calidad que no se reconoce a lo nacional. La mayoría de los analistas de la po- lítica italiana coinciden en que a La Casa de las Libertades- -es decir, la coalición donde sólo manda uno, Berlusconi- -y a La Unión- -la desunida colación de once partidos que comanda Prodi- -les hubiera ido mucho mejor con otras cabezas de cartel. Walter Veltroni, alcalde de Roma e integrante de La Unión, podía haber atraído muchos más votos con una campaña viva y defendiendo abiertamente unos postulados de izquierda. Y qué decir de La Casa de las Libertades si hubiera sido encabezada por Gianfranco Fini, el político más popular del país. Pero Berlusconi dirige su coalición como un capo mafioso podría regentar a su banda y niega a Fini el derecho a ser el cabeza de cartel con el chantaje de que su pasado neo fascista es un impedimento. Cuando a Fini hay que reconocerle un mérito similar al de Manuel Fraga en España: ha llevado a la senda plenamente democrática los restos fascistas de su país. Que los había y muy activos. El reto ahora es ver si Berlusconi es capaz de aceptar honorablemente la derrota (discúlpenme por hablar en este contexto de honorabilidad) Hay algo ciertamente muy positivo en los cinco años del jefe de Gobierno saliente. Se ha confirmado de hecho una reforma del sistema político en el que a los efectos prácticos hay dos grandes coaliciones que permiten un dibujo claro del Parlamento. Todavía hay muchos pequeños partidos que pueden cualquier día cambiar de bando, pero cuando tú has concurrido a las elecciones bajo el paraguas de un candidato a presidente del Gobierno avalado por ti, corres alto riesgo político si cruzas la línea y te pasas a los bancos de la oposición. Y en éste contexto, de los partidos de La Casa de las Libertades debería salir un nuevo jefe de su bancada, un hombre con un historial que no esté plagado de citas en los tribunales. Debería ser, sin duda, la hora de Fini. Aunque no sea más que por las serias dudas que puede crear la perdurabilidad de Forza Italia si deja de ser candidato a presidente del Gobierno el hombre que la creó como un proyecto personal. Y con Fini de gran jefe, el Partido Popular Europeo podría incorporarlo a su grupo, demostrando una vez más su volubilidad ideológica. Otrosí: Para democracia imperfecta la peruana. Habrá segunda vuelta entre un racista encantado de proclamar todo tipo de excesos verbales y el responsable de que hace tres lustros Perú entrase en la senda del desastre actual. Como quedó dicho en estas páginas el pasado domingo, el acabose Muchos analistas coinciden en que a La Casa de las Libertades y a La Unión les hubiera ido mucho mejor con otras cabezas de cartel