Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MIÉRCOLES 12 4 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. López Jaraba (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil ITALIA, UN PAÍS PARTIDO EN DOS AS elecciones de este fin de semana en Italia marcan el final de una atribulada época protagonizada por un gobernante heterodoxo como Silvio Berlusconi y devuelven al poder a Romano Prodi, cuya discutible gestión política fue lo que llevó a Berlusconi al Gobierno en 2001. El resultado de las urnas arroja la imagen de una Italia profunda y casi simétricamente dividida- -el escrutinio constata en el Congreso la práctica existencia de un empate, roto a favor de Romano Prodi por apenas 25.000 papeletas, mientras que Silvio Berlusconi, pese a obtener menos senadores, logra más votos en la Cámara Alta- con una clase política desacreditada y aparentemente prisionera de un círculo vicioso que rueda cuesta abajo. Si, además, el recuento no es capaz de discernir con la suficiente claridad una mayoría posible y estable, la situación agrava aún más el ya complejo y caótico escenario político italiano, trufado de una amalgama de partidos de intereses variopintos. En la biografía de Silvio Berlusconi ha de figurar el mérito de haber sido el jefe del Gobierno con más tiempo seguido en el cargo desde que se fundó la República al final de la II Guerra Mundial, algo nada desdeñable si se tiene en cuenta que la media de duración de un Gabinete en Italia no llega a los dos años. Lamentablemente, en todo este tiempo Berlusconi no ha sabido hacer uso de las circunstancias favorables para enraizar un verdadero impulso de modernización de las estructuras políticas, como tampoco sus polémicas prácticas propagandísticas han permitido la emergencia de un centro- derecha sólido. La situación económica italiana es de tal gravedad que el Gobierno saliente había llegado a barajar la insensata posibilidad de sacar a Italia del euro para volver a echar mano de la discutible política de las devaluaciones de la vieja lira. Como ha advertido el electorado italiano, el resultado de la gestión de Berlusconi no ha sido bueno, pero de Romano Prodi tampoco se puede decir que dejase un panorama excepcionalmente halagüeño tras su salida del Gobierno en 2001, ni que haya sido un gran presidente de la Comisión Europea. El Profesor se presenta por segunda vez como un salvavidas aunque ya se caracterizó en su anterior etapa por no haber logrado mantener la solidez de su heterogénea coalición de centro- izquierda, que sólo tiene, como gran denominador común, su oposición a la figura de Silvio Berlusconi. La única opción razonable es que si Prodi es confirmado definitivamente como vencedor, acierte esta vez con una política integradora y que tenga en cuenta esas divisiones en el seno de su coalición, sin perder nunca de vista que será el jefe del Gobierno de un país fracturado en dos mitades casi idénticas, lo que le obliga a buscar espacios de consenso. L 11- M: DESVELADOS LOS ATENTADOS QUE ALTERARON LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA procesamiento al uso. Se trata de una recopilación de L auto de procesamiento dictado contra veintitodos los informes, dictámenes, análisis, declaracionueve presuntos responsables de los atentados nes y testimonios acumulados a lo largo de la investigadel 11- M no es aún el punto final de este sumario, ción, con escasa valoración propia del instructor sosino que, como señala el juez Del Olmo, supone una vabre el alcance de las diligencias, que es lo fundamental loración del caudal de diligencias de investigación hasen una decisión de esta naturaleza para precisar la imta ahora practicadas y lo que resta todavía por concreputación judicial sobre personas y hechos aparentetar obliga y justifica la continuidad de la investigamente delictivos. El auto demuestra no ser ajeno a deción Sin embargo, la resolución sí permite dar por acreterminadas polémicas externas sobre la eficacia de la ditado que el móvil de los terroristas era influir inmediainstrucción y la regularidad de determinadas pruebas. tamente en las elecciones del 14 de marzo de 2004, para Por ejemplo, el juez, en uno de los escasos pronunciaforzar un cambio de Gobierno. El auto recoge diversos mientos explícitos que hace en el auto, afirma que la documentos que lo demuestran, tales como el análisis de cadena de custodia de evidencias la considera este Insun grupo islamista difundido por internet, que decía tructor no sólo aclarada y precisada, sino preservaque debe aprovecharse al máximo la proximidad de la da aludiendo al control policial sobre la mochila con fecha de las elecciones generales en España en el tercer explosivos