Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Deportes PRIMERA DIVISIÓN TRIGÉSIMA SEGUNDA JORNADA LUNES 10 4 2006 ABC Un empate del Atlético que sabe a mediocridad y conformismo El Español sacó un punto aprovechando la falta de ambición rojiblanca ESPAÑOL ATLÉTICO DE MADRID 1 1 Español (4- 2- 3- 1) Gorka; Sergio Sánchez (Pandiani, m. 70) Lopo, Jarque, David García; Zabaleta, Costa; Juanfran (Tamudo, m. 61) De la Peña, Coro (Jofre, m. 80) y Luis García. Atlético de Madrid (4- 4- 2) Leo Franco; Molinero, García Calvo, Perea, Antonio López: Valera, Luccin, Ibagaza (Gabi, m. 43) Galletti; Kezman (Zahínos, m. 72) y Fernando Torres. Árbitro Muñiz Fernández, del Comité asturiano. Enseñó tarjeta amarilla a Costa, Molinero, De la Peña, Jarque, Lopo, Luccin, Luis García y García Calvo. Goles 0- 1, m. 46: Gabi. 1- 1, m. 82: Pandiani. Pepe Murcia: La poca eficacia en el remate nos ha pasado factura, y tampoco supimos presionar arriba y frenar el juego directo del Español JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Al Atlético le suceden dos cosas: que se le ha pasado el efecto gaseosa de Murcia y que tiene vértigo a las alturas. Cada vez que se asoma al balcón europeo le entran mareos. Ayer, además, metió en el saco de su visita a Montjuic el remanente de vicios adquiridos en la etapa de Bianchi, es decir, metemos un golito aunque sea con el trasero, y todos para atrás, colgados del larguero como murciélagos, a ver si suena la flauta y la heroica defensa aguantando como casi siempre. Pues no. Ni esta vez ni casi ninguna vez que lo intentaron en el primer tramo de esta Liga que amenaza, ya casi seguro, con pasar con más pena que gloria para los atléticos, salió bien. El partido fue lamentable, con muy poco juego por parte de unos y otros. Ya se sabe que el Español está acosado por su clasificación en la tabla, pero si encima a Lotina le da por hacer cosas raras (Tamudo y Pandiani en el banquillo) los males se acentúan. Porque lo cierto es que el Atlético nunca tuvo ambición ni ganas de encarar a Gorka. Si alguien tuvo la iniciativa, torpe pero iniciativa al fin y al cabo, fue el Español, al que le faltó precisamente eso, la pillería de Tamudo y la maza de Pandiani para desequilibrar el marcador. Fútbol hubo poco: pases imprecisos, balones perdidos con rapidez y trueque de calidad por trabajo en las filas de Murcia, que castigó a Petrov con el banquillo para cambiar de banda a Galletti, meter arriba a Valera y colocar a Molinero de lateral derecho. Pero el problema rojiblanco fue además de actitud, de escasez de fútbol, mediocre siempre en su quehacer y favorecido por una jugada aislada en la que el tiro de Gabi golpeó en un defensa para envenenar el balón a Gorka. Ahí se le vieron las vergüenzas al Atlético, que en vez de dar un paso adelante, como hacía en las primeras semanas con Murcia, dio dos pasos atrás, como en los peores tiempos de Bianchi. Los mensajes del técnico desde el banquillo tampoco fueron buenos Kezman intenta llevarse el balón ante la oposición de Lopo EFE ASÍ JUGARON ESPAÑOL Gorka: regular. Sergio Sánchez: regular. Lopo: regular. Jarque: regular. David García: regular. Zabaleta: regular. Costa: regular. Juanfran: mal. De la Peña: regular. Coro: bien. Luis García: mal. Tamudo: bien. Pandiani: bien. Jofre: sin calificar. El técnico: Miguel Ángel Lotina. Regular. Cara y cruz para el técnico local, pues dejó en el banquillo a su mejor artillería, pero supo rectificar a tiempo. Fútbol tuvo muy poco, aunque sí fe y actitud. Lo mejor: La calidad de Coro mientras estuvo en el campo. La entrada de Tamudo y Pandiani, que revitalizó el ataque. Lo peor: Arriba no tuvo pegada cuando generó ocasiones en la primera mitad. Su medio campo empujó sin ideas. (Zahínos por Kezman) y la lesión de Ibagaza vino a empeorar las cosas porque el Atlético se quedó sin talento, perdido como está Gabi en esta etapa de bobería que le ha entrado desde que se ha calzado las botas rojiblancas. Gabi marcó el gol, pero no pesó nunca, ni tampoco Torres, que a la contra tuvo tres tiros facilones y los envió al Manzanares, con unos problemas de golpeo ATLÉTICO DE MADRID Leo Franco: bien. Molinero: regular. García Calvo: bien. Perea: bien. Antonio López: bien. Valera: mal. Luccin: regular. Ibagaza: regular. Galletti: mal. Kezman: mal. Fernando Torres: regular. Gabi: regular. Zahínos: regular. El técnico: Pepe Murcia. Mal. Escasos méritos incluso para el empate. Sus mensajes desde el banquillo fueron defensivos y echó al equipo atrás con sus cambios. Poca ambición en todo el encuentro. Lo mejor: La defensa, que aguantó durante casi todo el partido el dominio local. Lo peor: No hubo ataque ni intención de hacerlo. De la defensa para arriba sólo hubo imprecisión y fallos estrepitosos. Poco peso de la zona ancha. en el balón que hacen pensar en lo peor para el Mundial alemán. El Español no tuvo mucho más juego que el Atlético, pero sí más necesidad y hambre, así que se fue arriba porque no le quedaba otra. Además, Lotina maniobró de forma contraria a Murcia: metió en el campo a Pandiani y a Tamudo para acabar el partido con cuatro delanteros, con valor y coraje. Claro que no tenía más remedio, pero su generosa actitud tuvo recompensa con una buena jugada por la izquierda de Tamudo y remate mortal de Pandiani en el segundo palo. Era lo justo porque aunque el Español había empujado sin apenas ideas ni claridad en su fútbol, sí lo había hecho con fe y ambición, sin rendirse ante lo que veía como una clara amenaza a sus aspiraciones de quedarse en Primera. Escasa munición El Atlético no reaccionó más que con fuegos de artificio. Llegó poco y mal, algo normal si tenemos en cuenta que su primer disparo del partido, y desviado, había sido de Gabi en el minuto 44, mientras que el primero entre los palos sería el del gol para luego perderse en humo. Con Zahínos por Kezman, el Atlético se olvidó de llegar con gente arriba. Torres se fabricó sus jugadas aprovechando el adelantamiento local, pero luego acabó poniendo una guinda amarga con disparos patéticos. El encuentro expiró con los mismos síntomas que había tenido en vida: choques entre jugadores del mismo equipo, juego trabado, inconexiones y descontrol de todos. Sólo la zaga atlética, exigida, tuvo un mínimo nivel. El resto fue para olvidar.