Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA LAS VÍCTIMAS MARTES 11 4 2006 ABC PACIFISMO VIOLENTO e temo que el pacifismo es uno de los mayores fraudes ideológicos de las últimas décadas. Fuera de las fantasías de los libros y aplicado a realidades políticas concretas, el pacifismo es, demasiadas veces, alguna variante de la reunión de mujeres del sábado pasado en San Sebastián; violento hasta la médula. Proclama la paz en abstracto, pero cuando concreta las condiciones, he aquí que están fundadas en alguna violencia, muchas veces terrorista, que el pobre perseguido está obligado a comprender. Por la paz. Parece una broma macabra que un acto presentado por una periodista del periódico proetarra Gara y con representanEDURNE tes del brazo político de URIARTE ETA en primera fila se llame por la paz Pero hay mucho pacifismo de éste en el País Vasco, el pacifismo del abrazo con los asesinos. Y en otros muchos lugares. Porque el pacifismo se nutre de fuentes diversas, algunas religiosas, pero lo cierto es que ha sido fagocitado por la izquierda. Y ha tomado dos formas, la de la movilización contra el belicismo de los Éstados y la del diálogo con los grupos violentos de extrema izquierda. Lo primero consiste en luchar denodadamente contra todas las guerras, ejércitos y demás, siempre que el destinatario de la lucha sea Estados Unidos, cualquier Gobierno poco grato para la izquierda, o, simplemente, un país que no sea el tuyo y al que puedas criticar sin ninguna incomodidad. Uno de los pasajes más demoledores de la brillantísima La guerra sin fin (Destino, 2003) de Walter Laqueur es el de su respuesta a la escritora hindú Arundathi Roy por la denuncia de ésta tras el 11- S contra las agresiones militares norteamericanas en el mundo surgido de la posguerra. Resulta que Roy no había querido enterarse de que la India, su país, estuvo implicada en más guerras que Estados Unidos en el mismo periodo. Las razones por las que la mayor parte de los grupos pacifistas tampoco promueven el diálogo con asesinos de extrema derecha son las mismas. Ideológicas. Por eso confluyen de vez en cuando con el feminismo. Como el sábado. Pacifismo y feminismo reunidos. O una parte del feminismo, el que cree que las mujeres tenemos valores y cualidades superiores. La psiquiatra norteamericana Jean S. Bolen hubiera sido feliz el sábado. Acaba de publicar un libro Mensaje urgente a las mujeres Kairós, 2006) en el que nos llama a todas a formar el movimiento de las mujeres por la paz. Ha llegado el momento de reunir a las mujeres y salvar el mundo, proclama. Ésta es la tercera ola del feminismo, anticipa. Cree que nuestras cualidades maternales nos hacen mucho más aptas para lograr la paz. Bolen padece cierto despiste, como el de Roy. No ha conocido a las madres de los etarras, ni a ellas ni al resto de las mujeres de los diversos brazos de ETA. En realidad, si quisiera conocer la génesis completa de esa reunión de mujeres por la paz, tendría que escribir otro libro. DANIEL PORTERO Presidente de la asociación Dignidad y Justicia M Desactivar el macrojuicio será la primera moneda de cambio Para el hijo del fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía asesinado por ETA, todas las piezas encajan: la pasividad de Pumpido, los informes policiales recogen ahora muchas menos pruebas que antes y Alonso y Rubalcaba están en los puestos clave TEXTO: B. TORQUEMADA Al frente de la asociación Dignidad y Justicia viene haciendo un seguimiento exhaustivo del macrojuicio contra el entramado social y económico de ETA que se está celebrando (a trompicones y con frecuentes suspensiones) en la Audiencia Nacional. Daniel Portero, hijo de Luis Portero, fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía asesinado por la banda etarra, ha estado coleccionando concienzudamente piezas de un puzzle en el que, asegura, todo empieza a encajar a la perfección Incluso la crisis de Gobierno. ¿Cuáles fueron los primeros síntomas que empezaron a preocuparle en el curso del macrojuicio -Cómo se han ido dilatando las sesiones, desde el pasado mes de diciembre, por la estrategia de las defensas de plantear defectos procesales que han ocasionado sucesivas suspensiones. Quizá estaban esperando acontecimientos. -O sea, el alto el fuego -Claro. Después de que se dio a conocer, los procesados se plantaron unas camisetas con un lema en el que se decía que el juicio no tenía ningún sentido y todo ese tipo de cosas, otra vez con el objetivo de presionar e intentar la suspensión. La Justicia no se pliega a ese tipo de cosas, como es lógico, pero el fiscal Molina está más solo que la una, aunque la AVT haga esfuerzos complementarios como acusación particular. La actitud de la Fiscalía es la que se le ordena desde arriba, y si el fiscal Santos pasó de pedir prisión incondicional contra Otegi al criterio de que era suficiente bajo fianza, parece evidente que existen directrices de que la cosa no vaya para adelante. -Pero a la Justicia se le supone su independencia... -Y es independiente, no lo vamos a poner en cuestión. Pero existen mecanismos sutiles que el Gobierno está utilizando de una forma muy inteligente, como por ejemplo, los informes de las fuerzas de seguridad. Porque el juez pide informes a la Policía y a la Guardia Civil y en esos informes se basan sus decisiones. Últimamente esos informes tienen un nivel de fuerza o de ofrecer pruebas mucho menor que antes. Se ha venido observando que los de la Guardia Civil estaban siendo muy Daniel Portero está haciendo un seguimiento exhaustivo del macrojuicio exhaustivos y extensos y los de la Policía no tanto. Hablo de casos como la reunión de Batasuna en el BEC de Baracaldo o lo de Alsasua. ¿Quiere decir que los unos, dependientes de Defensa, tenían unas directrices, y los otros, pertenecientes a Interior, otras? -Bono se ha mostrado muy beligerante en su posición antiterrorista y ahora, con el nombramiento de Alonso en Defensa, el presidente del Gobierno estará más cómodo. Con Rubalcaba en Interior, Zapatero ha dado el paso de poner a alguien con experiencia en los contactos que ha puesto en marcha. ¿Desactivar el macrojuicio puede ser la primera moneda de pago a ETA? -Todo apunta en esa dirección, porque es una moneda de cambio que no es tan costosa. Hay que tener en cuenta que las amnistías y ABC excarcelaciones son impensables, la sociedad no lo aceptaría y, sin embargo, que este juicio se salde de una manera muy suave para los procesados resultaría asumible y supondría una contraprestación de poco desgaste para el Gobierno. Todas las piezas encajan: la primera, la actitud pasiva de Conde- Pumpido como fiscal general del Estado. Después, que las fuerzas de seguridad están mermadas no por su capacidad, sino por quién tienen al frente, en Defensa e Interior. Los informes se elaboran en el País Vasco, pero de oficio pasan por el filtro de Madrid. Que ahora la Guardia Civil pase a ese perfil bajo obstaculizará sin duda la investigación judicial, que no tendrá a qué agarrarse. No se puede negar que es una estrategia astuta. Por eso lo único que queda fuera de control son las acusaciones particulares.