Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional MARTES 11 4 2006 ABC La coalición de centro- izquierda húngara confirma su triunfo electoral b Resta aún una segunda vuelta Vértigo en el partido socialista alemán tras la repentina marcha de su presidente Matthias Platzeck deja la dirección del SPD aludiendo a razones de salud b El más que probable nuevo líder de las parlamentarias, pero todo apunta a un segundo mandato del Gobierno que encabeza el socialista Ferenc Gyurcsany SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. Los resultados oficiales finales dados a conocer por la comisión electoral húngara confirman que el gobernante partido socialista MSZP, del primer ministro Ferenc Gyurcsany, ganó la primera vuelta de las parlamentarias celebradas el domingo en Hungría. Superó en un punto a la oposición de centro derecha, representada por la Alianza Cívica Húngara (Fidesz) que encabeza Viktor Orban a quien las primeras proyecciones realizadas al pie de urna daban por ganador. Error causado por la ajustada diferencia de votos entre ambas formaciones políticas que acaparan más del 80 por ciento de los 8, 1 millones de personas que forman el censo electoral de Hungría. Según la comisión electoral, el MSZP obtuvo el 43,21 por ciento de los votos, lo que en el complicado sistema electoral mixto magiar (proporcional y mayoritario) se traduce en 110 escaños sobre un total de 386 que forman la Asamblea Nacional magiar. Fidesz por su parte obtuvo el 42,03 de los votos con lo que se adjudica por ahora 97 escaños. De la decena de organizaciones políticas que participaron en los comicios sólo otros dos partidos menores lograron superar la barrera del 5 por ciento: los liberales de Alianza de Demócratas Libres (SzDSz) que participan en el Gobierno con los socialistas, obtuvieron el 6,50 por ciento de los votos lo que basta para 4 escaños. Por último, entran en el Parlamento los nacionalistas del Foro Democrático (MDF) que obtuvieron el 5,04 por ciento y con ello dos escaños. del primer partido de la oposición será el presidente renano, Kurt Beck, el único capaz de estar a la altura de Angela Merkel RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. El partido socialdemócrata alemán se encuentra a la búsqueda de su cuarto líder en algo más de un año, tras la inopinada dimisión de su presidente. Matthias Platzeck adujo haber sobrevalorado mis fuerzas en referencia a un malestar físico, aunque también en su propio partido aquellas han venido fallándole a medida que los democristianos parecen capitalizar la nueva era política. El líder regional en Renania del Palatinado, el último socialdemócrata al frente de un estado federado occidental, ya ha sido convocado a suceder a Platzeck. Una buena opción según los primeros análisis, aunque también la única en un partido que a duras penas logra mantener su identidad de partido popular No todos ven sin embargo a Kurt Beck liderando al SPD como candidato en 2009. Jocoso y parlanchín renano de enhiesta barba, Beck (57) es el más popular dirigente del SPD y, después de 12 años, el ministro- presidente más veterano tras de Stoiber en Baviera. Pero la duda está en que hace sólo cuatro meses dijo renunciar a liderar el SPD, prefiriendo la comodidad de Maguncia al frío federal, y franqueó el paso a Platzeck para suceder al gastado tándem Müntefering- Schröder. Frente a dirigentes que han arrostrado durante décadas los altibajos y desiertos del mando, la procesión actual muestra una nueva casta de líderes más caprichosos e impredecibles- -escribe el politólogo de Göttingen Franz Platzeck, a la derecha, acompañado ayer por Beck, tras anunciar su renuncia Walter en Spiegel Online- -tentados de refugiarse en la política local o prestos a saltar a la empresa como Schröder. Beck, con la jovialidad vinícola de la Weinstrasse y su pasión por el Kaiserlautern, es un moderado pese a ser tal vez el último socialista en haber sido trabajador manual; no gusta de sobresaltos y ha gobernado una década con los liberales (FDP) pero suena a último cartucho y ahora tendrá que ofrecer una visión y tal vez un electorado a un SPD que ya no tiene su corazón en el ethos minero de Dortmund. AFP Un opositor a la altura de Merkel Fuentes del SPD señalaron ayer a este diario que los comicios extraordinarios a convocar en mayo serán probablemente un trámite, dada la repentina parálisis creada y el inmediato respaldo hallado por Beck en la ejecutiva, tras su reciente mayoría absoluta en el Palatinado. Un analista señalaba que el SPD no podía permitirse el talante armonioso y consensual de Platzeck y necesitaría un auténtico liderazgo De otro modo, el partido es percibido como mero puntal de voto para una mayoría de Gobierno de Angela Merkel. Visto como la esperanza del SPD venida del Este, posible horma para el zapato de Merkel, las dudas sobre Platzeck empezaron ante la buena imagen ganada por Merkel en pocos meses y la vecindad de elecciones federadas. En la Willy Brandt Haus se escuchaban murmullos ante la tranquilidad con que la canciller democristiana dejaba en sombra a sus socios de gran coalición. Ahora se sabe que Platzeck ha sufrido pérdidas de oído, una crisis nerviosa y problemas circulatorios y algunos admiten que no era el adecuado para sacudir al SPD de su carga de controvertido gobierno. Pacto ratificado Con esto parece haberse disipado el temor del escenario que tanto inquietaba a los analistas húngaros, como era la posibilidad de tener un Parlamento con dos grandes partidos, Gobierno y oposición. Perspectiva que era interpretada como prueba de la existencia de una polarización política. Si en la segunda vuelta, convocada para el 23 de abril, se confirman estos resultados, el Gobierno socialista- liberal será el primero en la historia del país que sea ratificado en las urnas para un segundo mandato. Conscientes que la segunda vuelta será dura y que solo 66 de las 176 circunscripciones individuales electorales están decididas, socialistas y liberales renovaron ayer el pacto de coalición. Europa aceptará los contactos técnicos inevitables con Hamás, pero no reanudar la ayuda directa ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL LUXEMBURGO. La Unión Europea asume que no tendrá más remedio que consentir contactos técnicos con representantes de Hamás cuando sean inevitables según reconoció la ministra autriaca de Asuntos Exteriores, Ursula Plassnik. Al mismo tiempo que mantienen su objetivo de seguir ayudando a la población palestina, los ministros de Asuntos Exteriores de la UE acordaron ratificar la decisión de la Comisión de dejar congeladas las ayudas directas al Gobierno palestino, mientras buscan desesperadamente maneras para evitar que esta posición de principio no acabe provocando una mayor inestabilidad en la zona. Fuentes europeas de toda solvencia reconocieron en privado que la UE estaría dispuesta incluso a pagar directamente los salarios de todos los funcionarios palestinos que trabajan en los ministerios de Sanidad y Educación, a condición de que encuentren una fórmula de hacerles llegar el dinero sin que pase directamente por las autoridades palestinas. También pueden in- tentar hacerse cargo de las facturas de gas y electricidad, para impedir el colapso del comercio y la caótica economía palestina. La idea es ampliar el concepto de lo que es humanitario según una fuente diplomática francesa. Lo que no ha cambiado, tal como explicó la comisaria de Asuntos Exteriores, Benita Ferrero, es la voluntad de no mantener contactos políticos con Hamás, mientras esta organización no de muestras inequívocas de que ha renunciado al uso de la violencia y de que acepta el marco de los acuerdos que se han aceptado hasta ahora. Las perspectivas en los territorios ocupados distan de ser optimistas. Ayer, una niña palestina de ocho años falleció y otras 13 personas resultaron heridas al impactar un proyectil de la artillería israelí sobre su casa en la ciudad de Beit Lahiya, en Gaza.