localizada en la comisaría de Vallecas. En mes del año próximo El documento profetizaba que la general, la desmesurada extensión del auto revela una victoria del Partido Socialista estará prácticamente gavoluntad de réplica del juez a las crírantizada y la retirada de las tropas españolas estará en la lista de su proEn cuanto al resultado de ticas acerca de su dirección instructora, algo así como una afirmación yecto electoral La resolución del la investigación, el auto de su trabajo y de la Fiscalía, quizá juez Del Olmo recoge también, de forcomprensible en el plano subjetivo, ma amplia, el sentimiento general en refleja la limitación pero inconveniente desde el punto la yihad internacional sobre España vista profesional. (Al- Andalus) como tierra arrebataimpuesta por el suicidio dePor otro lado, el auto pone de mada al Islam y que debía ser recuperada, avivado por la presencia militar colectivo en Leganés de nifiesto una prolija actividad policial, en todos los ámbitos directaespañola en Irak y en Afganistán, comente relacionados con los atentalos responsables más mo expresaban los comunicados de dos y con utilización de unos métoreivindicación de los atentados del 11- M. Estos datos son hechos que inmediatos de la matanza dos de investigación técnicamente muy desarrollados en materia de constan en una resolución judicial, identificación genética o control de no en las actas de un debate político, las comunicaciones por telefonía móvil. Esta profuy como tales deben ser aceptados, por gravosa que sea su sión tecnológica contrasta, sin embargo, con la omisignificación en el cambio político del 14- M. sión completa de datos sobre el resultado de las autopsias de las víctimas para intentar confirmar de maneL logro del propósito criminal no resta legitimidad ra directa- -no sólo indiciaria- -el tipo de explosivo a los resultados electorales, pero como hecho históque detonó en los vagones de los trenes. rico resulta inédito: por primera vez en una democracia occidental los terroristas condicionan e influyen con O que aún resta de instrucción sumarial es sufiuna terrible masacre en la voluntad colectiva. Concucientemente extenso para temer una dilación del rrieron otras circunstancias, como la torpeza del propio caso más allá de lo deseable, que no sería achacable a Gobierno y la agitación que practicó la entonces oposila labor del instructor ni de la fiscal del caso. En el auto ción, hechos ambos que deben quedar en el recuerdo code procesamiento se ordena practicar nuevas diligenmún como ejemplo de cómo no debe reaccionarse cuancias, se recuerdan otras aún pendientes, se cita a los do las libertades individuales y colectivas están amenaprocesados para recibirles declaración y se anuncia el zadas. En cuanto al resultado de la investigación, el ofrecimiento de acciones a las personas perjudicadas, auto refleja la limitación impuesta por el suicidio coes decir, la posibilidad de que se personen como acusalectivo en Leganés de los responsables más inmediatos dores en el proceso. Luego, cuando la instrucción esté de la matanza. El juez dice de ellos que fueron factor terminada, el juez habrá de dictar el auto de conclupersonal determinante en la secuencia que llevó a los sión del sumario, que será elevado a una sección de la atentados del 11 de marzo y actuaciones realizadas desla Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, órgano de ese momento, hasta el 3 de abril de 2004 Por esto, el competente para decidir los recursos que estén penauto sólo procesa a nueve imputados por integración dientes, así como la solicitud de nuevas diligencias de en banda armada y a doce por colaboración. Del total investigación. Más adelante, resolverá sobre la apertude imputados- -más de un centenar- -únicamente ra de juicio oral, que se celebrará ante otra sección de veintinueve han sido procesados, tal y como adelantó la misma la Sala de lo Penal. Ante este horizonte a larABC, y la autoría de los atentados se concreta en tres go plazo, resulta imprescindible que la Audiencia Nade ellos, Jamal Zougam, José Emilio Suárez Trashocional cuente con medios materiales y humanos sufirras y Abdelmajid Bouchar. Además, el auto cuantificientes para agilizar los trámites en todo lo posible y ca las responsabilidades civiles derivadas de los atenevitar no sólo la prolongación del sufrimiento de las tados del 11- M y la explosión del piso de Leganés (davíctimas, sino también el riesgo de excarcelaciones de ños materiales, personas asesinadas y heridos) que los procesados por vencimiento de los plazos máximos superan los quinientos millones de euros. de la prisión provisional. La resolución del juez Del Olmo no es un auto de E E L